La belleza del sonido de la guitarra de Rubén Campos y la personalidad artística de Soleá Morente

El guitarrista, junto a un grupo de grandes artistas, firmaron una gran actuación en el Festival Internacional de la Guitarra de Granada

RUBÉN CAMPOS SOLEÁ MORENTE
Concierto de Rubén Campos y Soleá Morente | Foto: Gabinete
Gabinete
0

El espectáculo que ofreció el guitarrista Rubén Campos en el V Festival Internacional de la Guitarra de Granada fue completo, variado y de una incuestionable calidad. Se hizo acompañar de un elenco de grandes artistas: Alejandro Hitos y Juan Tomás de la Molía a la percusión, el último también al baile, Jesús Fernández al bajo, Antonio de la Cruz fue la segunda guitarra, Antonio El Turry a la flauta e igualmente, junto a Aroa Fernández, al cante, palmas y jaleos. Como participación estelar contó con la colaboración extraordinaria de Soleá Morente.

Desde el principio se comprobó que la guitarra en las manos de Rubén Campos ofrece un sonido cuajado de belleza. La rondeña inicial, en la que actuaba en solitario, ya puso de manifiesto esta característica. Después se fueron luego alternando diversos palos. En unos la actuación se tornaba más coral y en otros, con luz cenital sobresaltando su figura, Campos enseñó de nuevo su toque en solitario, como sucedió con una emotiva soleá.

El guion se tornó clásico con una adaptación de Erik Satie y luego casi adoptaba formas jazzísticas, para dar paso al colofón, cuando aparecía refulgente de rojo Soleá Morente y aunque no faltaron temas que hizo populares su progenitor, como el célebre Vals Vienés con música de Leonard Cohen y letra de Federico García Lorca, ella puso sobre las tablas del Teatro Isabel la Católica, una personalidad genuina. Cantó, bailó e interpretó. Estamos ante una artista completísima y muy creativa. Se apreciaban incluso detalles de ese otro estilo de raigambre tan granadina como el indie, con el que ella también está relacionada.

Soleá Morente tiene algo especial, esa de la que solo están dotados algunos genios de la creación. Es de los artistas, que, con solo poner sus pies sobre el escenario, ya trascienden la emoción al patio de butacas. Domina distintas facetas creativas y eso unido a su juventud, nos dibuja una artista importante que ayer brilló con luz propia junto a Rubén Campos y el resto del elenco.







Se el primero en comentar

Deja un comentario