Representantes de Agrafem recuerdan que “no hay salud sin salud mental”

La Asociación denuncia el retroceso que el retraso de la administración supone para los procesos de recuperación de las personas

concentracion en Granada por el dia mundial de los enfermos de salud mental
Pancarta del Día de la Salud Mental | Foto: Archivo GD
GabineteGabinete
0

La Asociación Agrafem, Asociación Granadina de Familiares y Personas con Enfermedad Mental entidad miembro de Feafes Andalucía, hace un llamamiento a la sociedad para que tome conciencia de lo que supondría el cese de las actividades y prestación de servicios que realizan como consecuencia del retraso, en la resolución y pago de la ayuda de más de un millón de euros por parte de la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía. Una situación que ha puesto a 17 entidades andaluzas, entre ellas Agrafem, al límite de “su capacidad de supervivencia”.

La Federación Andaluza de Familiares y Personas con Problemas de Salud Mental, ha mantenido varias reuniones en los últimos meses con las personas responsables de la Consejería de Salud y Familias, para tratar de desbloquear la resolución de las ayudas que durante casi 30 años se han venido otorgando al movimiento asociativo de la salud mental para desarrollar los programas y servicios necesarios con los que poder atender a este colectivo especialmente vulnerable, más aún en estos tiempos de pandemia.

“Los límites de la salud mental están siendo tensionados y se necesita una reacción rápida, la administración no puede perderse en burocracia ahora, esto es una cuestión esencial, no hay salud, sin salud mental”, ha manifestado Cristina González, presidenta de la Federación a la par que confirma que son varias las reuniones que se han mantenido con la administración durante meses y “sin embargo las soluciones no llegan”.

El movimiento asociativo denuncia el retroceso que este retraso de la administración supone para los procesos de recuperación de las personas y el “abandono que significa para las familias”, ya que la capacidad de resistencia de las entidades se ha agotado y es imposible mantener la actividad sin el apoyo económico previsto.

“En estos momentos es cuando más apoyo y fortalecimiento necesitamos y sin embargo estamos abandonados”, aseguran desde el movimiento asociativo. “Son muchas las familias y profesionales que nos necesitan y la capacidad de funcionamiento de la red asociativa ha llegado al límite por lo que la incertidumbre y demora en el pago puede implicar la desaparición del movimiento asociativo”, han añadido.

 





Se el primero en comentar

Deja un comentario