Viernes, 20 enero, 2017

Un siglo de coronación, desgranado en arte

Una exposición rememora los cien años de la coronación de la Virgen de las Angustias y arroja detalles sobre lo que significa para la ciudad este aniversario

Gabinete | Fotos: Álex Cámara


image_print

La exposición ‘Resplandores. Cien años de la Coronación de la Virgen de las Angustias’ pretende mostrar al público la documentación y los recuerdos derivados de la coronación canónica de la Santísima Virgen de las Angustias, que tuvo lugar el 20 de septiembre de 1913. Cien años después se quiere conmemorar tan solemne y significativo evento para la ciudad de Granada. Durante cien años nos siguen llegando resplandores de aquella manifestación de fervor, que en los pasados días de septiembre ha tratado de revivirse y renovarse de forma singular en torno a la Patrona de Granada y su Archidiócesis.

Las piezas presentadas rememoran la historia de la devoción hacia la Virgen de las Angustias en las décadas que se encuentran a caballo entre dos siglos, el XIX y el XX. Uno la despide como Patrona, oficialmente reconocida, y otro la ensalzará como Reina, canónicamente coronada. Hay, pues, en esta exposición un antes, un durante y un después de la Coronación.

‘Resplandores…’, uno de los últimos actos del Año del Centenario, se completa con una proyección de imágenes de ayer y de hoy. Muchos otros testimonios podrían estar presentes, como sin duda ocupan un lugar de honor en el hogar de muchos granadinos. Pero basta esta selección para ilustrar que los actos de 1913 y de 2013 responden a un mismo sentimiento, un homenaje sencillo, profundo y sincero de Granada hacia su Patrona.

La primera parte de la exposición se centra en la época anterior a la coronación. La historia de la Virgen de las Angustias está especialmente ligada al área de su basílica, una zona de la ciudad donde el casco urbano se proyecta sobre la Vega. Nace la devoción de una sociedad campesina, pero pronto se extiende a toda Granada, cuyas autoridades la imploran en medio de cataclismos y necesidades colectivas. La Carrera, que conduce hasta el Genil paralela al Darro, siempre ha llevado popularmente el nombre de la Virgen.

Testimonios sobre los terrenos que ocupó la ermita, hoy basílica parroquial, el octavario en honor a la Virgen, el anuncio de rogativas, la formulación del Voto de la Ciudad, litografías antiguas (algunas de ellas impresas fuera de España), piezas del ajuar de la Patrona y enseres de su Hermandad o fotografías con más de un siglo de existencia conforman esta sección.

La Coronación causó sensación en Granada y en todo el país. A este acontecimiento se dedica la segunda parte de la muestra. Se trataba de una distinción por entonces muy restringida, con estrictos requisitos y la expresa aprobación del Papa. Todo ello

se gestionó en un tiempo record. En medio de una época convulsa, los granadinos vibraron en estas jornadas festivas, convertidas en un homenaje multitudinario a la Virgen de las Angustias, cuyo recuerdo permanece aún hoy en muchas familias granadinas.

Así lo manifiestan las instantáneas conservadas, los anuncios y programas, las cartas de estímulo recibidas, los documentos oficiales que atestiguan el acontecimiento, los documentales en prensa y revistas, e incluso algunos enseres relacionados con el acto, como la pluma con la que se firmó el acta de la coronación.

La tercera parte de la exposición gira en torno al después. Lo que parecía una meta final realmente se convirtió en punto de partida de un nuevo movimiento de fervor y devoción, mantenido durante décadas hasta nuestros días. Los ecos de la Coronación llegaron hasta todos los rincones del país, especialmente allí donde había granadinos. Los cultos a la Virgen de las Angustias alcanzaron, si cabe, más relieve y su templo logró el rango de basílica en los años posteriores, pero también la imagen sufrió el incendio de su camarín.

Jalonan esta sección diversos testimonios gráficos y periodísticos, documentos sobre el incendio, sobre la declaración de basílica o sobre homenajes militares, ofrendas donadas a la Virgen como un valioso bastón de carey regalado por uno de los alcaldes granadinos a la patrona, cartas y otros documentos escritos.

La muestra está organizada por la Real e Ilustre Hermandad Sacramental de Nuestra Señora de las Angustias, Patrona de Granada y su Archidiócesis, su Hermano Mayor, Francisco Salazar Rodríguez, con la colaboración de Fundación Caja Rural de Granada. Está comisariada por los Hermanos Miguel Luis López-Guadalupe Muñoz y Gerardo Sabador Medina. La exposición cuenta con documentos y obras de arte procedentes de colecciones públicas y privadas, cedidos para esta ocasión.

Permanecerá abierta en la Sala Zaida de Fundación Caja Rural de lunes a sábado de 18 a 21 horas. El día 19 de octubre (Noche en Blanco), podrá visitarse de 18 a 24 h. con visitas guiadas cada hora y el 1 de noviembre, de 11 a 14 h. y de 18 a 21 h. El d

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *