Sábado, 27 Mayo, 2017

Señor González, la culpa no es de los árbitros

Rubén Cañizares


image_print

Igual que le dije a Abelardo hace tres semanas, cuando montó ese innecesario numerito en la sala de prensa de Los Cármenes, se lo digo ahora a José González. Llorar por las decisiones arbitrales es de mal perdedor y, además, no sirve de nada: “Nos estamos jugando la vida. Me he hinchado de campos de Segunda B y en China para llegar aquí y creo que me lo están quitando. Nos han quitado cuatro puntos, nos lo hemos quitado nosotros o han volado, pero cuatro puntos que vamos a echar en falta al final de temporada”, dijo el técnico nazarí tras el duelo contra el Rayo. Efectivamente, entrenador. Esos cuatro puntos quizás les pueda costar la permanencia, pero si el casillero del Granada marca ahora 28 puntos y no 30 o 32, es única y exclusivamente por deméritos del equipo andaluz y no por errores de los colegiados. Barral se autoexpulsó contra el Español y Sucess vio dos amarillas correctas contra los vallecanos. Señor González, si usted no es capaz de transmitirle a sus futbolistas la gigante diferencia que hay entre jugar con diez o con once, no vaya al trencilla de turno a pagar sus frustraciones.

Tampoco vale amenazar con montar espectáculos como el que montó el técnico del Sporting o hablar de una injusta expulsión en un partido donde se jugó cuarenta minutos con uno más: “Quién me va a devolver el gol que nos metieron de la expulsión de Andrés Fernández contra el Betis. El gol average puede ser importante. Son detalles que después cuestan al final de temporada. Es muy fácil expulsar a un futbolista del Granada, así que habrá que montar shows”, explicaba el sábado pasado José González. Y a usted quién le pide responsabilidades, entrenador. ¿Por qué con 0-0 en el Villamarín y un jugador más prefirió mantener el empate en lugar de ir a por la victoria? Que yo sepa, ningún colegiado ha salido públicamente reclamándole su cobardía en aquel partido. Así que estimado técnico, como los árbitros, usted también se equivoca. Por lo que será mejor que se centre en mejorar a su equipo y se olvide de polémicas que no van a ningún lado. Y más aún cuando encima no tiene razón. La permanencia se gana en el campo, no en las salas de prensa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *