Domingo, 23 Julio, 2017

            

¿Qué pasa con Diakhaté?

El central senegalés se ha declarado en rebeldía y no ha aparecido aún por el club, posiblemente para forzar su salida al Bursaspor turco

Diakhaté la temporada pasada en las filas del Granada CF / Foto: Román Callejón


image_print

El defensa central de 30 años, Pape Diakhaté, aún no ha comparecido ante su técnico, Joaquín Caparrós, desde que el Granada CF volvió al trabajo el día siete de julio.

El jugador senegalés, que la pasada temporada acabó cedido en el Erciyespor Kayseri de Turquía podría estar muy próximo a salir de la entidad nazarí para volver a jugar en la liga turca, concretamente en el Bursaspor, como ha informado el diario francés L’Equipe.

Para forzar su salida, Diakhate se ha declarado en rebeldía y desde la dirección deportiva del Granada CF, por parte de Juan Carlos Cordero, se informó que Diakhate está en “paradero desconocido”.

El caso está en manos de los abogados del club y poco se sabe del tipo de sanciones que puede acarrear este comportamiento del jugador, ya que el propio Granada CF sería la encargada de imponer los castigos.

PARADERO DE DIAKHATÉ

Según fuentes cercanas a este diario, el futbolista se encuentra en Granada, donde se le ha visto pasear por zonas comerciales y también visitar los juzgados de La Caleta para inscribir a su recién nacido bebé en el Registro Civil.

CASOS RELACIONADOS CON EL GRANADA CF

El Granada CF ha tenido recientemente otro caso de rebeldía con un jugador que ha militado en sus filas, pero en esta ocasión fue el futbolista quien forzó para firmar por la entidad nazarí. Se trata de Carlos Aranda, quien fichó por el Granada CF oficialmente el 16 de Enero de 2013 tras declararse en rebeldía en el Zaragoza. El equipo maño no dudó en abrirle un expediente disciplinario al jugador malagueño que actualmente milita en UD Las Palmas.

Aranda DSC_0091

CASOS FAMOSOS DE LA LIGA BBVA

Problemas en el banquillo, en el vestuario, con la directiva, desorbitadas ofertas económicas, deseos del jugador… cualquier excusa puede provocar que un jugador se declare en rebeldía para forzar su marcha de un club. A lo largo de la historia de la Liga BBVA, el club que más ha recurrido a dicha técnica a la hora de fichar es el Real Madrid, aunque también es el que más se ha visto perjudicado por ello.

LUKA MODRIC, que regresó a la concentración del Tottenham y decidió no viajar a la gira por Estados Unidos con los ‘Spurs’. El croata intentó la misma fórmula para intentar recalar en el Chelsea… pero no encontró resultados. Después volvió a declararse en rebeldía para que el Tottenham levantase la mano y firmar por el Real Madrid por 30 millones de euros. Aun así, recibió una multa de 100.000 euros por su actitud.

KAREMBEU. El francés tiró de la misma estrategia para abrir la puerta de salida de la Sampdoria, en 1997. Real Madrid y Barcelona pujaban por el jugador. Finalmente, la Sampdoria tuvo que aceptar las condiciones de Karembeu si quería recibir dinero por él (finalizaba contrato en el verano de 1998 y podría marcharse gratis) y el conjunto blanco acabó pagando cerca de 5 millones de euros por el centrocampista galo.

MAKELELE. En 2003 el francés dinamitó el club blanco. Makelele, que tenía una jugosísima oferta del Chelsea, decidió hablar con los directivos del Real Madrid para intentar subir su sueldo. La respuesta fue clara: “no procede”. El conjunto blanco no quiso revisar su contrato pero tampoco deseaba que se marchara del equipo. El centrocampista se declaró en rebeldía y decidió no entrenarse ni participar en nada que estuviera relacionado con el Real Madrid. El club madridista no tuvo más remedio aceptar la oferta del Chelsea por más de 20 millones de euros y, de esta manera, Claude Makelele cambió el Bernabéu por Stamford Bridge.

DRENTHE. Uno de los fichajes más controvertidos en la historia del Real Madrid. El holandés recaló en las filas del conjunto blanco como un futbolista con mucha proyección, pero el experimento salió mal. Royston Drenthe pasó sin pena ni gloria por el Madrid y en la temporada 2010/11 se fue cedido al Hércules. Allí se declaró en rebeldía porque no cobraba.

ROBINHO. Otro jugador problemático para el Real Madrid. Al igual que Makelele, el brasileño forzó hasta las últimas consecuencias su salida del conjunto blanco. Llegó como uno de los mejores futbolistas del momento y acabó fichando de forma inesperada por el Manchester City. Inicialmente Robinho quería jugar en el Chelsea, pero al final se acabó por imponer el dinero de los jeques árabes y el extremo se marchó para Manchester. Allí firmó por cuatro temporadas a razón de 6 millones de euros. El Madrid recibió por su venta cerca de 40 millones de euros.

RONALDO NAZARIO. Con tan solo 20 años y tras convertirse en una auténtica máquina de hacer goles en el PSV Eindhoven, Ronaldo Luis Nazario de Lima decidió declararse en rebeldía con el objetivo de fichar por el Barcelona. El atacante brasileño consiguió lo que buscaba y ese mismo verano el conjunto azulgrana desembolsó 15 millones de euros al club holandés por Ronaldo.

RIBERY. Fue rebelde pero la jugada le salió mal. En 2009 el internacional francés estaba decidido a dejar el Bayern de Múnich para fichar por el Real Madrid. Llegó a decirlo públicamente y dejó de entrenarse con el conjunto bávaro. Sin embargo, las negociaciones no llegaron a buen puerto. Ribery todavía sigue jugando en la Bundesliga.

AGÜERO. A finales del mes de julio de 2011 debía incorporarse a la disciplina del Atlético, pero el ‘Kun’ se quedó en Argentina. El delantero ya había dicho anteriormente que no iba a volver a lucir las rayas rojas y blancas en su camiseta, por lo que decidió esperar en su país. De esta forma, Agüero se declaró en rebeldía para acelerar las negociaciones sobre su futuro. Aunque se rumoreaba que el delantero podría fichar por el Real Madrid, finalmente el pacto de no agresión acordado entre la directiva de ambos clubes acabó frustrando la llegada del crack argentino al Santiago Bernabéu. Pocos días más tarde, el City hizo oficial el fichaje del atacante por cerca de 45 millones de euros.

TÉVEZ. Se declaró en rebeldía porque quería marcharse de Inglaterra. Así estuvo dos meses, sin jugar y tampoco sin entrenarse. Después de mucho tiempo, decidió recular y afirmó que “si me equivoqué pido perdón; quiero volver a jugar con el Manchester City“.

BALE. Forzó su salida del Tottenham para firmar por el Real Madrid declarándose en rebeldía, sin asistir a los entrenamientos. El club, como ya hizo anteriormente con Modric, le impuso una sanción económica que calificó de “histórica”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *