Lunes, 16 Octubre, 2017

            

Piti vuelve a casa

El atacante del Granada CF regresa este sábado a Vallecas para medirse al Rayo, su equipo durante las seis temporadas anteriores

Manuel Herrera @manuelherrerapr


image_print

“Hoy, seguramente sea uno de los días más tristes de mi vida, dejo el club que me lo ha dado TODO, siento que estoy dejando a parte de mi familia aquí en Madrid pero tengo la certeza de que cuando eche la vista atrás me daré cuenta que he sido importante en este club”. El pasado 16 de junio Piti ponía fin a su trayectoria en el Rayo Vallecano con una carta en la que se despedía de la afición y del club. El catalán llegó en 2007 al barrio obrero de Madrid, con el equipo en Segunda B y con su carrera personal en franca decadencia, y se marchó, hace apenas seis meses, dejando a la entidad en Primera y después de anotar 18 goles en la última temporada.

UNA TRAYECTORIA FULGURANTE

[spacer style=”3″]

Tras un breve paso por la entidad rayista en la 2006-2007, Piti dejó definitivamente el Hércules a principios del 2008 para recalar en la disciplina del equipo madrileño. Por aquel entonces, aún con Teresa Rivero en el palco, el conjunto franjirrojo trataba de escapar del pozo de la Segunda División B. El atacante catalán se hizo enseguida con un puesto en el once y fue una pieza básica en el ascenso a Segunda A, en una campaña en la que el conjunto dirigido, entonces, por Pepe Mel, eliminó al Benidorm y al Zamora CF en el play off de ascenso.

Pese al cambio de categoría, Piti fue titular en la mayor parte de los encuentros que el Rayo Vallecano disputó en Segunda División a lo largo de las tres temporadas que los de Pepe Mel, primero, y de Sandoval después, pasaron en la división de plata. El actual atacante del Granada CF defendió en 107 ocasiones la elástica franjirroja en esta etapa y anotó 24 goles, algunos decisivos para el ascenso a Primera, que llegó en la campaña 2010-2011.

También en la máxima categoría, Piti fue habitual en las alineaciones de Sandoval durante la campaña 2011-2012. El catalán jugó 35 partidos, 29 de ellos como titular, incluido el dramático choque decisivo ante el Granada CF en Vallecas. El delantero disputó todo el encuentro y vivió, desde el campo, el gol de Tamudo que mandaba al Villarreal a Segunda y mantenía en la élite tanto al Rayo como al conjunto nazarí.

En la última temporada, ya con Paco Jémez en el banquillo, Piti explotó. El actual futbolista del Granada marcó la friolera de 18 goles y se consolidó como uno de los futbolistas nacionales más prolíficos en el apartado anotador. Su rendimiento llamó la atención de varios clubes, pero Francisco Medina Luna se decidió por el Granada CF, cuya camiseta defenderá este sábado en Vallecas, el que fue su hogar, donde anotó 52 goles en 201 partidos.  Piti vuelve a casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *