Domingo, 28 Mayo, 2017

Meyer (IU) recuerda a Jiménez Barrios que Junta tiene "dos sensibilidades" y defiende "acción pacífica" del SAT

La líder de izquierdas ha defendido que "es impugnable el hecho de que en España haya demasiadas tierras públicas sin producir, tanto de titularidad de las comunidades autónomas como del Gobierno de la Nación"



image_print

La secretaria de Elaboración y Programa de IULV-CA, Amanda Meyer, ha afirmado que su formación apoya “cualquier acción de denuncia pacífica” como la protagonizada este viernes por unos cien jornaleros y militantes del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) que entraron en una “acción sorpresa” en la finca de Las Turquillas en Osuna (Sevilla), perteneciente al Ministerio de Defensa; a la par que ha recordado al consejero de la Presidencia, Manuel Jiménez Barrios, que la Junta de Andalucía “tiene dos sensibilidades”, al estar gobernada por PSOE e IU.

Así ha respondido Meyer, en declaraciones a Europa Press, a Jiménez Barrios, que este viernes hizo declaraciones en nombre del Gobierno andaluz expresando su desacuerdo, “como es lógico”, con la acción del SAT. El sindicato con su protesta buscaban reclamar que parte de estos terrenos de 1.200 hectáreas pasen a manos de cooperativas de trabajadores para su cultivo.

“El Gobierno andaluz tiene dos sensibilidades”, ha insistido la dirigente de la formación de izquierdas, quien ha expresado que la cuestión “no es estar de acuerdo o no con la acción pacífica que denuncia el uso de las tierras” aunque, añade, “desde luego para una sensibilidad como la de IU, no hay ningún problema con las protestas del SAT” porque “cualquier acción de denuncia pacífica es legítima”.

De esta manera, Amanda Meyer ha defendido que “es impugnable el hecho de que en España haya demasiadas tierras públicas sin producir, tanto de titularidad de las comunidades autónomas como del Gobierno de la Nación”, y, a su juicio, “este es el asunto que las personas con responsabilidad política tenemos que resolver”.

En este sentido, la también secretaria general de Vivienda considera que “lo grave es la situación de emergencia económica y social que sufrimos en España”, de manera que entiende que el hecho de que un colectivo como el SAT denuncie que Las Turquillas es improductiva “es respetable”.

Con todo, explica que ahora lo que le toca al Gobierno andaluz, “con sus dos sensibilidades”, es “resolver esa cuestión”. Ha recordado en este punto que IU propone la creación de un Banco Público de Tierras, que, según ha explicado, sería “un banco público que genere empleo en las tierras improductivas de titularidad pública, y esa es la postura que defiende IU”.

Lo ocurrido en Las Turquillas, en opinión de Meyer, “no tuvo trascendencia” pero ha exigido a Jiménez Barrios “respeto” y que cuando hable en nombre del Ejecutivo andaluz “tengan en cuenta las dos sensibilidades” que lo conforman.

LA OCUPACIÓN

Fue este viernes cuando cerca de un centenar de jornaleros y miembros del SAT ocuparon la finca Las Turquillas por la mañana y fueron desalojados sobre las 16,45 horas por la Policía, una acción que estuvo encabezada por el secretario general del SAT, Diego Cañamero, y que no ha contado con la presencia del parlamentario de IULV-CA Juan Manuel Sánchez Gordillo.

Esta finca ya ha sido ocupada en varias ocasiones por miembros del SAT tanto en 2012 como en 2013. Así, un total de 53 militantes del SAT fueron denunciados, junto al parlamentario de IULV-CA Juan Manuel Sánchez Gordillo, por ocupar esta finca en 2012 durante 18 días, hasta que fueron desalojados del lugar.

Por esta acción, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) condenó a siete meses de prisión al parlamentario andaluz de IU y alcalde de Marinalea (Sevilla), Juan Manuel Sánchez Gordillo, el secretario general del SAT, Diego Cañamero, y otras dos personas más por la ocupación en el verano de 2012 de la finca ‘Las Turquillas’.

“MIL KILOGRAMOS POR HECTÁREA”

En declaraciones a los periodistas, Cañamero señaló que se trata de una finca de secano en la que “se cultivan mil kilogramos por hectárea” lo que ha considerado “una ridiculez”. “Una hectárea como mínimo en secano se cultiva 3.000 ó 4.000 kilos”, ha calculado.

Tras las ocupaciones del sindicato “en los últimos diez años”, el Gobierno de la Nación accedió a ceder “aproximadamente 300 hectáreas” al Ayuntamiento de Osuna. De estas, ha afirmado Cañamero, “80 las ha puesto en funcionamiento” porque el resto corresponde a las lagunas que “no son utilizables”. Esta cesión de terrenos, ha añadido, está dando “mucha mano de obra” e, incluso, más que las restantes. “Esto es una prueba de que en manos de interés social pueden generar mucha más riqueza”, ha asegurado.

En este sentido, ha manifestado que el sindicato no quiere que deje de funcionar la Yeguada, lo que ha planteado es que “el resto” del terreno pase “a manos de cooperativas y ayuntamientos” de la comarca para distintos proyectos.

AVENA, TRIGO, GIRASOL, HENO Y PAJA

Por su parte, el Gobierno central ha detallado que la finca cuenta con una superficie aproximada de 1.124 hectáreas, de las que 730 hectáreas están dedicadas a explotación agrícola de secano, 65 a praderas para la cría de ganado en libertad, 179 de lagunas –de las que 80 están cedidas al Ayuntamiento de Osuna por convenio–, 180 de monte y terreno improductivo y 52 dedicadas a edificios de mando, cuadras, almacenes, caminos y cañadas.

Según la información facilitada a Europa Press, la producción obtenida en la campaña agrícola 2012-2013 se divide en 726.200 kilogramos de avena, 630.150 kilos de trigo, 167.800 kilos de girasol, 1.092.590 de paja y 937.990 kilos de heno.

Además, el Centro de Cría Caballar de las Fuerzas Armadas en Las Turquillas ha recuperado la raza asnal autóctona andaluza, considerada durante mucho tiempo en peligro de extinción.

Respecto a la explotación agrícola, la dirección, organización y desarrollo de las actividades que se llevan a cabo en las explotaciones agrícolas de los Centros militares de Cría Caballar, corresponde a la Unidad de Gestión de Explotaciones Agrícolas.

Para ello, anualmente se redacta un Plan de Cultivos, en el que se plasman los cultivos que se van a desarrollar en cada explotación agrícola y se detallan los productos y trabajos agrícolas necesarios para conseguir los objetivos de producción.

“El principal objetivo de las explotaciones agrícolas es la obtención de los productos para la alimentación del ganado de los centros. Si bien, también se obtiene financiación para las unidades mediante la generación de crédito de los ingresos procedentes de la enajenación de los productos agrícolas excedentarios”, subraya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *