Martes, 24 enero, 2017

Mala circulación en las piernas: ¿cómo mejorarla?

La hinchazón que aparece en las piernas y en los pies se debe a los edemas, que son acumulaciones de fluidos y sangre



image_print

Si notas que se te hinchan las piernas, los pies o los tobillos durante el día, si tienes los pies siempre fríos y sientes hormigueo en ellos o si en algunas ocasiones notas las piernas doloridas, todo ello se debe a que la circulación en ellas no es buena. Para tener una vida sana, la sangre debe fluir sin problemas por el cuerpo.

La hinchazón que aparece en las piernas y en los pies se debe a los edemas, que son acumulaciones de fluidos y sangre. El dolor en las piernas o en las pantorrillas indica que no están recibiendo suficiente sangre y oxígeno. El frío, el hormigueo y el entumecimiento de los pies se deben a que no llega un flujo suficiente de sangre a ellos para mantener una temperatura adecuada cuando hace frío. Las causas de la mala circulación pueden ser diversas: venas varicosas, que aparecen por permanecer demasiado tiempo de pie o por problemas relacionados con la edad; obesidad; trombosis venosa profunda (TVP), diabetes, que causa daños en los pequeños vasos sanguíneos; aterosclerosis, que provoca estrechamiento u obstrucción de las arterias; y falta de ejercicio. En casos graves, la mala circulación puede conducir a la formación de coágulos sanguíneos. Otras causas de mala circulación en las piernas son los cigarrillos, el embarazo, permanecer sentado o acostado en una misma postura largos períodos, la hipertensión y la hipercolesterolemia.

EL EJERCICIO, UN BUEN REMEDIO

Mantén tu cuerpo en movimiento haciendo ejercicio regularmente. Caminar es una de las mejores actividades que puedes hacer para estimular la circulación en las piernas y en el resto del cuerpo. Camina hasta 30 minutos al día a un ritmo regular. Sal a pasear en bicicleta o utiliza una bicicleta estática. También puedes pedalear en una mini bicicleta fija que puedes colocar bajo tu escritorio en el trabajo, en el despacho de tu casa o utilizar mientras lees o ves la televisión, para de esa forma activar el flujo sanguíneo. Estira los músculos de las piernas practicando ejercicios de yoga o Pilates. Aprende a practicar el “yoga de silla”, que es muy práctico y estimulará de forma efectiva la circulación en todo el cuerpo, incluidas las piernas.

DIETA Y VITAMINAS

Sigue una dieta equilibrada y sana que incluya las vitaminas A (betacarotenos), C y E, que refuerzan el sistema inmunológico e incrementan la circulación sanguínea. Para obtener más vitamina C, aumenta el consumo de alimentos como fresas, cítricos, piña, pimiento rojo y verde, brócoli y verduras de hoja oscura. Consigue la vitamina E incluyendo en tu dieta verduras de hoja verde, frijoles secos, soja, semillas y frutos secos crudos, y aceites vegetales prensados en frio. Encontrarás vitamina A en algunos productos de origen animal, como huevos, leche, hígado o queso. Consigue un gran aporte de betacarotenos consumiendo zanahorias y su jugo, albaricoques, batatas, brócolis, lechugas y espinacas.

MEDIDAS QUE AYUDAN

Una buena opción puede ser comprar unas medias de compresión para estimular la circulación. Procura que se ajusten a tu cuerpo de forma adecuada, de manera que no queden ni demasiado apretadas ni demasiado sueltas.

Mantén las piernas elevadas mientras duermes para que la sangre pueda fluir con normalidad. Existen unos cojines especiales o cuñas que puedes comprar para mantener las piernas en alto. También te puedes hacer tú mismo algo similar con unas almohadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *