Sábado, 25 Marzo, 2017

Los peligros de abusar de las cabinas de bronceado

Este tipo de bronceado expone a los usuarios a efectos adversos más inmediato más allá del cáncer, según han reconocido los autores en la revista 'JAMA Internal Medicine'

E.P.


image_print

Que las cabinas de rayos UVA aumentan el riesgo de padecer cáncer de piel por el efecto negativo que provocan en las defensas ya se sabía, lo que no parece ser tan conocido son los efectos que a corto plazo puede provocar el abuso de las cabinas de bronceado. Ahora, un estudio analiza a los pacientes fueron atendidos en los servicios de urgencias tras exponerse a una radiación ultravioleta intensa.

Un trabajo del Centro para la Prevención y el Control de Enfermedades (CDC, en sus siglas en inglés) de Atlanta, en Estados Unidos, ha revelado que las quemaduras en la piel, los desmayos y las lesiones oculares son las principales lesiones detectadas en urgencias por intentar un bronceado artificial a través de una cabina de rayos ultravioleta (UVA).

Este tipo de bronceado expone a los usuarios a efectos adversos más inmediato más allá del cáncer, según han reconocido los autores en la revista ‘JAMA Internal Medicine’. Para analizarlos, los autores analizaron las lesiones recopiladas en los servicios de urgencias hospitalarias de Estados Unidos entre 2003 y 2012, a partir de una muestra nacional en la que se identificaron un total de 405 lesiones.

Al extrapolar los datos, calculan que cada año se pueden producir unas 3.234 lesiones relacionadas con el uso de estos aparatos de bronceado, y los afectados solían ser en mayor medida mujeres (82,2%), de raza blanca no hispana (77,8%) y de entre 18 a 24 años (35,5%).

Y la mayoría de las lesiones fueron quemaduras en la piel (79,5%), síncopes o desmayos (9,5%) y lesiones en los ojos (5,8%), según los datos del estudio. No obstante, el número de lesiones se redujo de 6.487 en 2003 a 1.957 en 2012, algo que los autores atribuyen a un menor uso de estas máquinas.

“La mayoría de los pacientes fueron atendidos en los servicios de urgencias pero no necesitaron ser hospitalizados. Sin embargo, el hechjo de que las quemaduras sean lo suficientemente graves como para justificar una visita a urgencias evidencia que puede aumentar el riesgo de cáncer de piel”, concluye el estudio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *