Viernes, 16 de Noviembre de 2018

            

Los grafitis del Niño de las Pinturas ‘saltan’ de la pared al lienzo en una muestra integradora de su particular estilo | Vídeo y galería

‘Del viento y otros soportes’ es el enfoque creativo del grafitero más conocido de Granada, en el que el dibujo clásico, la pintura y la poesía se entremezclan con el cómic, la animación y la caligrafía árabe en el Cuarto Real de Santo Domingo

RedacciónGD | Imagen: Manuel Cepero


image_print

 Hasta el 3 de junio, en el Cuarto Real de Santo Domingo reina el grafiti.  Uno de los grafiteros más importantes de la ciudad, y ya conocido por medio mundo, ‘El Niño de las Pinturas’ expone ‘Del viento y otros soportes’, una muestra en la que el artista vuelve a enfocar su creatividad en la obra de taller, “dejando la calle para momentos más adecuados”, según ha expresado el propio artista.

Así, esta vez, el Niño de las Pinturas expone una serie de obras pictóricas, trasladadas al lienzo. El dibujo clásico, la pintura y la poesía se entremezclan con el cómic, la animación y la caligrafía árabe.

La exposición también cuenta con la presencia de una obra escultórica realizada en colaboración con José Mansilla Melero, una retrospectiva fotográfica de los grafitis más interesantes realizados a lo largo de todo el mundo y un vídeo realizado por Tin Prod para la ocasión, explicando el proceso creativo de cómo se traslada una obra desde la calle hacia el estudio.

Si no puede visualizar el vídeo, haga clic aquí:

 

SOBRE EL NIÑO DE LAS PINTURAS

Nacido en Madrid en 1977, Raúl, el nombre real que esconde el Niño de las Pintura, muy pronto se trasladó a Granada, criándose en el barrio del Zaidín. Su crecimiento como artista, no obstante, tendrá lugar en el Realejo, barrio en el que actualmente también reside.

Este barrio es su lienzo: esquinas y edificios aparecen lustrosos con el depurado trabajo de El Niño. Su pintura ya forma parte de la historia del Realejo, hasta el punto de que “hay turistas que vienen a la ciudad buscando sus obras, que reivindican más justicia social, sensibilidad hacia la tercera edad y a la infancia o más respeto por el flamenco, entre otros temas”.

Sus obras van unidas a frases o poemas más o menos reflexivas como parte de su estilo particular de grafiti. En sus obras la figura humana, tanto en la infancia como en la adolescencia, ocupan un primer lugar, destacando las expresiones faciales de sus rostros.

Las calles de Estados Unidos, Argentina, Portugal, Francia, Venezuela, Holanda, México, Italia, Hungría o Bélgica tienen su sello y ha tenido que recorrerse casi todo el planeta porque, a pesar de que “en Londres, el grafitero es un protagonista indiscutible del arte actual”, en España este arte “no tiene el reconocimiento que debiera y se sigue percibiendo con algunas connotaciones negativas y de segregación social”, denuncia el Niño de las Pinturas

Para visualizar la galería, haga clic en la imagen:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.