Lunes, 18 Diciembre, 2017

            

Los comienzos y el alma del Zaidín Rock

Foto: Javier Martín Ruiz


image_print

En este artículo os voy a contar en primera persona como fueron los inicios del Zaidín Rock, digo en primera persona porque tuve el privilegio de ser componente del primer grupo en actuar en las fiestas del Zaidín, Los Magic, y, además, el primer manager que colaboró con la AA.VV. del barrio para seleccionar y organizar el cartel de esta cita musical. Tuve el honor de trabajar codo con codo con el fundador de la idea, Isidro Olgoso, al que tanto echamos de menos.
En el año 1981, mi compañero de grupo Juan Carlos y yo nos presentamos en la asociación para ofrecernos a tocar, con tan solo 16 años. Allí tuvimos nuestro primer contacto con el también joven Isidro Olgoso, que, por aquel entonces era vocal de la asociación. Les convencimos y así nació el Zaidín Rock. Fue en la calle Circunvalación, pero eso sí, un domingo a las 12,00 h del medio día. Para que, por aquellos años, el rock y noche no hacían muy buena liga.

En el 82 volvimos a tocar, ya de noche, en la calle Palencia. Esta vez junto a los Al-Dar y Alquitrán. Guardamos fotos de ese concierto al que se le llamó “Noches de rock”.  Un año después deje el grupo y decidí montar una oficina de management. Fue ahí cuando Isidro Olgoso y yo decidimos hacerlo más oficial y lo bautizamos como lo que hoy se conoce: Festival Rock Zaidín. Para esta primera edición, Magic volvió a tocar con su nuevo vocalista y los TNT, los que tocaron en la calle Primavera.

Nos dimos cuenta que este festival tendría que tener una identidad y un fin: apoyar a las bandas locales. Era nuestro objetivo primordial, tanto es así que hasta el año 85 no decidimos traer a un cabeza de cartel que en este caso fue El Ultimo de la Fila y recuerdo que los contratamos por 200.000 pesetas, eso sí, ya contábamos con ayuda económica del Ayuntamiento de Granada , ayuda que se echa muy en falta. Estaría bien que este apoyo a las bandas locales no decayese nunca porque son el alma del festival.

En la 2ª edición en el 84 repitieron cartel Magic con Trilito (una banda de Baza) Drakkar y Johnny Roll y los Traviesos, si os fijáis cada año incluíamos dos grupos más, con el único fin de apoyar a las bandas. También íbamos recibiendo más subvenciones y esto despertó el interés de las instituciones. La 3ª edición el cartel aumento en dos grupos más, en esta ocasión actuaron 091 , Magic , KGB , Drakkar , Los discretos y Cocaína.

Fue en la 4ª edición, ya en 1985 como he mencionado antes cuando incluimos a El Ultimo de la Fila. Por cierto, muchos de vosotros conoceréis la anécdota: Manolo García en un intento por animar al público dijo por los micrófonos varias veces “Me cago en Deu”, una expresión muy catalana, Deu significa Dios. Pues bien hubo más de 200 llamadas a la policía de vecinos y al final del concierto acabamos en comisaria Manolo García, Isidro Olgoso y servidor. No pasó nada. Nos tomaron declaración y nos fuimos. Eso sí, fueron varias horas maravillosas charlando con Manolo García de la vida.
El cartel lo completaron Dulce Venganza , TNT , La Guardia, Lucki Lucke , Direccion Prohibida y Sesión de Noche. Si os fijáis dos grupos más que en la anterior edición. Una vez más se demuestra nuestro afán por apoyar la música granadina.

En la 5ª edición celebrada en 1986, volvimos a contratar solo a cinco bandas, muy a nuestro pesar. El motivo es que al tocar tantos grupos, la hora de acabar era demasiado tarde y teníamos problemas por el sonido. Las bandas fueron Pank de Alfaka , S.O.S, Los Discretos , Alarma y Toreros Muertos. Aunque estas bandas de cabeza de cartel os suenen tanto ahora, realmente en el 86 no eran conocidas. Estaban empezando a despuntar y nosotros los contratábamos a un buen precio, ajustándonos al presupuesto.
Y hasta aquí mi parte de la historia. A partir de 1987 tendrán que ser otros los que sigan contando el relato del Zaidín Rock.
Quiero hacer también una mención a la empresa de Sonido que sonorizo los primeros 19 años: Sonido Daban, con Manolo Daban, Agustín Daban, Nene y Francesc, que hicieron un gran trabajo durante estos años.
Querría dedicar este articulo a mi amigo Isidro Olgoso y a su familia. Pasamos malos y buenos momentos juntos, pero os aseguro que muy intensos y nuestra prioridad era la música y la cultura. Isidro nos dejo un legado el Zaidín Rock. Por eso, desde aquí pedimos a las personas que organizan el festival que no olviden nunca sus orígenes, que aprendamos de los errores para ir mejorando cada año, que no olvidemos que lleva el nombre de un barrio en el que muchos nos hemos criado y que de alguna manera pertenece al pueblo.
Animamos a las instituciones a que aporten más medios para que cada año siga subiendo un escalafón. El Zaidin Rock fue, es y tiene que seguir siendo un festival para que las bandas granadinas demuestren su calidad musical dignamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *