Martes, 12 Diciembre, 2017

            

La Federación y la familia del montañero desaparecido señalan que la búsqueda puede “durar meses”

Continúan los esfuerzos por rescatar el cuerpo de Antonio, al que se da por fallecido por el accidente sufrido y por las condiciones climatológicas

Monte Cervino, lugar donde sufrió el accidente el montañero de Iznalloz | Foto: Archivo GD
E.P.


image_print

La Federación Andaluza de Montañismo y la familia de Antonio Jesús Vélez, el montañero natural de Iznalloz (Granada) desaparecido después de que el 30 de agosto se cayera en una zona muy abrupta de los Alpes, han señalado en un comunicado conjunto que su búsqueda continúa si bien podría “durar meses” por “la entrada del otoño con vientos y nevadas cada vez más frecuentes”.

La familia ha aclarado que “no se han suspendido ni disminuido los esfuerzos por rescatar el cuerpo de Antonio” al que se da por fallecido pues “tanto el accidente que sufrió como las condiciones climatológicas que se han dado en el Monte Cervino son incompatibles con la supervivencia”.

“En ningún momento se han detenido ni reducido los esfuerzos por localizar el cuerpo de Antonio ni ha cesado el trabajo del Ministerio de Asuntos Exteriores a través de los servicios consulares junto con la Federación Andaluza de Montañismo”, han agregado los familiares del montañero de Iznalloz, quienes ha agradecido “las múltiples muestras de solidaridad y afecto recibidas”, así como “el interés mostrado por parte de las personas cercanas al montañero granadino en su búsqueda”.

Por su parte, la Federación Andaluza de Montañismo ha pedido “respeto” para la familia de Antonio y “consideración para los cuerpos profesionales y guías de montaña que, poniendo en riesgo sus vidas, realizan todas las tareas posibles para localizar su cuerpo”.

La FAM, que ha aclarado que “ninguna iniciativa popular puede hacer que la búsqueda de Antonio sea más fácil o más intensiva”, continuará realizando labores de coordinación entre la familia y los cuerpos de rescate de Italia para lograr la recuperación del cuerpo del montañero.

Desde el momento en el que se tuvo noticia del siniestro, la federación estableció una “línea de comunicación permanente” tanto con los servicios consulares en Italia como con el grupo de rescate italiano Soccorso Alpino della Guarda di Finanza del Valle de Aosta para “comunicar a la familia todas las actuaciones que se están realizando”.

Las condiciones meteorológicas durante los días posteriores al accidente hacían que la búsqueda fuese “forzosamente intermitente”, aprovechando los grupos de rescate cada espacio de buen tiempo para realizar sus labores.

En las labores de búsqueda también participan guías de montaña, algunos de los cuales tienen una relación estrecha con miembros del comité de Alpinismo de esta federación.

La búsqueda de Antonio se realiza de diversos modos. Cuando es posible, se realiza con el vuelo de helicópteros en la zona en la que ocurrió el accidente, de igual modo que la búsqueda a pie.

El área en la que se estima que puede estar es la cara sur del Monte Cervino, un lugar por el que el tránsito es “extremadamente peligroso tanto por la constante caída de rocas y nieve como de los fuertes vientos en esta época del año”.

Aun así, se ha rastreado la zona sin éxito. Según los expertos, los fuertes vientos han desplazado el cuerpo de Antonio a un área en la que su localización es “más difícil incluso por la acumulación de barro, rocas y nieve”. De este modo, la búsqueda se puede prolongar en una “desafortunada situación” que, según ha especificado la FAM, “no es la primera vez que sucede en esta difícil montaña” en que “aún sigue activa la búsqueda de otros montañeros accidentados años atrás en la misma zona”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *