Lunes, 16 enero, 2017

La economía andaluza crece un 2,6% en el primer trimestre

La inversión suma cinco trimestres consecutivos de aumento y acelera su crecimiento hasta el 4,1% interanual, la tasa más elevada desde 2006

banderas andalucia
Foto: Archivo GD


image_print

La economía andaluza creció un 2,6 por ciento en el primer trimestre de 2015 respecto al mismo periodo del año anterior, incremento superior en cuatro décimas al observado en el trimestre anterior, y el más elevado desde principios de 2008.

Según señala la Junta en una nota, este crecimiento es similar al registrado a nivel nacional (2,7%), y que casi triplica el de la Zona Euro (1%) y sus principales economías como Alemania (1%) o Francia (0,7%).

Así lo muestran los resultados del primer trimestre de 2015 de la Contabilidad Regional Trimestral de Andalucía, publicada por el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía, que revelan que se intensifica el proceso de recuperación de la economía andaluza.

Por lo que respecta al trimestre anterior (finales 2014), la economía andaluza registra, en el primer trimestre de 2015, un incremento real del PIB del 0,9 por ciento, una décima superior al precedente, y encadenando siete trimestres consecutivos de tasas positivas. Un crecimiento, que iguala el registrado por la economía española, y más que duplica el de la Eurozona (0,4%).

El crecimiento de la economía andaluza del 2,6 por ciento interanual en el primer trimestre de 2015 se sustenta, por el lado de la oferta, en los sectores no agrarios, que crecen un 3,1 por ciento interanual, por encima de los sectores no agrarios en España (2,8%).

El sector servicios contribuye de forma destacada a este crecimiento, con su aumento del 3,2 por ciento interanual en Andalucía, superando en más de medio punto el resultado del sector en España (2,6%). Un incremento que es prácticamente generalizado en todas las ramas, y en el que es destacable el dinamismo de las Actividades Profesionales (8,8% interanual), y el Comercio, Transporte y Hostelería (5,1%).

Junto a ello, cabe resaltar el crecimiento del sector de la construcción por segundo trimestre consecutivo, alcanzando una tasa del 5,9 por ciento interanual, prácticamente igual que a nivel nacional (5,8%), y más del doble que en el anterior trimestre. También mejora el ritmo de crecimiento de la industria, que crece un 1,2 por ciento interanual en el primer trimestre, triplicando la tasa registrada al finalizar 2014 (0,4% en el cuarto trimestre).

Por el lado de la demanda, el crecimiento de la economía andaluza se sustenta en la vertiente interna, consolidándose la recuperación del consumo y la inversión. Concretamente, el consumo crece un 2,5 por ciento interanual, especialmente el consumo final de los hogares, que, animado por la recuperación del empleo, crece a un ritmo del 3,3 por ciento interanual. Junto a ello, la inversión encadena cinco trimestres consecutivos de aumento, y acelera su crecimiento hasta alcanzar una tasa del 4,1 por ciento interanual, la más elevada desde 2006, otorgando solidez al proceso de recuperación económica.

Las tasas positivas de crecimiento de la actividad productiva y la demanda se reflejan en el mercado laboral, donde, y según la propia contabilidad regional trimestral de Andalucía, el empleo crece por quinto trimestre consecutivo. Concretamente, en términos de puestos de trabajo, se crean 77.945 en el primer trimestre, con un ritmo interanual del 2,8 por ciento.

Esta trayectoria de creación de empleo se mantiene en meses posteriores, según reflejan las cifras de afiliados a la Seguridad Social. En mayo, última información publicada, Andalucía acumula 18 meses consecutivos de crecimiento interanual de los afiliados a la Seguridad Social, a un ritmo del 3,7 por ciento, lo que supone 99.956 afiliados más que hace un año. Junto a ello, el paro registrado cae a un ritmo del tres por ciento interanual, acumulando 21 meses de descenso interanual continuado, desde septiembre de 2013.

Todos estos resultados confirman que la economía andaluza intensifica en 2015 la trayectoria de crecimiento económico observada en el año anterior, con un dinamismo diferencial respecto al conjunto de la Eurozona, y que está permitiendo la continuidad del proceso de creación de empleo y reducción del número de parados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *