Sábado, 17 de Noviembre de 2018

            

La cocina, una ayuda para la reinserción

Un grupo de internos del Centro Penitenciario de Albolote ha realizado una formación de Cocina Comarcal dentro del programa Reincorpora de “la Caixa”

Algunos de los internos en la cata de pan y aceite | Foto: Paula Ruiz
Paula Ruiz


image_print

Internos del Centro Penitenciario de Albolote, integrantes del programa Reincorpora de la Obra Social “la Caixa”, han participado hoy en una cata de aceites y panes al finalizar su formación de Cocina Comarcal.

Los 17 internos, tres de ellos mujeres, han presentado sus conocimientos adquiridos en el curso Cocina Comarcal que realizaron en el CIS Matilde Cantos Fernández de Granada. Además, los usuarios han realizado los talleres formativos de “Oro líquido granadino”, sobre el aceite, y el de “Pan de calidad, el gran olvidado de la restauración”. Dichos cursos forman parte del itinerario del programa Reincorpora y están dedicados a los internos que cumplen la parte final de su condena.

El programa Reincorpora de “la Caixa” ofrece a los internos la oportunidad de construir un futuro diferente y plenamente integrado en la sociedad a través de itinerarios personalizados. Los participantes mejoran sus habilidades y refuerzan los valores que les ayudarán en su camino hacia la integración social y laboral. El programa se estructura en un conjunto de módulos o fases de intervención: posicionamiento ante el empleo, formación y prácticas profesionales no laborales, servicios a la comunidad y búsqueda activa de empleo y reinserción laboral.

Los internos que han participado hoy en la cata de pan y aceite, seguirán el itinerario que plantea Reincorpora y realizarán un servicio a la comunidad que les permita aprender conocimientos, habilidades, actitudes y valores.

Uno de los protagonistas, Carmelo de 33 años, ha transmitido que “se alegra de haber hecho esta formación porque el día de mañana podemos tener un trabajo”. Carmelo “nunca había tocado nada de cocina” y gracias a estos días de formación “ha aprendido bastantes técnicas culinarias”. Después de los diez meses de formación, Carmelo ha afirmado que “mi vida ha cambiado a mejor porque tengo más motivación a la hora de encontrar trabajo y un futuro” y que le gustaría trabajar en la hostelería.

A su vez, Pilar de 36 años, ha contado la situación de ella y sus compañeros en el Centro Penitenciario de Albolote. “Nos encontrábamos en una situación difícil y nos dieron la oportunidad de participar en este programa y ha sido una experiencia, tanto personal como laboral, bonita” recordaba Pilar. Aparte de cocinar, Pilar ha aprendido a “trabajar en grupo y trabajar con diferentes tipos de personas”. Pilar ve su futuro “más claro” que hace diez meses y espera trabajar al acabar su periodo.


Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Fantástico proyecto…y gran labor la que lleva a cabo la Asociacion Arca Empleo
    en la ejecución de este proyecto de la Obra Social de la Caixa para mejorar las posibilidades de empleo de la persona as privadas de libertad.