Miércoles, 18 enero, 2017

La Cámara de Comercio y la CGE celebran el II Foro Financiero Empresarial de Granada

Celebrado en la Cámara de Comercio de Granada, se ha presentado el estudio del Instituto Español de Análisis Financieros "Acabar con el paro ¿Queremos? ¿Podremos?"

Durante el II Foro Empresarial celebrado esta semana.


image_print

La Delegación del Instituto Español de Analistas Financieros (IEAF) en Andalucía, junto a la Cámara de Comercio de Granada y la CGE han presentado hoy el Documento de Trabajo “Acabar con el paro ¿Queremos? ¿Podremos?: una propuesta analítica sobre la ocupación y el empleo”, cuya finalidad es debatir sobre el elevado desempleo estructural y sobre el futuro de la ocupación y el empleo en nuestro país. El estudio ha sido realizado por Pilar García Perea y César Molinas.

El estudio fue presentado por César Molinas, autor del estudio y contó con la participación de Gerardo Cuerva, Presidente de la Cámara de Comercio de Granada de la Confederación Granadina de Empresarios, Ignacio Contreras Presidente de la delegación del IEAF en Andalucía, Raquel Fernández concejala de empleo comercio e innovación del Ayuntamiento de Granada y Carlos Bocanegra Baquero, Director de Renta4Banco Granada.

La clausura corrió a cargo de Javier López y García Serrana, Socio Director de HispaColex Servicios Jurídicos.

Propuestas sobre la ocupación y el empleo del estudio:

  • Los problemas del mercado laboral español no resultan de causas puramente económicas sino que obedecen a razones estructurales
  • Es necesario cambiar las leyes, las instituciones y las prácticas que generan la anomalía del mercado de trabajo español
  • Se proponen reformas de calado en el mercado laboral que afectan principalmente a su excesiva judicialización a los convenios colectivos y a las políticas activas de empleo
  • También reformas en el sistema educativo, para conseguir mejorar el capital humano y aumentar la flexibilidad y empleabilidad de las personas

 Contenido del estudio

El estudio consta de tres partes: i) las tendencias globales de la ocupación; ii) la génesis de la anomalía laboral española”; y iii) las reformas necesarias en España.

En la primera parte se presenta un análisis de las causas y efectos de cuatro procesos de cambio de gran profundidad que ya están transformando los mercados de trabajo de todos los países y a los que España se va a tener que adaptar si quiere evitar otra pérdida adicional en materia de empleo. Estos cambios son: la demografía, la globalización, el cambio tecnológico y el estancamiento secular.

En la segunda parte se ofrece un relato de los desarrollos históricos e institucionales que han llevado al mercado de trabajo español a la situación actual de elevado desempleo y de precariedad laboral.

En la tercera y última parte del libro se proponen las reformas que sus autores juzgan necesarias para que España supere las anomalías estructurales de su mercado laboral y para que pueda afrontar con éxito la adaptación a los vertiginosos y trascendentes cambios que ya están ocurriendo en el mundo del trabajo.

Principales conclusiones

Para los autores de este libro, la anomalía del mercado de trabajo español reflejada en las elevadas cifras de paro no resulta de causas puramente económicas sino que obedece a razones estructurales, es decir, es consecuencia de leyes en vigor, de instituciones legalmente constituidas y de prácticas disuasorias de la creación de empleo establecidas desde hace décadas.

Querer acabar con la anomalía laboral española, yendo más allá de las buenas intenciones, quiere decir querer cambiar las leyes, las instituciones y las prácticas que la generan. Y esto es una tarea formidable, de ahí la pregunta ¿podremos? que figura en el título, porque esas leyes, esas instituciones y esas prácticas, no son fáciles de cambiar y existe una fuerte resistencia en determinados grupos de nuestra sociedad a cualquier reforma sustantiva.

La urgencia de la necesaria acción reformista viene acentuada, como señalan los autores, por las cuatro tendencias globales que ya están transformando los mercados de trabajo de todo el mundo. Estas tendencias son el envejecimiento demográfico, la globalización, la digitalización y robotización, y la posibilidad de que la economía global haya entrado en una fase de “estancamiento secular”.

Los autores proponen reducir el excesivo activismo judicial, que tiene efectos negativos sobre la demanda de trabajo, extendiendo la mediación que ya existe para los despidos colectivos a los individuales, entre otras medidas. Se propone también que los convenios colectivos queden liberados de la servidumbre de la cláusula erga omnes para lo cual deberían pasar a ser extra-estatutarios. También se propone racionalizar las modalidades de contratación y unificar la indemnización por despido entre todas ellas. Respecto a la indemnización por despido se propone que tenga un carácter finalista y que se destine a financiar la formación y la búsqueda de nuevo empleo. Las políticas activas de empleo deberían reorientarse para lo que se propone una batería de medidas para aumentar su eficacia.

Pero las reformas no sólo deben hacerse en el mercado de trabajo sino también en el sistema educativo, para conseguir mejorar el capital humano y aumentar la flexibilidad y empleabilidad de las personas en contextos laborales en los que habrá que cambiar de trabajo con frecuencia a lo largo de la vida laboral y en los que habrán desaparecido todas las ocupaciones que no tengan alguna componente de creatividad.

En este sentido, se proponen reformas para aumentar la competencia y la meritocracia en el sistema educativo. Se insiste en la necesidad de educar para la creatividad y para ello es necesario formar al profesorado y cambiar los métodos de enseñanza. Se reclama también mayor permeabilidad entre la formación profesional y la enseñanza generalista a todos los niveles y que los currículos profesionales se elaboren en estrecha colaboración con las empresas. El modelo de formación dual debería ser adoptado para superar la bipolaridad de la distribución de competencias profesionales.

Acerca de la Fundación de Estudios Financieros:

La Fundación de Estudios Financieros (FEF) es el centro de opinión y de pensamiento del Instituto Español de Analistas Financieros (IEAF). Dedica su esfuerzo y recursos a la investigación, formación y opinión independientes, sin ánimo de lucro y con el compromiso de trabajar a favor de un ejercicio leal de la libertad económica fundamentado en la eficacia, la transparencia y la ética.

La Fundación ha conseguido la integración en su Patronato de un sólido grupo de empresas e instituciones que representan a una parte muy significativa de la sociedad civil económica y financiera, convirtiéndose en uno de los centros de pensamiento de referencia del mundo financiero español.

Es una fundación privada, constituida el 20 de diciembre de 1991 e independiente de las empresas que la financian y de la Administración Pública. Su misión esencial es generar ideas, temas de debate y propuestas de solución sobre diferentes aspectos de la realidad económica y financiera nacional e internacional que puedan resultar útiles a la empresa privada, mundo académico, responsables políticos, medios de comunicación y opinión pública.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *