Lunes, 10 de Diciembre de 2018

            

Hospitales completos, suficiente para la mejora? Necesitamos hospitales y centros de salud con H-ALMA

Parque Tecnológico de la Salud de Granada | Fuente: ArchivoGD
Joan Carles March | @joancmarch


image_print
Mucho se ha escrito sobre los hospitales de Granada. Mucha gente se movilizó por un cambio del modelo de fusión planteado por la Junta. Mucho se habló de dos hospitales completos. Mucho se sigue escribiendo sobre la desfusión y las necesidades profesionales. Mucho se ha dicho de que la solución elegida no es buena para el futuro. Pero con acuerdos y desacuerdos, con avances y retrocesos, con visiones diferentes sobre el éxito conseguido, poco se ha escrito sobre qué tipo de atención queremos recibir en estos centros.
El cómo tiene que ver con que en la interacción entre Profesionales y Pacientes, entre ciudadanía y hospitales y centros de salud, haya confianza. Todos las personas necesitamos de la confianza para facilitar la cercanía. Esta cercanía se consigue más fácilmente con una relación donde cada persona se sienta reconocida en el papel que puede aportar.
Y la realidad es que la relación profesional sanitario-paciente ha sido y sigue siendo en gran parte una relación paternalista, basada en hablar para, sobre, de….Mientras tanto, las tendencias actuales cambian esa percepción hacia una mayor autonomía, un mayor empoderamiento, una activación del paciente, que a partir de su experiencia vivida y tras una formación e información, puede convertirse en un paciente experto, activo, formador, que puede ayudar a otros de igual a igual.
Es evidente que los hospitales y los centros de salud necesitan llenarse de h-alma para convertirse en hospitales y centros de salud más cercanos al paciente, más confiables, más transparentes, más líquidos,….. que se acercan a una ciudadanía del siglo XXI desde el empoderamiento de los y las pacientes, desde la condición de expertos de la experiencia, desde un trabajo basado en la formación, información y apoyo emocional de pacientes y ciudadanía ayude a salir de la cola del nivel de alfabetización sanitaria que tenemos.
Ser un hospital o un centro de salud con h-alma implica trabajar con Honestidad, Humildad, Hechos, Humor, Habilidades, cierto grado de Heroísmo y donde la Humanidad, tener un Hueco, un espacio, un reconocimiento del saber, que el proyecto se base en las Huellas aportadas por cada una de las profesionales y en donde el presente y el Hoy marquen el futuro, teniendo en cuenta su pasado, sean la clave.
Esta relación diferente, basada en la participación tanto de profesionales como de pacientes en la toma de decisiones, facilita conseguir tomar las riendas de la salud y con ello conseguir beneficios de mejora de la confianza de cada persona formada, informada y que ha recibido apoyo emocional de un igual, en sentirse capaz de cambiar sus hábitos de salud, en acudir de una forma más adecuada a las urgencias o a las consultas de atención primaria, en tener una mayor adherencia al tratamiento y a los consejos y de mejorar su autoestima y su calidad de vida.
No estamos en una época de cambios. Estamos mejor dicho, en un cambio de época, donde las nuevas tecnologías, el acceso a la información que tienen Pacientes y Profesionales, genera cambiar las reglas de juego entre ellos y ellas, para construir un hospital y un centro de salud diferente, un hospital y un centro de salud distinto, un hospital y un centro de salud con h-alma.
Y en este hospital y centro de salud con h-alma es importante que las personas, que los profesionales tengan h-alma. Y eso se consigue con:
HONESTIDADHonestidad u honradez es la virtud que consiste en decir la verdad, ser razonable y justa y actuar de manera íntegra. Es una cualidad humana que consiste en actuar de acuerdo como se piensa y se siente (COHERENCIA con los valores y creencias, con lo que digo y lo que hago y con lo que digo y cómo lo digo). Quien obra con honradez se caracteriza por la integridad con la cual procede en todo en lo que actúa, respetando por sobre todas las cosas que se consideran adecuadas.
H-CONFIANZA: Y es importante exigir respeto y ganar la confianza. Y en esa línea, desterremos por tóxica, la frase de que “la CONFIANZA da asco”. Todas las personas buscamos la confianza. Los pacientes buscan tener confianza con los/as profesionales sanitarios, con los médicos y las enfermeras,…… Y es fundamental generar confianza para gestionar la confianza. Y es que la clave de una buena relación entre enfermera y paciente está en la confianza. Todo es cuestión de confianza. La confianza lo es casi todo. SIn ella, no es fácil convivir.
HUMILDAD: Ante cualquier situación, es fundamental tener activado el PGP, estas 3 palabras: Perdón, Gracias, Por favor. Son tres claves a tener en cuenta como muestra de humildad profesional. Pedir las cosas por favor. Dar las gracias (agradecer es contagioso) y cuando nos equivocamos, pedir, con honestidad, perdón e intentar no volverlo a hacer y reparar el daño que hayamos hecho. Por ello, el error no es cometerlo sino NO reconocerlo y no aprender de él para situaciones futuras. Hay que saber pedir ayuda. Es una clave de humildad.
HUMOR, porque las emociones positivas reducen el estrés y fortalecen los lazos dentro de los equipos. Diferentes estudios han demostrado que el humor tiene la misma fuerza que el deporte para reducir el estrés. 20 minutos riéndote equivalen, en ese sentido, a 20 minutos corriendo en una cinta. Y es que las emociones positivas nos preparan para el trabajo serio, nos encienden el cerebro, hacen que seamos mucho más creativos y que tomemos mejores decisiones.
Para conseguirlo, es fundamental que los HECHOS hablen más alto que las palabras, que la ACCIÓN marque lo que somos, que las HABILIDADES sean posibles gracias a ENTRENARNOS, a ir al gimnasio, para que con horas de práctica, todo el talento que tengamos y una autocrítica constructiva seamos capaces de conseguirlo, con HUMANIDAD, con compresión y sensibilidad, con interés y empatía, con respeto y compromiso, con ciencia y con h-Alma, con el qué y sobre todo con muchos cómos, y también con un toque de HEROÍSMO, contra la mediocridad y la chapuza, con un heroísmo discreto y cotidiano, que contagie valor, calidad, dignidad y compromiso y empezando el cambio por nosotros mismos.
 
Y todo ello, es fundamental conseguirlo HOY que implica sumar pasado, presente y futuro, donde el pasado sirve para tomar nota de las experiencias vividas, el futuro, para ilusionarnos y motivarnos, para DISFRUTAR DEL PRESENTE, del ahora, de hoy.
Con todo ello, seguro que conseguiremos hospitales y centros de salud con y para el FUTURO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.