Lunes, 16 Octubre, 2017

            

Granada Lions no consigue levantar cabeza

El equipo afronta la derrota pensando en reajustar todos los fallos de cara al último partido que será dentro de tres semanas

Foto: archivo
Gabinete


image_print

Este sábado el equipo Senior de los Granada Lions se desplazaba hasta la Región de Murcia para disputar el encuentro correspondiente a la quinta jornada de Liga Nacional Serie B contra los Murcia Cobras, partido en el cual los locales se alzarían finalmente con la victoria tras encontrarse los visitantes con muchas dificultades para mover las cadenas y detener a sus contrincantes.

La quinta jornada de la Liga Nacional de Fútbol Americano Serie B enfrentaba a los Granada Lions contra los Murcia Cobras esta vez en casa de los murcianos. El equipo nazarí venía de perder el título de campeón de Andalucía y viajaba hasta tierras murcianas con la intención de estrenar su casillero de victorias en liga regular durante esta temporada, objetivo que desafortunadamente no se pudo completar.

El encuentro daría inicio a las 17:00 horas en el Estadio José Barnés y los locales comenzaban con el balón tras la patada inicial por parte de los granadinos. La defensa liderada por Simon Rasmussen comenzaba con mucha fuerza y conseguía parar sin muchos problemas a sus contrincantes, dándole la posesión del balón al ataque para que se quitara aquella espina del último encuentro e imprimiese su ritmo de juego desde el minuto uno.

Francisco Javier García “Ochoa” lideraba el ataque desde la banda y éste comenzaba también con mucha intensidad y con la intención de no dejar de mover las cadenas durante todo el partido, pero se encontrarían con una defensa rival que mermaría la mayor parte de sus intentos tanto de carrera como de pase, y a pesar de lograr algunos primeros “downs” bastante importantes y de generar situaciones de peligro en varias ocasiones por medio de carrera, la defensa de los nazaríes volvía al campo y serían quienes más tiempo disputarían dentro del mismo.
La defensa continuaba en su ardua labor de parar a sus rivales y a lo largo de todo el partido tendrían muy buenas actuaciones como “fumbles” recuperados e importantes “sacks” al mariscal de campo de Cobras, pero esto no sería suficiente para frenar a un equipo que no estaba dispuesto a dejar marchar su imbatibilidad tan fácilmente, y rápidamente se pusieron a la cabeza con dos anotaciones que llevaban el partido al descanso con un 12-0 como resultado parcial a favor de los locales.

Los granadinos sabían que tenían que actuar para contrarrestar esta situación, ya que el ataque por fin comenzaba a funcionar y la defensa seguía aguantando con buen tipo el avance de los Cobras, por lo que era el mejor momento para sacar todas sus armas e ir a por la remontada. Con la cabeza fría y el corazón caliente se disponían a comenzar la segunda parte del encuentro y durante el tercer cuarto Lions tendría mayor dificultad para avanzar yardas, sumado esto a dos intercepciones y a pérdidas de posesión del balón, decantaban el encuentro cada vez mas para el equipo local, quienes no perdonarían en ataque logrando anotar en dos ocasiones más.

Durante el último cuarto del partido la defensa nazarí, que había sufrido dos importantes bajas en la primera parte, disputaría más minutos en el terreno de juego que sus compañeros del ataque, incurriendo esto en un mayor desgaste físico que los locales supieron aprovechar de buena manera y acabarían anotando el último “touchdown” que les ponía en cabeza por 32-0.

Independientemente de la situación, el ataque de Lions continuaba intentando sin descanso buscar los huecos y puntos débiles de la defensa de los murcianos hasta el último minuto de partido, pero la situación del último encuentro se volvería a repetir y a pesar de los esfuerzos no conseguirían más que unos primeros “downs” que eran rápidamente controlados por el equipo defensivo local, que finalmente acabaría plantando rodilla a escasos segundo del final para dejar el partido con un resultado global de 32-0.

A pesar de la derrota, los Granada Lions no se desaniman y sólo piensan en reajustar todos los fallos de cara al último partido que será dentro de tres semanas, por lo que será de vital importancia continuar trabajando para mejorar, mejorar y mejorar, y sobre todo para asegurar que tanto el ataque como la defensa puedan estar al cien por cien de sus capacidades y tengan opciones de conseguir la ansiada victoria que llevan esperando los granadinos. Sin más, nos despedimos con la cabeza bien alta por el gran esfuerzo realizado y nos vemos la próxima semana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *