Lunes, 23 enero, 2017

Examinadores de Tráfico protagonizan una jornada de huelga en toda España

El colectivo exige una subida salarial, más seguridad y menos exámenes al día | En Granada, según la Asociación de Examinadores de Tráfico en torno al 75% de la plantilla están secundando paros parciales

Coche de autoescuela en Granada


image_print

Los examinadores de Tráfico celebran hoy una jornada total de huelga y diferentes movilizaciones en muchas ciudades españolas. Aunque hoy es una fecha señalada de cara a las negociaciones que están llevando a cabo con la Dirección General de Tráfico, buena parte de estos examinadores llevan desde el 14 de septiembre en huelga parcial: a partir de las doce y media del mediodía no examinan. El próximo encuentro entre los trabajadores y la DGT se celebrará el próximo lunes 26 a las 12:00 en Madrid y contará con la presencia de la directora María Seguí.

Granada cuenta con 24 examinadores, aunque actualmente cuatro de ellos se encuentran de baja por enfermedad. Según la Asociación de Examinadores de Tráfico (ASEXTRA) en torno al 75% de la plantilla está llevando a cabo estos paros parciales y hoy estarán en huelga total. “La huelga estaba anunciada en julio aunque por diferentes motivos se ha atrasado pero la DGT ha estado al corriente estos meses y no han movido ficha para nada”, informa a Granada Digital la delegada en Granada de ASEXTRA, Begoña Castillo.

Los paros parciales están ocasionando retrasos en los exámenes aunque no de forma alarmante porque “somos privilegiados y tenemos una plantilla numerosa en Granada”, afirma la delegada, quien confirma que no pasan más de dos o tres semanas sin que una persona que quiera hacer la prueba lo consiga.

Este colectivo, defendido por diferentes sindicatos (CSI-F, CCOO, CGT y UGT) y por esta asociación, llevan ya varios años inmersos en negociaciones con la DGT, pero ahora tienen presente cuatro objetivos: una subida salarial, mejora de las condiciones de seguridad, reducción del número de pruebas al día y un documento que acredite que no se procedería a privatizar el servicio.

MEDIDAS DE SEGURIDAD

Respecto a la mejora de las condiciones de seguridad ha habido un avance importante en las negociaciones. Una de las principales exigencias de los trabajadores era que no tuviesen que entregar in situ el resultado de la prueba práctica, es decir, que no fueran ellos los que comunicaran el APTO o NO APTO a los recién examinados. En este sentido, la DGT ha aceptado cambiar el sistema de comunicación de los resultados y, aunque de forma oficial no está implantado aún, los examinadores tendrán la libertad de decidir si quieren o no comunicar el resultado de la prueba. “No lo vemos normal”, responde la delegada en Granada de ASEXTRA. “Te tiran la pelota a tu tejado ¿Ahora vamos a ser algunos examinadores “buenos” o examinadores “malos” por esto? Debería ser a nivel nacional para todos igual”, argumenta Castillo, quien nos comenta que en Francia se consultan los resultados en una página web al día siguiente y dispara una cuestión: “El examen teórico, por ejemplo, se hace a ordenador y seguro que se podría dar el resultado en el momento en el mismo ordenador pero eso las jefaturas de tráfico no lo hacen porque temen que la persona se enfade y le dé una patada al ordenador… ¿Vale más un ordenador que la integridad física de un examinador?”, cuestiona esta examinadora.

Además, ASEXTRA pide que las explicaciones a la persona que se acaba de examinar queden a decisión del examinador si darlas dentro del vehículo o fuera, en función de las condiciones climatológicas o por seguridad, y pide que se establezcan “zona seguras” para los exámenes ya que muchos puntos de citación están situados en polígonos industriales, pistas de exámenes aisladas o descampados.

La razón de esta propuesta fundamental en las negociaciones se basa en lo que ya ha acontecido: agresiones físicas y verbales hacia el examinador. En España se han registrado 15 agresiones físicas desde 2014. En Granada se interpusieron 3 denuncias por violencia verbal y se produjo una física pero, en este caso, por parte de un profesor de autoescuela que intentó estrangular a un examinador.

José Félix Rivas, examinador de Tráfico en Granada, no ha tenido ningún percance grave en estos once años que lleva trabajando como tal. “Te encuentras con ciertas personas a quiénes les falta algo de educación y tienes que tener cuidado. De hecho, los propios profesores te advierten del alumno que llevas en el coche porque ellos ya lo han tratado en las clases prácticas”, explica este examinador y apunta a que su seguridad se puede ver afectada si un alumno o alumna se toma a la tremenda el resultado negativo de la prueba práctica. “En ocasiones la prueba puede finalizar en un polígono industrial o un descampado”, explica José Félix haciendo alusión a la inseguridad que ocasionan esas zonas donde apenas hay tránsito de personas.

“Yo estoy de acuerdo en dar explicaciones, las actas de la prueba, para comentar los posibles errores porque ahí rara vez surge algún episodio violento pero la comunicación de APTO/NO APTO entraña más riesgo porque a lo mejor esa persona lleva muchas clases pagadas o unas serie de circunstancias personales le presionan y le llevan a reaccionar de forma violenta”, argumenta el examinador. “Yo soy partidario de que cada examinador decida si comunicar o no el resultado de la prueba si lo estima conveniente”, zanja en esta cuestión.

REDUCCIÓN DEL NÚMERO DE PRUEBAS

Otro de los puntos que exige el colectivo es la reducción del número de pruebas que se llevan a cabo por día. El límite está en 13 y piden que se quede en 12.
El tiempo destinado a cada examen está estipulado en 25 minutos. No obstante, ese tiempo parece no ser real si atendemos a que los examinadores, sin contar esos minutos que están en circulación, deben llevar a cabo otras acciones: presentación de la prueba al alumno, comprobaciones previas a la conducción en el vehículo, la comunicación de los fallos y el intervalo para cambiar de vehículo. Tiempo que se puede ver aún más excedido si se tiene en cuenta otros factores adversos como atascos o despistes por parte del examinado. “Yo hoy, por ejemplo, he estado con un alumno unos cincuenta minutos”, explica Begoña. “Solo pedimos la reducción de un examen al día para hacer el trabajo en condiciones, sin prisas”, añade la delegada.

Por otro lado, los examinadores de Tráfico creen que este puesto de trabajo merece un mayor sueldo y así se ha notificado a CECIR, el organismo perteneciente a Hacienda que sería el encargado de poder mediar en este asunto ya que la DGT, según apunta el comunicado del comité de huelga, no pueden hacer nada más al respecto, y el documento apunta lo siguiente:

Pensamos que un organismo como la DGT con un presupuesto de casi 900 millones de euros, que se permite apartar 11 millones de euros sólo a publicidad en los medios de comunicación, que compra helicópteros última generación cada poco, bien puede habilitar una partida para paliar lo que ellos mismos consideran que es injusto, la retribución del funcionario examinador por no reconocerse la peligrosidad, penosidad, dedicación y especial dificultad técnica de sus funciones. (EXTRACTO DEL COMUNICADO DEL COMITÉ DE HUELGA)

Por último y como cuarta petición, piden ante el temor de que se pudiese privatizar el servicio que la directora general de Tráfico firme un manifiesto en el que se asegure como un servicio de carácter público.

“Vemos mucha dejadez por parte de la DGT que deja todo en el aire”, de esta hace balance la delegada de ASEXTRA de esta situación y ha asegurado que continuarán con paros parciales e incluso con incrementar el número de huelgas si no atienden a sus propuestas de cambio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *