Viernes, 21 Julio, 2017

            

El PSOE niega haber cuestionado la “honorabilidad” de los “compañeros” de Armilla

Morales Cara y Gabriel Cañavate lamentó el "linchamiento político y público"

Centro Comercial Nevada


image_print

El PSOE de Granada ha negado haber “atentado” contra la honorabilidad de algún compañero de partido, como el exalcalde de Armilla (Granada) José Antonio Morales Cara o el exedil de Urbanismo en la localidad Gabriel Cañavate, y ha mostrado su confianza en la justicia.

Así se han pronunciado después de que los dos exediles informaran este viernes en rueda de prensa de que pedirán al Tribunal Supremo (TS) la revisión de sus condenas por el llamado ‘caso Nevada’, por la supuesta tramitación irregular del centro comercial, tras las últimas sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) y el propio Alto Tribunal, y hayan cuestionado la posición del PSOE ante ellos.

“En el PSOE siempre hemos confiado en la honestidad de nuestros compañeros y henos confiado y confiamos en el trabajo de la justicia, y nunca se ha atentado contra la honorabilidad de ningún compañero”, han indicado a Europa Press fuentes socialistas.

Los dos condenados por el ‘caso Nevada’ a 15 meses de prisión y ocho años de inhabilitación indicaron que pedirán la revisión de su sentencia después de la resolución del TSJA del pasado mes de abril que avaló la legalidad a la licencia del Nevada, y la más reciente TS, de 29 de julio, que también consideró ajustados a derecho el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Armilla (Granada) en lo que respecta al Centro Comercial, declararon los suelos sobre los que se asienta como suelo urbano consolidado, como así consideró en su día la Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento, de la que en ese momento formaban parte Morales Cara y Cañavate.

En rueda de prensa, Morales Cara recordó que han pasado más de diez años desde la tramitación inicial del Nevada para conocer esas sentencias que hoy son firmes, y durante todo ese tiempo dijo que él y Cañavate han sufrido un daño “personal, económico, profesional y político”, por eso ahora consideran que deberían pedir “perdón” los que les han acusado todos estos años, desde el PP, a los responsables de la Comisión Provincial de Urbanismo que entonces declararon los suelos como no consolidados.

Asimismo, incidió en que, tras consultar a sus letrados, han decidido pedir ante el Supremo la revisión de sus sentencias penales. “Si no se prevaricó, porque prevaricar es cometer una actuación administrativa a sabiendas que es injusta, nos creemos en la necesidad de que se nos reponga la condición de inocentes, como quiera que han demostrado los altos tribunales”, ha indicado.

Morales Cara añadió además que tanto él como el exedil se reservan el posible derecho a pedir las responsabilidades a que hubiere lugar” y las posibles indemnizaciones que se pudieran derivar, y exigen la reposición de su “honorabilidad” ante la sociedad y también en el que fue su partido, el PSOE.

CAÑAVATE DICE QUE HAN SUFRIDO UN “LINCHAMIENTO”

Por su parte, Gabriel Cañavate lamentó el “linchamiento político y público” sin precedentes que dicen haber sufrido durante todos estos años con “ríos de tinta” en los medios de comunicación en los que ya se veían condenados incluso antes del comienzo del juicio, que tuvo lugar finalmente en el Juzgado de lo Penal 3 de Granada desde el 20 de abril y hasta el 27 de mayo de 2010.

Se quejó de la presión mediática sobre este asunto –con más de 2.000 páginas escritas–, “auspiciada por el juez instructor”, y “que fue de tal nivel que filtraba los autos y actuaciones que dictaba a los medios de comunicación antes de notificarlos a los interesados”. “Se dedicó a colocar titulares extravagantes en la prensa para mediatizar más aún, más si cabe, a la opinión pública”, ha señalado.

Cañavate, quien también consideró que la imputación en el ‘caso Malaya’ del promotor del centro, Tomás Olivo, también influyó “negativamente”, pese a que después fue absuelto, ha criticado también a la actuación del PP en este caso, y en particular a su portavoz en Armilla, Antonio Ayllón, del que ha considerado que “tiene una cara que se la pisa”. “Los señores del PP que tanto piden respeto para la justicia tienen ahora una oportunidad de oro para respetar estas dos sentencias de los altos tribunales y reconocer nuestra inocencia”, sostuvo.

Para el exedil, todo lo que ha ocurrido ha sido “un disparate”, y producto de una “maniobra perfectamente orquestada”. De hecho, ha hablado de los “enemigos” que tanto él como Morales Cara tenían dentro de su propio partido, al que ha reprochado que los dejara “huérfanos”, y pidió a los socialistas que se pronunciasen tras las sentencias del TSJA y el TS.

“Se ha comprobado que la Junta de Gobierno local tomó decisiones legales, pero se truncó nuestro honor y ahora queremos que se restituya”, apuntó Cañavate, que admitió que será “difícil” que el Supremo les dé la razón, pero ha confiado en que, “si hay justicia”, lo conseguirán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *