Miércoles, 25 enero, 2017

El Parque de las Ciencias apuesta por la biodiversidad con un Biodomo único en España

Con un coste de más de 12 millones de euros y una superficie total de 2.200 metros cuadrados, la futura quinta expansión del Parque de las Ciencias reforzará la divulgación, conservación e investigación de la biodiversidad del planeta | La nueva instalación estará abierta al público en primavera

Maqueta del futuro Biodomo | Foto: Carlos Gil


image_print

En 1995 se abrieron por primera vez las puertas del Parque de las Ciencias. Por aquella época era difícil imaginar que, veinte años después, lo que comenzó siendo un museo científico pasaría a convertirse en una referencia divulgativa tanto en Andalucía como en el resto del país. Aquel embrión nacido a mediados de los noventa comenzó a desarrollarse por fases, a incorporar nuevas funciones que lo llevaron tanto a mirar las estrellas como a mostrar los seres vivos que comparten el planeta Tierra. Y precisamente ellos serán los protagonistas de la quinta fase de expansión del museo, la que comprende la construcción del Biodomo, una gran apuesta que, en palabras del director de Ciencia y Educación del Parque, Javier Medina, “cierra el círculo” dedicado a mostrar y explicar la vida en el planeta.

DE LA FÍSICA DE PARTÍCULAS AL MOSQUITO MÁS PEQUEÑO

Pensar en el Parque de las Ciencias es hacerlo en su particular ‘skyline’, en su torre-mirador y en su observatorio, dos estructuras icónicas que durante los primeros años de vida del Parque han venido reforzando la faceta astronómica del museo. Sin embargo, en los últimos años la dirección del Parque ha ido poniendo el acento en la divulgación científica de flora y fauna. Uno de los ejemplos en este sentido es el mariposario, una apuesta por traer la belleza y fragilidad de estos lepidópteros a la ciudad de Granada. Mucho tenía ese mariposario del futuro biodomo pues, como explica Javier Medina, ambos espacios conjugan la flora y la fauna para conseguir una inmersión total del visitante. “Hace bastante tiempo que teníamos interés por potenciar todos los temas relacionados con la biodiversidad, de hecho los exteriores del Parque cuidan bastante estos aspectos, con recorridos botánicos, mariposario tropical, actividades con rapaces…

habitat 2

Ahora esa faceta del Parque de las Ciencias se verá aumentada, con un Biodomo centrado sobre todo en dos aspectos clave: el educativo y el divulgativo. Ambos quedarán desarrollados en un recorrido “inmersivo” a través de tres niveles que quedarán divididos de la siguiente manera:

  • El recorrido subacuático: tendrá 185 metros de longitud y estará basado en un gran río tropical en el que convivirán cocodrilos, peces, rayas, corales y tiburones, entre otros animales. A este espacio se entrará a través de una cascada y también acogerá los laboratorios y la Sala Biodomo, un espacio en el que se podrán contemplar diferentes ambientes acuáticos al mismo tiempo.
  • Recorrido terrestre: supondrá un paseo de 190 metros de longitud y recreará los manglares tropicales y la fauna autóctona, como nutrias, reptiles, aves, tortucas, monos, lemures… y la espectacular y distintiva flora tropical. 
  • Recorrido aéreo: será el más largo de los tres, como 255 metros de longitud que se desarrollarán por un mirador que ofrecerá privilegiadas vistas de la vida diaria de pequeños mamíferos, ranas, aves y multitud de insectos. En este nivel habrá también una zona dedicada a la realización de diversos talleres.  

Con una superficie total que alcanzará los 2.000 metros cuadrados y un volumen construido de 17.200, el Biodomo conjugará “en armonía” diferentes ecosistemas de todo el cinturón tropical del planeta:

  • Acuario marino de los arrecifes de coral
  • Acuario fluvial del Sudeste Asiático
  • Bosque salobre de los manglares
  • Bosque fluvial del Amazonas
  • Bosque tropical del Sudeste Asiático
Visita-Biodomo-14

Estado actual de las obras

 

Esos serán los diferentes hábitats por los que pasarán los futuros visitantes, quienes además podrán visitar una original semicúpula circular y panorámica de 20 metros de diámetro. Además, el Biodomo se completa con diferentes zonas para talleres, salas de filtraciones y jardinería pero sobre todo, con laboratorios. Porque según revela Javier Medina, el Parque de las Ciencia ya está cerrando acuerdos con universidades, grupos de investigación y zoológicos de todo el mundo para llevar a cabo proyectos todo tipo de proyectos. Y no sólo relacionados con la vida animal o vegetal que contendrá el Biodomo, porque más allá de lo espectacular de aunar bajo un mismo techo toda una suerte de hábitats de todas las partes del globo, el edificio en sí es ya una obra de ingeniería que merece ser destacada por sí misma.

Por ahora una de las principales preocupaciones de los responsables del proyecto es conseguir una simbiosis elegante para que la percepción del visitante sea la adecuada, para que ese recorrido que puede empezar en el Amazonas termine en los arrecifes de coral de Oceanía y todo tenga sentido en su conjunto; “ese es el mayor reto”, afirma Javier Medina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *