Viernes, 20 Octubre, 2017

            

El ministro de Inmigración acusa a los refugiados de inventarse los abusos denunciados en Nauru

Según la edición australiana de The Guardian, en el centro se han registrado más de 2.000 incidentes

Foto: E.P.
E.P.


image_print

El ministro de Inmigración de Australia, Peter Dutton, ha acusado a los solicitantes de asilo de haberse inventado los abusos sexuales que han denunciado haber sufrido en el campo de detención de inmigrantes de Nauru, un día después de que el diario ‘The Guardian’ publicara miles de documentos que detallan los maltratos sufridos por los refugiados.

Según la edición australiana del periódico británico, en el centro de Nauru se han registrado en los últimos dos años más de 2.000 incidentes que ha tenido como víctimas a los solicitantes de asilo, incluidos casos de abusos sexuales, asaltos e intentos de autolesionarse.

Este jueves, el ministro de Inmigración ha dicho que los solicitantes de asilo han mentido sobre los abusos y ha reiterado lo que ya ha afirmado anteriormente este año, que los defensores de los refugiados les animan a que se autolesionen y se prendan fuego para acabar hospitalizados en territorio australiano

“Tengo constancia de algunos incidentes que han terminado siendo falsas acusaciones de ataques sexuales porque, en definitiva, estas personas han pagado a los traficantes y quieren entrar en nuestro país”, ha afirmado Dutton, en una entrevista concedida a una cadena de radio australiana.

“Algunas personas han llegado incluso a autolesionarse o a inmolarse para conseguir llegar a Australia. Desde luego que se han hecho acusaciones falsas”, ha asegurado. En virtud de la estricta política de inmigración australiana, los solicitantes de asilo que sean interceptados intentando llegar a Australia por mar son trasladados a campos de detención financiados por las autoridades australianas en Nauru y en la isla de Manus, en Papúa Nueva Guinea. Allí se les comunica que nunca serán trasladados a Australia.

Las duras condiciones de los campos y las denuncias de continuos abusos a niños han provocado muchas críticas al Gobierno australiano tanto desde dentro del país como desde el exterior. El Gobierno de Canberra, sin embargo, ha prometido mantener su política, que ha tenido continuidad con los sucesivos ejecutivos.

El Ejecutivo australiano mantiene que esa política es necesaria para impedir que los inmigrantes y refugiados mueran en el mar intentando alcanzar sus costas en una peligrosa travesía desde Indonesia. Cientos de personas murieron en la travesía hacia Australia en los años anteriores de la puesta en práctica de esta política migratoria.

Los defensores de los refugiados han subrayado que los documentos publicados por ‘The Guardian’ denotan la urgente necesidad de que Australia deje de utilizar centros de detención en otras islas y que se dé apoyo médico y psicológicos a los solicitantes de asilo.

Hayley Ballinger, trabajadora de Protección Infantil en el centro de detención de Nauru entre 2014 y 2015, ha dicho que es “un completo insulto” sugerir que los refugiados mienten sobre los abusos que sufren cuando ya están plenamente documentados.

“Todas las declaraciones hablan por sí mismas. Desde luego que los clientes que yo vi allí sufrieron y sufrieron de verdad y todo eso realmente sucedió. Lo vimos de primera mano”, ha contado, en declaraciones a Reuters.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *