Martes, 25 Julio, 2017

            

El Granada naufraga en Anoeta (3-0)

El conjunto nazarí recibió tres de la Real y mostró una gran carencia de ideas en ataque, en un encuentro pasado por agua

Andrés Fernández durante una intervención | Foto: LFP
Román Callejón | @RomanCallejon


image_print

Una nueva derrota le llegó a domicilio al conjunto nazarí. Su visita a San Sebastián, a un campo que siempre se le ha dado bien fue un golpe negativo para los de Sandoval, que salieron muy penalizados de este choque.

Pese a haber estado bien plantados en el terreno de juego en la primera mitad, se fueron con 2-0 al descanso y en la segunda parte, no solo no pudieron remontar el partido, sino que encajaron uno más y a punto estuvieron de recibir el cuarto de no haber sido por la falta de acierto Diego Reyes.

Hasta el minuto 10, el Granada CF no fue capaz de acercarse a la portería del guardameta Rulli, eso sí, lo hizo con intención y peligro. El encuentro estaba atascado en la media hasta ese momento. La contienda se desarrollaba en el centro del campo y la Real Sociedad no es que tampoco estuviera muy pródiga en ataque.

Como siempre, fueron las dos bandas del conjunto nazarí las que cambiaron el ritmo del juego. Success forzó un córner que los rojiblancos sacaron con una buena estrategia, que terminó con un centro de Rico y un remate de cabeza de Ricardo Costa en el segundo palo que a punto estuvo de sorprender a Rulli, quien tuvo que emplearse.

A partir de aquí el Granada tomó de alguna manera más la iniciativa del choque. Pero de nuevo la suerte no fue para las de Sandoval. Tuvieron que pasar diez minutos para que los txuri-urdin dieran la réplica, pero lo hicieron con acierto.

En el minuto 20, Oyarzabal la metió por donde no había hueco, entre el palo y el portero. Tras un rechace del palo de un disparo de Xavi Prieto desde la frontal, el esférico acabo en la banda, donde Yuri recogió y metió de nuevo al área para Oyarzabal, que de primeras remató con la izquierda y sorprendió a Andrés.

El ataque del Granada fue diluyéndose poco a poco desde el 1-0, los acercamientos nazaríes fueron muy escasos. La lid entró de nuevo en un ‘centrocampismo’ que no daba lugar a situaciones de gran peligro en ninguna de las dos porterías.

Los rojiblancos, de alguna manera, tuvieron más la pelota, aunque de manera ineficaz. La pegada la pusieron los blanquiazules que, sin hacer demasiado, se fueron con una renta de dos tantos a la caseta.

Al filo del descanso, Jonathas le ganó la partida a la defensa granadina, no sin la ayuda de un preciso centro de Carlos Vela desde la izquierda. El brasileño se metió entre tres defensores, ganó la espalda de Lombán y cabeceó al fondo de la red el medido pase de su compañero mexicano.

Mientras que el periodo inicial fue contemplativa, a pesar de los dos tantos, y ambas escuadras se limitaron prácticamente a medirse, la segunda parte fue algo muy diferente. El comienzo de esta parte fue de un alto ritmo y ambos conjuntos pudieron marcar. La Real despertó y propuso más en ataque cuando Carlos Vela decidió demostrar que es un jugador de otro nivel.

Los de Eusebio Sacristán metieron otra marcha, fueron más verticales y llegaban con constantes centros al área y en uno de ellos, cayó el 3-0. Carlos Vela ganó un balón por la derecha a Rubén Pérez, la puso dentro del área para Oyarzabal, que remató y batió a Andrés.

El Granada otra vez más dio muestras de ser un equipo inocente, carente de picardía, además de falto de fortuna. Antes del segundo del canterano txuri-urdin, El Arabi pudo convertir, cuando metió la bota en un rechace tras un balón al área. El esférico casi se cuela por la escuadra de Rulli, pero el arquero del conjunto vasco metió bien la mano.

Fue la puntilla para un Granada que intentó rehacerse con la entrada de más madera en ataque, pero que no logró levantar la cabeza. Cuenca debutó, pero el canterano culé no gozó de oportunidades.

El balón parado fue uno de los mejores aliados, aunque el cuero no quería entrar ni por Real Decreto. Ni si quiera Rochina, con un disparo a bocajarro dentro del área, tras la salida de un córner, pudo perforar la portería de Rulli. La defensa se interpuso entre el remate y al portería. Lombán también la tuvo en otro córner, pero su testarazo se fue alto.

El conjunto nazarí se dedicó desde entonces a aguantar el chaparrón, tanto de fútbol, como de lluvia, muy intensa sobre San Sebastián. Con el partido totalmente roto y con los brazos abajo, los de Sandoval buscaron algo más pero nunca llegó.

Ni tan si quiera al borde del pitido final, cuando un gran disparo de falta de Fran Rico se estrelló en el travesaño y su rechace volvió a topar en el larguero a disparo de Rochina.

El Granada naufragó en la tempestad txuri-urdin y el capitán del barco, Sandoval, no pudo gobernar el timón de un barco que se mostró a la deriva. Ni las entradas de las nuevas incorporaciones dieron un golpe en las velas rojiblancas; Barral no la tocó y Doucouré solo entró al terreno de juego para recibir una amarilla.

El futuro del Granada parece más estar en las manos del destino que de los propios jugadores.

FICHA TÉCNICA

Real Sociedad: Rulli, Mikel, Yuri, Reyes, De la Bella, Ilarra, X.Prieto, Rubén Pardo (Bergara, min. 76), Oyarzabal (Hector, min. 86), Vela y Jonathas (Bruma, min. 67)

Granada CF: Andrés, Lombán, Biraghi, Costa, Foulquier, Rico, Rubén Pérez (Doucouré, min. 73), Arabi (Barral, min. 63), Rochina, Success y Peñaranda (Cuenca, min. 63)

Goles: 1-0: Oyarzabal, min. 20; 2-0: Jonathas, min. 45; 3-0: Oyarzabal, min. 59

Arbitro: González Gónzalez (colegio castellano-leonés) Amonestó a Foulquier (min. 17), Doucouré (min. 84), por parte de los visitantes.

Incidencias: encuentro perteneciente a la jornada 24 de la liga BBVA entre la Real Sociedad de San Sebastián y el Granada CF, disputado en el Estadio de Anoeta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *