Viernes, 26 Mayo, 2017

El Granada CF, en Primera un año más (1-4)

El conjunto nazarí tuvo que sufrir una temporada más, pero su victoria en Sevilla y la derrota del Rayo le otorgaron la salvación

Cuenca, uno de los héroes del partido | Foto: LFP
Román Callejón | @RomanCallejon


image_print

Sevilla se vio teñida de rojiblanco horizontal. La afición del Granada acudió en masa al partido más importante de la temporada, que se jugó en el Ramón Sánchez Pizjuán, donde los vítores nazaríes acompañaron al su equipo ya desde la salida de le expedición formada por los 22 autobuses fletados por el club.

Sin Success, José González apostó por Cuenca para acompañar a El Arabi por una banda, mientras que Rechina ocupó la otra. El resto del bloque, sin novedad; Peñaranda fue la pareja del marroquí en la punta de ataque, el doble pivote fue para Rubén Pérez y Doucs y la defensa para Miguel Lopes, Babin, Ricardo Costay Biraghi.

El Sevilla, por su parte reservó para la final de la Europa League y Emery puso en liza un once con los menos habituales y algún canterano.

El inicio de la contienda no evidenció lo que el Granada se jugaba Aunque bien plantados sobre el terreno de juego, la intensidad marcada por los de González no asfixiaba al Sevilla, que generó un par de acercamientos con mucho peligro, uno de los cuales obligó a emplearse al meta Andrés.

La primera clara de los nazaríes llegó en el minuto 8, cuando Peñaranda se perfiló desde el pico izquierdo del área para su pierna buena, la derecha, y conectó un buen zapatazo que detuvo el meta Beto.

Los dos mismos jugadores se las vieron en el cuerpo a cuerpo, cuando el venezolano buscaba llegar a un pase filtrado de El Arabi, ante el que salí el portugués. Los dos futbolistas chocaron de manera violenta y tuvieron que ser atendidos.

El partido estaba bastante abierto, sin embargo, las llegadas más claras las protagonizó el Sevilla, que forzó a la zaga nazarí a sacar el balón casi de la línea cuando Juan  Muñoz disparó y Miguel Lopes metió la bota en una posición por detrás de Andrés.

A partir de aquí, el ritmo del choque bajó aún más. El Granada no acertaba a combinar en la media y su juego se basó en balones largos y por banda, además de las presiones que Peñaranda ejercía, pero de las que no rascaba realmente nada.

El Sevilla, que jugó con más criterio, estuvo fallón arriba y sus delanteros no conseguían acertar la portería cuando la bola llagaba a la meta de Andrés.

Y cuando parecía que el partido estaba muriendo con la primera parte, llegó el gol del Granada, que hizo saltar a los aficionados y que daba la salvación, por el momento, al Granada.

Cuenca, dentro del área, bajó un balón con el pecho servido desde la derecha por El Arabi y batió a Beto de un potente derechazo (0-1).

La segunda parte comenzó algo más ritmo. La lluvia puso el campo rápido Peñaranda casi lo aprovecha, pero su galopada no fue suficiente para dejar a su par atrás y la defensa sevillista abortó su individualidad.

Así, el Sevilla se dedicó a tener el esférico y a moverlo, pero en una zona donde no creaba peligro. Y en los dispersos acercamientos que provocó, utilizó pólvora mojada.

Con esto, la fiesta estaba en las gradas. Con este resultado, la hinchada nazarí cantaba a la permanencia y la hispalense lo hacía la final de la UEFA en Basilea.

En el terreno de juego, el Granada buscaba el segundo, pero no llegaba y se pasó de una par de ocasiones claras de Peñaranada, al tanto del empate. En una de ellas se plantó de manera individual dentro del área desde el centro del campo, pero de la que abusó y no pasó la bola. El venezolano terminó por tirarse dentro del área y fue reclamado por los jugadores sevillistas.

Poco después, Diego González aprovechó un rechace dentro del área, tras un saque de falta desde casi el córner,  para empalmar el cuero y batir a Andrés Fernández (1-1).

El Granada no bajó los brazos y se fue al ataque. Buscó la victoria con garra y enseñó una imagen diferente a la de la primera mitad: una falta botada desde la izquierda por Rochina acabó con un remate de cabeza de Babin que se coló hasta el fondo de la red. El Granada volvía a hacerse con la permanencia (1-2).

Pero fue gracias a un penalti provocado por Miguel Lopes cuando se obtuvo el tanto de la tranquilidad. El Arabi sacó su fusil y tiró el balón a la derecha cuando Beto voló hacia la izquierda (1-3).

Por si esto fuera poco, Cuenca terminó de sentenciar con un potente zurdazo desde la frontal del área ante el que Beto nada pudo hacer (1-4).

Así, los de José González obraron el milagro y se hicieron un año más con la permanencia, ayudados especialmente por los resultados de sus rivales, especialmente por la derrota del Rayo.

El Granada CF, un año más es de primera y así lo vivió la afición en la grada del Sánchez Pizjuán, cantando el himno del 80 aniversario del club nazarí. Permanencia asegurada.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Granada 10 / Román Callejón 0

    Doy un 10 sobre 10 a toda la plantilla y a la afición del Granada CF y un 0 (cero) sobre 10 a Román Callejón, autor de este articulo, por no tener la profesionalidad ni la imaginación necesaria para resaltar en una crónica deportiva los valores positivos y seguir recurriendo a los tópicos de utilizar adjetivos y epítetos negativos.
    No me vale la excusa de que es un “lenguaje futbolero” y que son metáforas. Hoy en día no se debe, poder se puede pues todos los días hay crónicas que las utilizan en radio/televisión/prensa, no se debe, repito, utilizar este tipo de mensajes que llevan implícito destacar aspectos negativos o que incitan a actos violentos.
    Un cordial saludo y adelante Granada CF

    El inicio de la contienda no evidenció lo que el Granada se jugaba aunque bien plantados sobre el terreno de juego, la intensidad marcada por los de González NO ASFIXIABA al Sevilla, que generó un par de acercamientos con … (los jugadores del Granada tenían que ASFIXIAR a los jugadores del Sevilla ???)

    Y cuando parecía que el partido estaba MURIENDO con la primera parte, llegó el gol del … (los partidos de futbol “nacen y mueren” o se inician y finalizan ???)

    Así, el Sevilla se dedicó a tener el esférico y a moverlo, pero en una zona donde no creaba peligro. Y en los dispersos acercamientos que provocó, utilizó PÓLVORA mojada… (en los partidos de futbol los jugadores, además de utilizar botas y guantes reglamentarios, también utilizan pólvora ???

    Pero fue gracias a un penalti provocado por Miguel Lopes cuando se obtuvo el tanto de la tranquilidad. El Arabi sacó su FUSIL y tiró el balón a la derecha cuando Beto voló hacia la izquierda … (prohíben la introducción de botellas y bengalas en los estadios de futbol y permiten armas de fuego ???)

    • Falta de profesionalidad??? Falta de imaginación?? Incitar a la violencia?? Me parece un poco exagerado, además de una falta de respeto, hacer este tipo de comentarios sobre el trabajo de una persona.
      No creo que por usar metáforas que solo pretenden dar énfasis al contenido de la frase se esté incitando a la violencia ni resaltando valores negativos. Una acusación demasiado grave. Por no hablar de lo de poner una puntuación…
      En fin, felicidades al Granada Cf, a la afición y a Román Callejón, por supuesto.