Domingo, 23 Julio, 2017

            

El Eurogrupo da luz verde a un rescate de 86.000 millones para Grecia

Tal acuerdo confirma la creación de un fondo de privatización de hasta 50.000 millones de euros, cuyo plan deberá estar listo "a más tardar a finales de octubre" y ser operativo "a finales de año", ha dicho Dijsselbloem

Banderas de la UE y de Grecia


image_print

Los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona han dado este viernes luz verde a un tercer rescate de la economía griega para un periodo de tres años y por valor de 86.000 millones de euros, tras superar las últimas reservas de Alemania y otros países críticos con la condicionalidad negociada a principio de semana en Atenas.

El fondo de rescate europeo (MEdE) espera realizar el primer pago el próximo jueves, 20 de agosto, a tiempo para que el Gobierno de Alexis Tsipras pague un vencimiento de 3.200 millones más intereses con el Banco Central Europeo (BCE). Para ello, siete parlamentos nacionales, entre ellos el alemán, deben ratificar aún lo acordado.

El primer tramo del rescate ascenderá a 26.000 millones de euros, según consta en el Memorando de Entendimiento (MoU), que fija la condicionalidad y los plazos y montos del programa.

Sin embargo, este tramo se realizará en varias etapas, la primera de ellas el próximo jueves y por valor de 13.000 millones de euros. Esta cifra servirá para cubrir el vencimiento del BCE y también para devolver a los estados miembros el préstamo urgente de 7.160 millones de euros que concedieron a Grecia el pasado julio.

Otros 3.000 millones de euros se entregarán “entre septiembre y octubre”, según ha explicado en una rueda de prensa el director gerente del MEdE, Klaus Regling, para que las autoridades helenas respeten pagos internos, incluidos sueldos y pensiones.

En paralelo, el fondo de rescate transferirá a una cuenta propia en Luxemburgo 10.000 millones de euros, también este jueves, destinados al plan de recapitalización de la banca griega.

Una segunda aportación cuando el programa supere una primera evaluación en octubre, “y antes del 15 de noviembre”, elevará a 25.000 millones de euros los fondos del rescate destinados a sanear el sector bancario.

La declaración final del Eurogrupo considera “indispensable” que el Fondo Monetario Internacional (FMI) sea parte del programa, una reivindicación de una mayoría de países, pero que queda aplazada hasta octubre. La directora del FMI, Christine Lagarde, que ha intervenido en la reunión por videoconferencia, ha expresado su apoyo al MoU, pero ha recordado que el fondo no participará financieramente si la deuda del país no es sostenible, según han indicado fuentes europeas.

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, ha admitido que Lagarde “no puede comprometerse” sobre la participación del FMI, porque es una decisión que corresponde tomar al directorio del fondo. “Lo llevará (a debate) en octubre, es todo lo lejos que podemos ir”, ha justificado el holandés.

En cualquier caso, Dijsselbloem ha celebrado el acuerdo para el rescate y defendido la condicionalidad que incluye, al tiempo que ha destacado el “fuerte apoyo” recibido por el Parlamento griego, con el voto de partidos de distintas corrientes. El voto “deja claro que hay un apoyo fuerte en el Parlamento griego a trabajar con la Eurozona y llevar de vuelta a la senda a la economía griega”, ha dicho.

Tampoco ha querido “especular” sobre la necesidad de ajustes adicionales en el futuro. “Veremos si son necesarios, y lo veremos en octubre”, ha zanjado.

Por su parte, el vicepresidente para el Euro, Valdis Dombrovskis, ha querido dejar claro que el acuerdo para el tercer rescate “no trata sólo de financiación”, sino que implica “reformas estructurales necesarias para asegurar la recuperación económica, la estabilidad financiera y la creación de empleo” en Grecia. Dombrovskis ha asegurado que el resultado es un acuerdo “equilibrado” y “justo”.

Tal acuerdo confirma la creación de un fondo de privatización de hasta 50.000 millones de euros, cuyo plan deberá estar listo “a más tardar a finales de octubre” y ser operativo “a finales de año”, ha dicho Dijsselbloem.

El MoU prevé que 25.000 millones de euros de lo recaudado con las privatizaciones sirva para reponer los fondos prestados para la recapitalización de los bancos y el 50% del resto de lo recaudado, para reducir la deuda helena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *