Sábado, 27 Mayo, 2017

El día en el que Granada vio dimitir a su alcalde

La jornada acabó con las dimisiones de Torres Hurtado, Isabel Nieto y Sebastián Pérez y con Juan García Montero como alcalde en funciones

Dimisión de Torres Hurtado, Isabel Nieto y Sebastián Pérez | Autor: Román Callejón
Sarai Bausán García | @Sarai_Bausan


image_print

El día parecía trascurrir como otro cualquiera. La detención de Torres Hurtado empezaba a ocupar menos portadas. La actividad política granadina seguía su curso con normalidad. Los ciudadanos, aún exhaustos, vivían su día a día con normalidad con la idea de que todo continuaría en ese extraño ‘stand by’ en el que se encontraba el Ayuntamiento.

Pero, lejos de lo que el imaginario social pudiese vislumbrar, la lucha seguía en la retaguardia. Los partidos políticos de la oposición habían aunado fuerzas tras la detención de Torres Hurtado para llevar a cabo una “limpieza” del Ayuntamiento mediante una moción de censura. Así, sin pensar en colores, afiliaciones o partidismos, los diferentes miembros de la política granadina habían encontrado un punto que les unía a todos ellos: querían un gobierno sin el PP y los escándalos de corrupción que estaba trayendo tras de sí en los últimos meses.

Una iniciativa que acabaría tomando forma en el día de ayer mediante la firma de la moción de censura contra el que había regido el ayuntamiento los últimos 13 años, José Torres Hurtado. Con las 14 firmas necesarias para llevar a cabo una moción de censura, los líderes políticos ya se encontraban dispuestos a comparecer en la presentación de la iniciativa. Todos los medios estaban preparados. Era el momento del día. La pausa tensa en la que se encontraba el consistorio granadino al fin iba a romperse. Pero no se sabía hasta qué punto.

Una noticia hacía que la incredulidad y la extrañeza se hiciera con las caras de cada uno de los presentes: tanto José Torres Hurtado como la concejala de Urbanismo Isabel Nieto y el presidente del PP en Granada, Sebastián Pérez, habían dimitido.

La incertidumbre cundía entre medios y ciudadanía. “¿Qué había ocurrido?”, “¿Alguien sabía algo?”, “¿Por qué de repente?”. Eran las frases que más se repetían en todos aquellos que iban enterándose de una noticia que había surgido de la nada, y de la que se tuvo constancia solo mientras ocurría en una rueda de prensa convocada por Sebastián Pérez en la que ni los medios conocían la magnitud de lo que ahí se iba a tratar.

“A las seis, aproximadamente, hemos presentado la renuncia, yo como alcalde y concejal, Isabel como concejala, y Sebastián Pérez también como concejal. Si Isabel y yo éramos los obstáculos para que no se pudiese hacer una buena gobernabilidad, hemos decidido retirarnos de nuestros cargos”, manifestaba el ex alcalde de Granada, quien ponía como condición para su retirada de la alcaldía la dimisión de Sebastián Pérez.

Trece años en el poder que pasaban a ser pasado en cuestión de minutos. Más de una década de mandato que dejaba la vía libre al nuevo alcalde en funciones, Juan García Montero, quien se hará a cargo del consistorio hasta que se desarrolle el pleno extraordinario urgente dedicado a comunicar la dimisión de los ex ediles y a pedir el acta de los concejales que deben sustituirles.

Para los partidos de la oposición esto es un comienzo, pero no la meta. Se congratulan con esta decisión, pero no ven el problema gubernamental zanjado con un paso que consideran “tardío y mal dado”. Así, todos y cada uno de ellos se acercaban a la Plaza del Carmen para plasmar unas opiniones centradas en un mismo punto: esto aún no ha acabado, la moción de censura continuará hasta que el PP salga del Gobierno.

“El alcalde ha querido morir matando, pero no va a valer”, expresaba Francisco Puentedura, portavoz de IU en el Ayuntamiento, tras conocer la noticia.

Mismo pensamiento era el compartido por el portavoz del PSOE en Granada, Paco Cuenca, quien señalaba: “Nada ha cambiado con la moción de censura. Todo lo contrario. Seguimos adelante con la misma condición: regenerar este Ayuntamiento”.“No tenemos garantía de que con estas tres dimisiones hayamos acabado con la corrupción en el ayuntamiento de Granada y hay que adoptar medidas muy importantes en Urbanismo”, enfatizaba por su parte el portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Granada, Luis Salvador.

Una lucha por la regeneración y la transparencia que desde la oposición se plantean lograr hasta acabar con la “irresponsabilidad que tanto el alcalde como Isabel Nieto y Sebastián Pérez han estado llevando en el Ayuntamiento hasta dejarlo en el atolladero”, indicaba Puentedura.

Una nueva etapa política comienza. Trece años de mandato han acabado de un solo plumazo. Ahora toca esperar qué le depara a Granada en este futuro difuso. Mientras tanto, el ex alcalde deberá observar lo que sucede, como él mismo destaca, en casa, con su familia, como un pensionista más.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Pudimos verlo directo en toda España en el telediario ,,,,dimitia mientras se tapaba la cabeza ,,con una manta ,,mientras era detenido por la policia ….