Jueves, 14 Diciembre, 2017

            

El balance positivo de Uche Agbo en el Granada

El centrocampista nigeriano dice adiós al club que le ha visto crecer tras un periplo de tres temporadas alternando filial y primer equipo

Uche Agbo, durante un partido ante el Real Madrid esta temporada | Foto: Pepe Villoslada / GCF
Daniel Sánchez-Garrido @Danisgr


image_print

Al igual que otros muchos jugadores esta temporada, Uche Agbo dice adiós al Granada CF. El centrocampista nigeriano se despide del club que le ha visto crecer desde que aterrizara en la tierra de la Alhambra en 2014.

Uche regresa a su club propietario, el Watford de Gino Pozzo. Aún no sabe cuál será su destino el próximo curso, pero su rendimiento en la temporada que acaba de finalizar ha disparado su cotización. El nigeriano, que cumplirá 22 años en diciembre, hace un balance muy positivo de su estancia en el Granada CF, a pesar de que la despedida se haya dado con un doloroso descenso.

El africano llegó al Granada para enrolarse en el filial en la temporada 2014-2015. Apenas tenía cumplida la mayoría de edad, pero pronto se vio que tenía mucho potencial, debutando en Primera División esa misma campaña de la mano de Abel Resino. Jugó seis minutos de un Levante-Granada, disputado en la jornada 24, que terminó con derrota nazarí en los últimos minutos. Ese mismo curso jugó 29 partidos con el Granada B y sumó un gol.

A la siguiente temporada, la 2015-2016, Uche Agbo ya era un habitual en los entrenamientos del primer equipo. José Ramón Sandoval le dio mucha confianza, llegando a otorgarle la titularidad en algunos partidos. Sumó seis partidos en liga y cuatro en Copa del Rey. En el Granada B, se hizo indiscutible tanto de central como de centrocampista. Jugó 24 partidos e hizo dos goles.

Y fue esta temporada cuando le llegó su momento. Heredó el dorsal de un mítico jugador del Granada, el ‘5’ de Diego Mainz, y ocupó ficha con el primer equipo. Con el proyecto asiático asomando por Granada, Uche alcanzó el cartel de imprescindible. Paco Jémez confió en él para ser su central de toque, pero la apuesta no terminó de convecer y, además, el ahora técnico del Cruz Azul mexicano no duró mucho en el banquillo rojiblanco.

Con Lucas Alcaraz, Uche Agbo regresó al centro del campo, donde ha dado un gran rendimiento durante todo el año futbolístico, siendo de los pocos que se salvan del naufragio granadinista. Ha jugado 31 partidos de liga y uno en Copa del Rey y ha sido indiscutible para casi todos los entrenadores que han pasado por el banquillo nazarí. La única excepción fue Lluís Planagumà, que lo dejó fuera en el único partido que estuvo al frente del primer equipo.

Tony Adams ha comentado en alguna ocasión que le gustaría que Uche siguiera, pero el jugador pertenece al fondo de jugadores de Pozzo y es propiedad del Watford, por lo que su continuidad era prácticamente imposible, más aún en Segunda División.

Uche Agbo sonríe tras su periplo en el Granada CF. En total, ha jugado 53 partidos en el Granada B y ha sumado 3 goles; además, ha jugado en total 43 partidos con el primer equipo rojiblanco horizontal. Este año, además, ha sido protagonista del cortometraje ‘Botas de Oro para África‘, un cortometraje inspirado en la historia personal de Uche Agbo, que comenzó a jugar a fútbol descalzo.

El Granada CF ha lanzado al mundo futbolístico a Agbo cuando llegó siendo un niño desconocido. Ahora, el africano afronta su futuro más inmediato con la experiencia de haber competido dignamente en la élite del fútbol español.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *