Martes, 17 Octubre, 2017

            

Dos años y medio de cárcel para el acusado de atropellar a varias personas cuando conducía bebido



image_print

Un hombre acusado de atropellar con su vehículo y lesionar a varias personas tras mantener una fuerte discusión en una discoteca de Ugíjar (Granada) ha aceptado hoy la pena de dos años y medio de prisión solicitada por el fiscal tras rebajar su petición inicial, que era de ocho años y medio de cárcel.

Durante la vista, celebrada en la Audiencia de Granada, la Fiscalía ha retirado el delito de desobediencia que le atribuía inicialmente y ha mantenido los de homicidio en grado de tentativa y contra la seguridad del tráfico con la atenuante de embriaguez.

Según el relato del fiscal, los hechos se remontan a la madrugada del 2 de junio de 2006, cuando el acusado, D.O.L., que se ha declarado culpable, mantuvo una fuerte discusión con otros individuos en una discoteca de Ugíjar, durante la cual le propinó un puñetazo en la cara a un hombre, que le hizo caer al suelo y lo provocó diferentes lesiones.

Finalizada la reyerta, al hacer acto de presencia una dotación de la Guardia Civil, en compañía de tres amigos subió a su coche y abandonó el lugar.

El acusado, que se encontraba en condiciones psicofísicas “muy mermadas” por la abusiva ingesta de alcohol, salió de la zona conduciendo el vehículo a gran velocidad, zigzagueando y dirigiendo el mismo hacia donde se encontraba el grupo de personas con el que había discutido, que tuvieron que apartarse.

Sin embargo, no pudo evitarse que el coche “en su alocada trayectoria” golpeara a uno de ellos, al que causó una contusión, y a otro, que fue golpeado en el pie izquierdo.

Sin reducir la velocidad, el procesado continuó conduciendo su vehículo en dirección a la población de Ugíjar.

Tras circular unos 600 metros, al advertir que otro hombre caminaba por la derecha de la calzada de forma ajena a las incidencias de circulación, giró el volante bruscamente y, con ánimo de atropellarle, le golpeó de lleno contra la luna del vehículo, desoyendo a sus acompañantes que insistían en que parase para auxiliar al herido.

Tras ser alertadas varias patrullas de la Guardia Civil, el acusado fue interceptado en el municipio de Cádiar y se produjo su detención, tras la cuál fue invitado a someterse a la prueba de alcoholemia, a lo que se negó en ese momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *