Lunes, 25 Septiembre, 2017

            

Denuncian al alcalde de La Zubia (Ganemos) por posible prevaricación y tráfico de influencias

Los hechos de los que se le acusan se remontan al 26 de octubre de 2005

Ayuntamiento de La Zubia, Granada | Foto: Archivo GD
E.P.


image_print

El alcalde de La Zubia (Granada), Antonio Molina (Ganemos), ha sido denunciado ante la Fiscalía Superior de Andalucía por posible prevaricación y tráfico de influencias relacionado con un proceso de selección de trabajadores de la piscina municipal, que suspendió después de que fueran elegidos los tres candidatos, y luego volvió a convocar tras modificar la composición del tribunal.

El denunciante es precisamente una de las personas que logró uno de los empleos ofertados inicialmente que sostiene que el alcalde actuó de forma “caprichosa y arbitraria” cuando el órgano seleccionador no le obedeció, incluyendo un “supuesto asesor técnico” que era de su confianza.

Así consta en la denuncia, a la que ha tenido acceso Europa Press, que se dirige además contra ese asesor técnico de la piscina municipal y la concejal de Personal en el Ayuntamiento, María Trinidad Montes Martín, también de Ganemos.

Los hechos se remontan al 26 de octubre de 2005, cuando el alcalde convocó por decreto la selección de tres personas dentro de las categorías de monitor de natación y monitor socorrista acuático. El 9 de noviembre, el tribunal seleccionador se reunió para tratar el asunto, una reunión a la que acudió un gestor comercial y asesor técnicos de la piscina municipal, “persona de confianza” del alcalde, quien supuestamente “trató de imponer su criterio” sobre los requisitos exigibles a los aspirantes y se enfrentó al tribunal, según consta en el acta.

El 10 de noviembre, el tribunal seleccionador hizo la propuesta de contratación de los tres aspirantes de mayor puntuación, entre los que se encontraba el denunciante, una propuesta que además se publicó en el tablón de anuncios del Ayuntamiento.

Sin embargo, un día más tarde, el 11 de noviembre de 2015, el alcalde, “vistas las personas seleccionadas y que el asesor por él enviado no impuso su criterio en la selección”, dictó un nuevo decreto para suspender el proceso, “sin expediente previo y a sabiendas de su injusticia, de forma grosera, arbitraria y como acto de poder”, según considera el denunciante.

La Junta de Gobierno Local aprobó el 23 de diciembre de 2015 las bases para la selección de trabajadores laborales temporales para prestar servicios en la piscina municipal, bases en las que “se dejan de aplicar” los criterios de selección de monitores. El objetivo era, según consta en la denuncia, “seleccionar a quienes el señor alcalde y el gerente de la piscina desean contratar”, “acomodando” las bases a los currículos de las personas que ellos querían.

El nuevo proceso de selección se produjo el 12 de enero de 2016, cuando se aprobó una lista de admitidos y de excluidos, y se nombró a un tribunal seleccionador incorporando como asesor a la persona que había acudido al primer proceso de selección. Según el denunciante, este proceso “es tan arbitrario” que ni siquiera se respetaron los plazos establecidos en la convocatoria, y además el tribunal actuó antes de ser nombrado, “vulnerando flagrantemente la ley”.

Por todo, el denunciante pide a la Fiscalía admita a trámite su denuncia contra el alcalde, la concejal y el asesor técnicos “y contra quienes puedan resultar responsables”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *