Miércoles, 20 Septiembre, 2017

            

Cuanto más optimistas, más impuntuales (Estudio)

Según el estudio, la impuntualidad sería un rasgo más de la personalidad del individuo, lo cual no significa que no puedan trabajar en ello para corregirlo

"Nos da tiempo, seguro" piensa el optimista


image_print

Hay países en los que la impuntualidad es una falta de respeto y de ética laboral, como en Estados Unidos o en Alemania. Pues bien, una investigación de la Universidad de San Diego State (Estados Unidos) ha determinado que la impuntualidad está relacionada con una personalidad optimista y despreocupada al tener una percepción del tiempo muy distinta que el resto.

Según el estudio, la impuntualidad sería un rasgo más de la personalidad del individuo, lo cual no significa que no puedan trabajar en ello para corregirlo. Las personas que normalmente llegan tarde a sus compromisos son, por norma general, más optimistas porque creen que que pueden llevar a cabo más tareas en el mismo tiempo concreto que otros, se crecen cuando están haciendo varias cosas a la vez y tiene beneficios a largo plazo, aunque esto les convierte en irrealistas y malos planificadores con el tiempo.

El estudio se realizó en la Universidad de San Diego en Estados Unidos. Para este estudio se separó en dos grupos a las personas seleccionadas: puntuales e impuntuales.

Posteriormente se les pidió que midieran mentalmente el tiempo en el que transcurría un minuto. A la hora de escrutar los resultados, las personas puntuales mostraron tener una percepción casi exacta del tiempo, a diferencia de los impuntuales que calcularon el minuto sobrepasando mentalmente los 77 segundos.

Los optimistas son, afirma el estudio, “malos gestores del tiempo”, es decir, son personas que otorgan más importancia a una buena “foto general”, más que a detalles insignificantes como puede ser llegar 10 minutos tarde. La clave es encontrar un balance entre el optimismo y el respeto a las personas, para aprender a convivir con el resto sin afectar sus costumbres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *