Miércoles, 13 Diciembre, 2017

            

Competir ya no es un problema

La opinión del periodista deportivo Rubén Cañizares

Celebración del tanto ante el Málaga | Foto: Antonio L. Juárez
Rubén Cañizares


image_print

El epílogo de 2016 está dejando un pequeño halo de luz en el camino de piedras y socavones por el que circula el Granada en esta Liga. Ha costado cuatro meses, un cambio de entrenador y una plantilla con un noventa por ciento de caras nuevas, pero para el Granada jugar cada fin de semana por fin no es una odisea. Podrá perder, y será así en muchos más partidos de los que nos gustaría, pero ese grupo de futbolistas que en agosto no sabían ni cómo posar en la foto inicial ha cuajado en un colectivo con una idea común. Gustará más o menos, pero el Granada ya compite, y cuando eso sucede mencionar la palabra permanencia no parece herejía.

El empate en La Rosaleda, más allá de polémicas arbitrales y riadas de interpretaciones sobre lo que dice el reglamento acerca del fuera de juego, consolidó una tendencia positiva. Cuatro de los últimos seis puntos en Liga y triunfo en la ida de Copa de dieciseisavos ante Osasuna. Tres partidos con buen color que deben ser refrendados en la última jornada del año ante uno de los equipos de moda, la Real Sociedad. Hacerse fuerte en Los Cármenes debe ser objetivo prioritario de Lucas y sus chicos para creerse de verdad con lo que hasta hace diez días parecía un milagro.

Y es que en apenas semana y media, la notable mejoría del conjunto rojiblanco ha servido para situar al equipo a solo tres puntos del descenso. Ahora toca rematar el año con buen pie y pedirle a los Reyes que la dirección deportiva tenga buen ojo el próximo mes de enero y le de al equipo lo que necesita. Con unos refuerzos invernales de calidad todo es posible en Granada, la tierra donde los sueños más impredecibles se hacen realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *