Domingo, 17 Diciembre, 2017

            

CCOO pide al gobierno la ratificación del convenio que regula los derechos de las empleadas del hogar

Trabajadoras del hogar se han concentrado en la Plaza del Carmen, convocadas por la Plataforma de Empleadas de Hogar de Granada, para exigir que España se sume al Convenio 189 de la OIT sobre empleo doméstico

Imagen durante la protesta | Foto: Anna Aquilino
Gabinete


image_print

La representante de CCOO en la Plataforma de Empleadas de Hogar de Granada – de la que forma parte el sindicato- Maria José Puertollano, ha explicado que lo único que pedimos es “una normativa laboral en igualdad de condiciones con el resto de los sectores”. A CCOO le preocupa que muchas de estas empleadas de hogar carecen de contratos laborales, y no están dadas de alta en la Seguridad Social.

Lo que, a juicio de la representante sindical, las mantiene al margen del sistema en la economía sumergida, sin derecho a prestaciones por desempleo, ni ayudas familiares. No sólo eso, sino que además, en muchas ocasiones las personas empleadoras no cumplen con los horarios estipulados en el Reglamento que regula el sector, en cuanto a salarios, ni descansos acordados. Por lo que “hace falta más vigilancia en este sentido”, ha explicado Puertollano (CCOO).

Por todo ello CCOO, como parte de la Plataforma de Empleadas de Hogar de Granada, pide que el Gobierno ratifique el convenio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que reconoce los derechos de las empleadas y empleados de este sector.

En 2016 y según datos de la Seguridad Social, en España hay 433.013 trabajadoras del hogar afiliadas a la Seguridad Social, lo que supone un 3% respecto al régimen general (RG), mientras que en Andalucía hay 47.155 (un 2,5% con respecto al Régimen General) y en Granada 5.931, lo que representa un 3% del RG.

Para CCOO, esta ausencia de derechos laborales pone de manifiesto la necesidad de igualar en derechos a las empleadas de hogar con el resto de colectivos, con leyes que permitan el acceso al desempleo; lo que a su vez permitiría que aflore el empleo sumergido, con los beneficios laborales, sociales y en ingresos para la Seguridad Social que esto supondría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *