Martes, 30 Mayo, 2017

Caja Rural de Granada cierra 2015 con 23,6 millones de beneficios

La ratio de eficiencia se situó en el 58,4 por ciento ligeramente superior a la del año anterior, mejorando la de muchas entidades de mayor volumen

Sede Cara Rural de Granada
E.P.


image_print

Caja Rural de Granada obtuvo en 2015 un beneficio después de impuestos de 23,6 millones de euros, de los que 16 millones irán destinados a incrementar sus reservas, reforzando aún más sus recursos propios y sus perspectivas de crecimiento futuro, y el resto a nutrir el Fondo de Educación y Promoción y a retribuir las aportaciones al capital de sus socios.

Así lo ha señalado el director general de la entidad, Dimas Rodríguez, durante la presentación de Boletín de Coyuntura Económica de Caja Rural de Granada, en la que se ha mostrado “satisfecho”, aunque los beneficios supongan un 17,8 por ciento menos que en el ejercicio anterior, con 28,7 millones en el mismo concepto.

Al igual que en 2014, la caja se mantuvo el pasado año como una entidad independiente, con un modelo de negocio basado en la proximidad y conocimiento del cliente, la prudencia en la gestión, la agilidad y rapidez en la toma de decisiones, desarrollando una actividad centrada en particulares, profesionales, pymes y autónomos, a los que presta un servicio cada vez más especializado y de calidad.

Así, la cooperativa de crédito granadina alcanzó en 2015 un volumen de capital y reservas superior a los 520 millones de euros, con una ratio de capital total (solvencia) del 16,93 por ciento, 1,61 puntos más que en 2014 y muy por encima del legalmente exigido, siendo una de las entidades más solventes del sector.

La ratio de eficiencia se situó en el 58,4 por ciento ligeramente superior a la del año anterior, mejorando la de muchas entidades de mayor volumen. En cuanto a la liquidez, también alcanzó una más que respetable ratio del 60,3 por ciento.

Todo ello gracias, según Rodríguez, a la “excelente” labor de la plantilla de la entidad, que alcanza los 812 empleados, y a una amplia red de oficinas, 196 sucursales repartidas en las provincias de Granada (158), Málaga (31), Almería (6) y Madrid (1).

El margen financiero, en valor absoluto, alcanzó los 106,6 millones de euros, lo que supone una reducción del 14,6 por ciento respecto a 2014, como consecuencia del entorno actual de bajos tipos de interés, que ha afectado, de manera especial, a nuestro margen mayorista, causante de tal reducción.

Sin embargo, ha aumentado la ratio sobre ATM en cuatro centésimas, pasando del 1,73 por ciento al 1,77 por ciento fruto de nuestro modelo de negocio, con un marcado enfoque comercial, basado en la calidad y en la vinculación de sus socios y clientes.

COMISIONES NETAS

La comisiones netas se cifraron en 28,7 millones de euros, en línea con el ejercicio precedente, y los costes de explotación alcanzaron la cifra de 70,9 millones de euros, un 0,5 por ciento inferior a la registrada en 2014, gracias a la política de contención y reducción del gasto emprendida por la entidad, consiguiendo mantener la ratio de eficiencia en el 58,4 por ciento, dentro de un cómodo intervalo en relación con la dimensión de la caja.

El margen de explotación alcanzó los 56,6 millones de euros, y, además, en 2015 se ha continuado con la labor de saneamiento de los activos más allá de las exigencias normativas. Así, las dotaciones netas en el ejercicio han supuesto 38,1 millones de euros, frente a los 46,5 millones de euros de 2014, mejorando la cobertura de los activos problemáticos y aumentando la calidad de la inversión crediticia, que se complementa con la excelente valoración de las garantías que posee.

Por otra parte, el “continuo reforzamiento” de los recursos propios ha permitido a Caja Rural obtener unas ratios de capital muy por encima de las legalmente exigidas.

Así, Caja Rural de Granada cierra el ejercicio 2015 con un volumen de capital y reservas de 520,7 millones de euros. La ratio de solvencia se sitúa en el 16,93 por ciento, siendo la ratio Common Equity Tier 1 (CET 1) del 16,84 por ciento, una creciente cifra que mantiene, un año más, a Caja Rural de Granada en el grupo de las entidades más solventes del sector.

Al finalizar 2015, el saldo de la inversión crediticia ascendía a 2.893,8 millones de euros, habiendo disminuido 38,8 millones de euros en dicho año, un 1,3 por ciento menos, lejos del 4,4 por ciento en que se ha reducido el sector, lo que ha provocado que la cuota de mercado en la provincia de Granada se incremente más de medio punto, pasando del 13,58 por ciento al 14,14 por ciento.

En lo que se refiere a activos dudosos, la entidad ha continuado con la senda bajista comenzada en el ejercicio 2014, y cuyo efecto en Caja Rural de Granada ha sido una reducción del 17,2 por ciento en el saldo de esta figura. Consecuentemente, la ratio de dudosidad ha disminuido hasta el 8,61 por ciento, 1,5 puntos por debajo de la media del sector (10,12 por ciento).

El continuo esfuerzo realizado en provisiones también ha permitido mejorar su cobertura, que ha pasado a ser del 48,1 por ciento, algo inferior a la del sector, debido a las menores exigencias en provisiones derivadas de unas mejores garantías en el conjunto de nuestras operaciones.

El Grupo Caja Rural, al que pertenece y con el que está comprometido Caja Rural de Granada, está compuesto por 29 entidades que funcionan bajo el modelo de banca cooperativa. El Grupo, constituido en torno a la Asociación Española de Cajas Rurales (AECR), gestiona un total de 55.649 millones de euros de activos y cuenta con 8.480 empleados y 2.359 oficinas en toda España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *