El uso del aire acondicionado y su efecto sobre las infecciones respiratorias

Tos seca, irritación o inflamación de garganta y de las vías respiratorias son algunas de ellas, aunque existen multitud de remedios caseros y naturales para combatirlas

Aires acondicinados, fachadas, edificios, ventanas, muros
El uso inadecuado del aire acondicionado aumenta en un 20% el riesgo de sufrir afecciones respiratorias. | Reportaje gráfico: Gabinete
GabineteGabinete
0

El uso inadecuado del aire acondicionado aumenta en un 20% el riesgo de sufrir afecciones respiratorias. Entre las más comunes, provocadas por el aire acondicionado, sobresale la tos seca. Uno de los tratamientos más usados para esta dolencia son los jarabes, entre los cuáles está Flutox, que además de calmar la tos seca de forma rápida es apto para personas con celiaquía o alergia a la lactosa. También existen multitud de remedios caseros y naturales que pueden ayudar en su tratamiento. Otros síntomas comunes por el uso del aire acondicionado son la irritación de garganta y la inflamación e infección de las vías respiratorias.

Aire acondicionado y afecciones respiratorias

Un mal uso del aire acondicionado puede provocar la aparición de cuadros catarrales leves, laringitis, sinusitis o faringitis. En cualquier caso, estas dolencias poco graves pueden desembocar en afecciones más peligrosas para la salud como, por ejemplo, las neumonías. Normalmente, esto sucede cuando se utiliza el aire acondicionado a temperaturas extremadamente bajas, cuando se produce un descenso brusco de las temperaturas y con la existencia de gérmenes en los filtros de los sistemas de climatización.

Para evitar estos cuadros graves, los expertos recomiendan mantener la temperatura entre los 22 y los 24 grados y los niveles de humedad del aire entre el 35 y el 60% durante el verano. Lo importante es evitar que haya grandes diferencias entre la temperatura exterior y la interior, no superando los 15 grados de diferencia.

Además, es sumamente importante mantener el dispositivo del aire acondicionado en unas buenas condiciones higiénicas, ya que cuando descuidamos su limpieza se pueden generar cúmulos de agua que pueden provocar contaminación por hongos. Cuando estos de dispersan por el aire, pueden llegar a provocar una inflamación del tejido pulmonar, lo que se conoce como alveolitis alérgica extrínseca, una afección especialmente peligrosa para las personas asmáticas.

Alimentos que ayudan a prevenir la tos seca

En casos de tos seca, hay una serie de alimentos que nos ayudan a cuidarla, al tiempo que nos permiten prevenirla. Estos alimentos nos ayudarán a mantener hidratada y lubricada la garganta, ya que favorecen la salivación, reduciendo la irritación de la tráquea y la mucosa de la faringe. Además, también nos permiten suavizar la tos, una vez que esta haya aparecido.

La miel es uno de los alimentos más efectivos para combatir la tos seca, gracias a sus propiedades antibióticas, antibacterianas y expectorantes. Además, debido a su viscosidad, la miel genera una capa protectora que calma las irritaciones. Se puede tomar sola o mezclada con agua en leche para ingerirla más diluida. Consumir propóleo también es muy recomendable.

La miel puede tomarse sola o mezclada con agua en leche para ingerirla más diluida.

El chocolate negro también es un alimento estrella en el combate de la tos seca, puesto que contiene una substancia que ayuda a calmarla: la teobromina. Como no se diluye en leche, el chocolate negro tiene un porcentaje más elevado de este compuesto químico. Para combatir la tos seca, es aconsejable consumir 60 gramos al día de chocolate negro.

Finalmente, los caramelos específicos para la tos son otro de nuestros grandes aliados a la hora de suavizarla. Como ayudan a producir un mayor número de saliva, lubrican la garganta y reducen la picazón y la irritación.

Remedios con plantas medicinales

Muchas plantas contienen propiedades terapéuticas que nos ayudan a frenar la tos seca, en concreto aquellas que cuentan con la propiedad antitusígena. Por ello, aunque ingerir cualquier tipo de líquido suaviza la tos y la irritación de garganta, es especialmente recomendable el consumo de infusiones realizadas con este tipo de plantas.

El tomillo, la malva, el regaliz, el gordolobo, los llantenes, el anís verde o la grindelia son algunas de las plantas medicinales con más propiedades para frenar la tos seca. Se pueden aprovechar por separado o consumir conjuntamente para potenciar sus efectos.

Algunas plantas medicinales también pueden ayudar a reducir la tos seca.

Remedios naturales con beneficios sobre la tos seca

Uno de los remedios naturales que podemos realizar en nuestra propia casa son los vahos o los baños de vapor. Para aumentar su efectividad, se pueden utilizar hierbas como el eucalipto o el laurel. Si optamos por un baño de vapor, nuestro cuerpo también se relajará, reduciendo el estrés que algunas personas experimentan al enfermar. Para garantizar su efecto, es importante asegurar que el espacio donde realizamos los vahos o los baños de vapor está perfectamente cerrado.

Los ungüentos también son otros de los remedios naturales que cuentan con una gran eficacia contra la tos seca. Se pueden extender por diferentes zonas del cuerpo, pero lo mejor es aplicarlos directamente sobre el pecho. Los ungüentos mejoran la tos seca en la medida en que van siendo inhalados y, además, calman las zonas donde se aplican.

Para suavizar la tos seca también se pueden realizar gárgaras con agua con sal, agua con miel y limón o miel y manzanilla. De este modo, se suavizará el picor de garganta, cuando el líquido ingerido entre directamente en contacto con esta parte del cuerpo.

Por último, aunque su eficacia no está completamente demostrada, colocar una cebolla en la habitación mientras se duerme ayuda a reducir la tos seca. Como es un expectorante natural, se cree que la cebolla, cortada en trozos y colocada en una zona próxima a la cama, reduce la intensidad de la tos durante la noche.





Se el primero en comentar

Deja un comentario