Un día leí un libro y mi vida cambió

IMG_8467
Avatar for Joan Carles March
0

El escritor Orhan Pamuk lo tenía claro: «Un día leí un libro y mi vida entera cambió».

Luis García Montero, el director del Instituto Cervantes y gran escritor y poeta me comentó: “Recuerdo un día de fiebre leyendo a Vicente Aleixandre. Ahora en los días de cama o enfermedad leo lo que antes estaba leyendo, el libro del momento. La tristeza literaria es un buen remedio para la tristeza vital”.

Fernando Valverde, el gran joven poeta, dice a mi pregunta sobre qué te apetece leer cuando estás enfermo: “Poesía, es lo que leo, normalmente clásicos, porque ayuda a identificarme con el dolor de los otros en otro tiempo, a sentirme acompañado y a comprender que el sufrimiento no es algo egoísta, sino una muestra de nuestra humanidad que puede hacernos mejores porque nos sitúa en la herida del mundo”.

Y la gran poeta Raquel Lanseros me explicaba que lo que leía siempre era poesía.

Si preguntamos a profesionales de la Salud, nos encontramos al Dr. Guillermo García Ribas, Coordinador del Grupo de Estudio de Conducta y Demencias de la SEN, que explica: «Nuestro cerebro, para que goce de una buena salud, necesita que lo mantengamos activo, que lo ejercitemos. Sin embargo, y a pesar de que es uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo, no siempre dedicamos el tiempo suficiente a cuidarlo». Asimismo, la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria recuerda que promocionar el hábito de la lectura desde edades tempranas influye no solo en la capacidad lectora sino en el desarrollo integral del niño/a.

Profesionales universitarios comentan en un artículo científico que la lectura es una actividad que enriquece nuestras vidas y nos abre las puertas a la información y el conocimiento, aunque también leemos por entretenimiento: las buenas historias también contribuyen a hacer volar la imaginación y son una válvula de escape en determinadas situaciones (depresión, estrés). Cuando leemos, no solo estamos mejorando nuestra memoria de trabajo. Está demostrado que la lectura nos hace sentir mejor y más positivos. Además, puede mostrarnos nuestra propia vida reflejada en la de otra persona. Nuestra empatía con los demás se extiende a través de la lectura, al igual que lo hacen nuestra imaginación y nuestra comprensión. Su estudio concluye aproximarnos a una idea de la lectura no solo como fuente de formación e información, sino que puede aportar al individuo otros valores necesarios para su Salud y Bienestar. Los resultados observados permiten considerar que las motivaciones de los lectores van más allá de lo anterior, ya que en la mayoría de los casos las personas que contestan la encuesta identifican como motivaciones prioritarias de la lectura los valores gratificantes para la Salud, como la gestión de emociones, paliar sentimientos negativos y mitigar la soledad, que podrían tener un carácter preventivo y saludable.

Y además, un estudio de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Yale (EE.UU.) y publicado en la revista Social Science & Medicine concluyó que leer libros puede aumentar nuestra vida útil.

Otros profesionales, literatos y famosos han dicho sobre la lectura aspectos interesantes como:

A. Warren Buffett está cansado de explicar que la clave de su inteligencia, tanto emocional como práctica, parte de haber leído muchísimo. Y a ello podemos añadir muchas frases de personajes diferentes:

B. «El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho». Miguel de Cervantes Saavedra, escritor español.

C. «Que otros se enorgullezcan por lo que han escrito, yo me enorgullezco por lo que he leído». Jorge Luis Borges, escritor.

D. «Un libro debe ser el hacha que rompa el mar helado que hay dentro de nosotros». Franz Kafka, escritor.

E. «Si esta nación es tan sabia como fuerte, si queremos alcanzar nuestro destino, entonces necesitamos más ideas nuevas, más hombres sabios, más libros buenos en más bibliotecas públicas. Estas bibliotecas deben estar abiertas a todos, excepto al censor. Debemos saber todos los hechos, escuchar todas las alternativas y oír todas las críticas. Acojamos libros polémicos y autores controvertidos». John Fitzgerald Kennedy, Ex – Presidente de los Estados Unidos.

F. «Aprender a leer es lo más importante que me ha pasado. Casi 70 años después recuerdo con nitidez esa magia de traducir las palabras en imágenes». «Seríamos peores de lo que somos sin los buenos libros que leímos, más conformistas, menos insumisos y el espíritu crítico, motor del progreso, ni siquiera existiría». Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura.

G. «La lectura es para la mente lo que el ejercicio es para el cuerpo». Joseph Addison

H. «No hay disfrute como la lectura». Jane Austen

I. «El que ama la lectura, tiene todo a su alcance». William Godwin.

Y así podríamos seguir encontrando personas importantes hablando del poder de la lectura.

Para muchos de nosotros, no hay nada como perderse en un buen libro y más en verano, en vacaciones. La lectura nos permite escapar de las tensiones cotidianas; pero cada vez más investigaciones están descubriendo algunos beneficios muy reales para la salud y el bienestar. Veamos algunos beneficios más:

1. Leer reduce el estrés

El estrés puede aumentar los riesgos de accidente cerebrovascular y enfermedades del corazón. Nuestro ritmo de vida hace casi imposible eliminar el estrés por completo, pero hay cosas que podemos hacer para reducir el estrés y evitar que se convierta en un grave problema de salud. Una de ellas es la lectura. Según un estudio de 2009 realizado por la Universidad de Sussex (Reino Unido), la lectura puede reducir los niveles de estrés en un 68%, incluso más que escuchar música o ir a pasear. Tan solo 6 minutos de lectura -ya sea un periódico o un libro- reducen el ritmo cardíaco y la tensión muscular. Perdernos en un libro nos hace escapar de las preocupaciones y las tensiones de la vida diaria afirman. La lectura frecuente ayuda a liberar tensiones y a razonar de mejor manera los problemas. Leer abre la mente a nuevos escenarios para vivir otras experiencias y aprender cosas nuevas. Ello consigue que centremos nuestra atención en otros campos, lejos de nuestros problemas rutinarios, provocando un estado de relajamiento.

2. Leer frena el deterioro cognitivo

A medida que envejecemos, nuestro cerebro se ralentiza, y las tareas como recordar un nombre o el número de piso de un conocido, ya no lo son tanto. Sin embargo, según varios estudios, la lectura podría ayudar a frenar o incluso prevenir el deterioro cognitivo. Además, un estudio realizado por investigadores del Rush University Medical Center en Chicago (EE.UU.) y publicado en la revista Neurology, concluyó que la lectura y otras actividades que estimulan la mente pueden retrasar la demencia. Estos resultados apoyan los de un estudio anterior publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, que halló que los adultos mayores que leían, jugaban al ajedrez y participaban en otras actividades de desafío mental tenían 2,5 veces menos probabilidades de desarrollar Alzheimer.

3.Mejora la memoria

El simple hecho de leer de forma frecuente es suficiente para aportar grandes beneficios a nivel cognitivo. La lectura mejora la capacidad de abstracción, permitiendo desarrollar la capacidad de comprensión y de inferencia, fomentando la creación de nuevas conexiones entre las neuronas. Estas conexiones, mientras más numerosas sean, hacen que se ralentice el deterioro cognitivo natural que llega con el paso del tiempo. Asimismo, puede mejorar nuestra capacidad de memoria. Leer diariamente enriquece a al cerebro con una mayor cantidad de historias, palabras y sensaciones. Cada vez que leemos se crea en nuestro cerebro un nuevo recuerdo que engloba todos los nuevos datos. La lectura, considerada un potente apoyo para aumentar la capacidad cognitiva, ayuda al cerebro a conservar la información que ha ido archivando con el paso del tiempo, mejorando los reflejos memorísticos de las personas.

4.Leer mejora el sueño

Los smartphones se han convertido en nuestros compañeros de cama habituales. Y la ciencia nos confirma que puede causar estragos en el sueño. Un estudio de 2016 publicado en la revista Social Science & Medicine confirmó que el uso de un smartphone justo antes de acostarse está relacionado con una duración de sueño más corta y peor calidad de sueño. Esto se debe principalmente a que la luz emitida por los dispositivos reduce la producción de melatonina en el cerebro, una hormona que nos ayuda a dormir. Leer un libro no electrónico ayuda a dormir mejor. Leer al menos media hora antes de dormir permite conciliar el sueño de mejor manera por las noches. La lectura fomenta un estado de relajación, permitiendo que nuestros músculos liberen tensión, creando un estado de calma idóneo para el descanso. La lectura, de hecho, activa la imaginación, y nos hace conciliar el sueño de manera sana y natural.

5. Leer puede mejorar las habilidades sociales

Algunas personas ven los libros como una forma de escapar del mundo real y la ciencia ha demostrado que cuando se trata de habilidades sociales, la lectura puede tener sus puntos positivos. Así, un estudio de 2013 publicado en la revista Science halló que las personas que leen ficción pueden tener una mejor capacidad de entender que las creencias, deseos y pensamientos de las personas son diferentes a los suyos; esto es, tener más empatía. Y descubrieron que lo distintivo de los seres humanos es que hacemos intercambios sociales con otras personas que no están preprogramadas por instinto. La ficción puede aumentar y mejorar nuestra experiencia social.

6. Leer nos hace más inteligentes

Muchos estudios han demostrado que la lectura puede aumentar el vocabulario de un individuo, que se ha relacionado con una mayor inteligencia. Cuanto más fuertes son las habilidades iniciales de lectura de una persona, más inteligente es. Un estudio de 2014 publicado en la revista Child Development determinó que los niños con mejores habilidades de lectura a la edad de 7 años obtuvieron calificaciones más altas en los tests de Cociente Intelectual que aquellos con habilidades de lectura más débiles. La lectura influye causalmente en la inteligencia. Todo esto estimula la inteligencia emotiva y la capacidad de probar más empatía.

7.Para mantener la mente ágil a lo largo de los años.

Una buena salud de la mente pasa en gran parte por los libros. Se dice que los amantes de la lectura pueden disfrutar de un declive de las facultades mentales mucho más lento que el resto.

8.Crea nuevas conexiones neuronales.

La lectura tiene un efecto estimulante sobre la actividad cerebral y fortalece las conexiones neuronales. Cuando leemos, hacemos que nuestro cerebro tenga que pensar, ordenar ideas, establecer relaciones entre ellas, poner en marcha la imaginación y echar mano de la memoria. Todo eso mejora nuestra capacidad intelectual y estimula a nuestras neuronas.

9. Una escuela de empatía.

Leer nos permite acceder a “mundos diversos”, lo que puede llevarnos a que una norma que no nos cuestionamos pase a ser una observación explícita, susceptible de replantearse. Leer la historia de diferentes personas nos ayuda a comprender los sentimientos y pensamientos ajenos, sin que sea tan importante que esas personas sean reales o imaginarias. Los individuos que leen ficción a menudo parecen mejores a la hora de entender a otra gente, empatizar con ellos y ver el mundo desde su perspectiva.

10.Gimnasia cerebral.

La lectura mantiene el cerebro en forma; de hecho, el ajedrez o los crucigramas, ayuda a que nuestra mente aguante con salud durante décadas. Leer incluso podría ayudar a prevenir el alzheimer. Durante la lectura hay “un incremento sustancial e inesperado en el flujo sanguíneo en el cerebro”, dicen científicos. “Prestar atención a textos literarios requiere la coordinación de múltiples funciones cognitivas complejas”. La lectura atenta y reposada facilita el pensamiento analítico y crítico y también nos ayuda a concentrarnos y a centrarnos en un tema y no en veinte a la vez.

11.Es muy positivo que la lectura comience lo antes posible.

La lectura ayuda a ampliar la capacidad de atención de los niños, ya que “las historias tienen un comienzo, un desarrollo y un final», es decir, «una estructura que empuja a nuestros cerebros a pensar de forma secuencial, y a enlazar causa, efecto y significado». Comenzar a leer de niños (y hacerlo mucho) ayuda a desarrollar la comprensión lectora, a ampliar el vocabulario y está relacionado con un mayor conocimiento tanto académico como práctico en los siguientes años. Un estudio del Centro Médico del Hospital Infantil de Cincinnati apunta que los niños de entre 3 y 5 años a quienes se lee cuentos también muestran mayor actividad cerebral en las imágenes de resonancia magnética. No sólo en las áreas que dan significado al lenguaje sino también en las que son importantes para la visualización, probablemente porque se imaginan la historia. El responsable del estudio recomienda leer cuentos a los niños y adolescentes y además conversar con ellos sobre las historias, ya que es una etapa en la que necesitamos una experiencia rica en emociones: las reacciones emocionales son más intensas y tenemos más capacidad de aprendizaje que de adultos. Además, la literatura ayuda a forjar nuestra identidad, ya que altera nuestras conexiones mentales y crea nuevas ideas y formas de pensar.

12.Leer relaja.

Uno de los efectos positivos que tiene leer es que es un buen ejercicio de relajación. De hecho, leer relaja mucho. La lectura nos ayuda a dormir, leyendo un libro en papel.

En definitiva, la lectura ayuda a reducir el estrés y la ansiedad; leer 6 minutos sin distracciones ayuda a reducir el estrés. En el tiempo de lectura, relajamos los músculos y se acompasa nuestro ritmo cardíaco. También nos permite escapar de la realidad, nos enseña nuevas formas de ver la vida, a relativizar, e incluso a ser más empáticos, según diferentes informes y estudios.

Por tanto, la lectura es una de las actividades más beneficiosas para la salud de nuestro cerebro. Leer estimula la actividad cerebral y fortalece las conexiones neuronales. Yo este verano he leído a Rosa Montero y sus historias de mujeres “Nosotras”, a una escritora alemana hablando de los okapis, o a Manuel Jabois, o libros de mi trabajo sobre emociones, sobre Comunicación, sobre liderazgo, sobre equipos, sobre música, sobre lectura, sobre silencio,…… Todas las lecturas me han llenado y abierto al mundo, me han relajado y divertido, me han facilitado el dormir y me han hecho más feliz. Espero que la lectura de este artículo te sirva para ti. Gracias por leerlo.



Se el primero en comentar

Deja un comentario