La UGR corta sus lazos con universidades e instituciones israelíes

La institución académica recalca su "firme compromiso con la paz" y la intención de "contribuir al fin de esta masacre"

Sentada Palestina Israel UGR
Acampada de estudiantes de la UGR en contra de la represión israelí en Palestina | Foto: Antonio L. Juárez
Europa Press
0

La Universidad de Granada ha anunciado este viernes la suspensión de la colaboración científico-técnica y de movilidad con universidades e instituciones israelíes que no hagan una "condena firme de la violación de derechos humanos" y hasta que no cesen las operaciones militares en la guerra en Gaza, en el marco de "un firme compromiso con la paz, la justicia social, la salvaguarda de los derechos humanos y la cooperación entre los pueblos".

Lo ha indicado tras la reunión extraordinaria del consejo de gobierno de la UGR convocada para abordar este asunto en el edificio Quinto Centenario, ante al que a su vez los promotores de la acampada solidaria con Palestina que desde hace más de una semana se lleva a cabo en el campus de Fuentenueva, en los conocidos como paseíllos universitarios, han convocado una concentración.

Ya el pasado 8 de mayo, justo el día que comenzaba la acampada solidaria en los paseíllos universitarios, el rector de la UGR, Pedro Mercado, apostó por que la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) fijara la posición del sistema universitario español sobre una posible "eventual suspensión" de "las relaciones académicas con universidades e instituciones de educación superior israelíes que no condenen de forma expresa la agresión a la población civil palestina".

Esa misma semana la Junta Rectora de CRUE se posicionó en el sentido de "revisar y, en su caso, suspender los acuerdos de colaboración con universidades y centros de investigación israelíes que no hayan expresado un firme compromiso con la paz y el cumplimiento del derecho internacional humanitario".

En la misma línea, las diez universidades públicas andaluzas mostraron su "compromiso inquebrantable" con el "respeto íntegro a los derechos humanos y la paz". En concreto, la UGR, "ante el agravamiento de la situación en la Franja de Gaza" y condenando "las violaciones de los derechos humanos que está sufriendo la población civil" gazatí, se comprometió a tomar conocimiento del resultado de la Junta Rectora de la CRUE "para su debate y la aprobación de una propuesta de declaración institucional".

Consejo de Gobierno de la UGR | Foto: Gabinete

Los acuerdos del consejo de gobierno extraordinario de la UGR celebrado este viernes se toman para "contribuir" en el marco de sus competencias al "fin de esta masacre y hasta tanto no se produzca el cese de las operaciones militares o la condena firme de la violación de derechos humanos por parte de las universidades e instituciones con las que se mantienen relaciones académicas o de investigación".

Pasan por suspender, según ha detallado la UGR, "la movilidad entrante y saliente de estudiantes, personal docente e investigador", así como técnico, de gestión, administración y servicios con universidades israelíes, en concreto los acuerdos bilaterales de movilidad Erasmus+ K171", y "los convenios de lectorado y cursos de verano suscritos" con las universidades de Bal-Illan y de Tel-Aviv.

Pedro Mercado, en unas declaraciones a los periodistas tras el consejo de gobierno de este viernes, ha referido solo un caso de una persona afectada en la UGR, que terminará su curso y volverá a su país, mientras "se suspenden todos los acuerdos correspondientes" que seguían en vigor al igual que las movilidades que se habían aprobado.

Se acuerda también "no firmar nuevos acuerdos, ni participar en nuevos proyectos internacionales de cooperación académica con universidades israelíes" e "intensificar las relaciones con universidades palestinas y cooperar con las ONG que trabajan sobre el terreno para ayudar y acoger a estudiantes, investigadores y profesores palestinos".

También a estudiantes, investigadores y profesores que, "con independencia de su nacionalidad, hayan sido represaliados por su oposición a la masacre". Además se van a suspender la cooperación científico-técnica con instituciones israelíes en el seno de los consorcios de investigación promovidos por la Comisión Europea en los que participa la UGR y exista, al menos, un socio de origen israelí. Son los denominados PARC, Nabiheal, Iriscc, NanoPaInt e Intense, formados por 200, 14, 53, doce y 16 socios respectivamente.

En concreto, se evitará la explotación de infraestructuras científicas de la UGR por personal investigador de estas instituciones y se suspenden las estancias de investigación tanto entrantes como salientes. Se ha determinado por último no participar en nuevos convenios, acuerdos o proyectos de investigación en colaboración con universidades, organismos o instituciones israelíes.

Mientras tanto, la UGR seguirá impulsando, según ya detallaron desde la institución académica, un "plan extraordinario de actuación para atender a personas vulnerables" de la comunidad universitaria granadina, que hasta la fecha ha llevado a cabo actuaciones como la atención social a través del Servicio de Asistencia Estudiantil, o la ayuda psicológica desde el Gabinete Psicopedagógico.

Se ha articulado un fondo especial de ayuda económica gestionado por el Centro de Iniciativas de Cooperación al Desarrollo. Además, se está trabajando en el desarrollo de una línea de ayudas extraordinaria para acoger doctorandos de universidades palestinas afectadas.

Ayudas para refugiados

Por otro lado, el Vicerrectorado Igualdad, Inclusión y Compromiso Social de esta institución académica andaluza mantiene en su plan propio de cooperación al desarrollo 2024 un programa, con un presupuesto de 26.267 euros, que parte de la base de que "las crisis que padecen diversos países han creado situaciones de emergencia académica", según consta en dicho documento, consultado por Europa Press.

Ello conlleva una "la grave alteración o quiebra de sus sistemas de educación superior y la aparición de grandes obstáculos que deben enfrentar sus estudiantes e investigadores, dando lugar a la necesidad urgente de proporcionarles asistencia para que puedan continuar con sus labores académicas, lo que resulta dramático en el caso del colectivo de estudiantes, docentes e investigadores" refugiados o demandantes de asilo.

Este programa se articula en dos acciones fundamentales por un lado para el apoyo a estudiantado, personas docentes e investigadoras refugiadas o demandantes de asilo, con becas y ayudas, así como acciones de mentoría y acompañamiento y para el desarrollo habilidades lingüísticas, asesoramiento jurídico, atención psicosocial o traducción.

Por otro, conlleva acciones en materia de personas refugiadas dirigidas a la comunidad universitaria y sociedad en su conjunto, con actividades de sensibilización y concienciación sobre la "situación de personas refugiadas o demandantes de asilo, y del voluntariado en entidades de apoyo a dichos colectivos".

Acampada en paseíllos

En sus declaraciones a los medios para valorar los acuerdos tomados en referencia con el conflicto en Palestina, el rector de la UGR ha indicado, preguntado por el desarrollo de la acampada que continúa en los paseíllos universitarios, que se enmarca dentro de un ejercicio "propio de la propia universidad" en el ámbito de la libertad de expresión, manifestación y reunión.

Mercado ha dicho no tener "ninguna constancia de ningún hecho" que haya supuesto alteración alguna del normal desarrollo de la acampada, pues "hasta ahora todas las acciones que se han llevado han sido en el marco de ese derecho de manifestación".

La UGR ha procurado que discurra en el "cauce de esos derechos" de los acampados, "y de los demás", y por lo demás, en la línea del "compromiso con esta causa, sobradamente el consejo de gobierno ha emitido su mensaje y su acuerdo claro" en línea con la CRUE, ha agregado el rector que ha indicado que los acuerdos no tienen repercusión económica, en tanto afectan en este terreno a los que se iban a firmar en el futuro.







Se el primero en comentar

Deja un comentario