Girona-Covirán: De luchar por un sueño a pelear por mantenerlo vivo

Los novatos de la competición vuelven a verse las caras este sábado en una nueva batalla clave por la permanencia en la ACB

Coviran Granada Basquet Girona
Thomas Bropleh y Marc Gasol en el encuentro disputado entre Girona y Covirán en el Palacio | Foto: Antonio L. Juárez
Ainoa Morano
0

Llega una nueva final para el Covirán Granada. La ACB ha adoptado en los últimos días una velocidad de crucero que apenas deja reflexionar sobre lo ocurrido el pasado miércoles en el Palacio, ni tampoco permite pensar con la calma necesaria en el próximo enfrentamiento de los rojinegros. Este sábado los granadinos ponen punto y final a una semana con tres partidos y que, de momento, presenta un balance negativo. Las derrotas ante Manresa y Barcelona dejan a los granadinos al borde de un precipicio que podría esquivarse con un triunfo en Fontajau.

Sabor agridulce el que se siente al analizar los últimos dos encuentros de Covirán Granada. La sensación es de que se pudo ganar, pero también de que aun falta un poco más de intensidad, de fuerza, de puntería o quizás una pizca de suerte para que la victoria vuelva a reencontrarse con un plantel rojinegro que sigue creyendo en su salvación. Esa ansiada permanencia que mantiene en vilo a seis equipos, a unos más que a otros. Esa deseada salvación que podría estar más cerca o más lejos en función de lo que ocurra este sábado, a partir de as 18:00 horas, en Girona.

Los novatos de la competición se vuelven a ver las caras. Qué tiempos aquellos en los que la pelea entre ambos era para lograr un sueño y no para tratar de mantenerlo vivo. Girona y Covirán Granada, dos caminos prácticamente paralelos, sobre todo, en la presente temporada. El plantel de Aíto García Reneses no comenzó tan bien como el de Pablo Pin. De hecho, su inicio de campaña les obligó a llevar el cartel de claros candidatos al descenso durante demasiadas semanas. Su momento dulce llegó con la entrada del nuevo año. Cuatro victorias consecutivas que los metían de lleno en la lucha por un puesto en la Liga Endesa el próximo año. Después, otro declive. De las últimas diez jornadas, Girona suma tan solo dos victorias, un balance que los ha hecho seguir pendiendo de un hilo y que los lleva a marcar este encuentro contra Covirán Granada como un duelo vital para sus aspiraciones.

Un juego y unas sensaciones demasiado similares

En las últimas semanas, incluso meses, las desconexiones del Covirán Granada han sido el principal escollo para lograr victorias. Los minutos de apagón, esos momentos en los que el equipo no encuentra su juego, su intensidad defensiva ni su acierto de cara al aro. Esos instantes en los que el rival sentencia el partido. Todo esto que en Granada se ha vuelto ya algo habitual, también ocurre en Girona.

Los de Marc Gasol conocen de primera mano lo que es perder un encuentro por salirse del partido durante unos instantes. Ocurrió en el Martín Carpena. Un parcial de 31 a 18 en el tercer cuarto decantó la balanza hacia el lado del Unicaja. Misma historia ante UCAM. Parcial de 30 a 14 en el tercer periodo y victoria para los murcianos. Igual en la Fontenta, tercer cuarto, apagón, 34 a 9 y derrota. Tras el descanso, Girona pierde fuelle, baja los brazos y su rival sentencia el partido. Si a esto se le une los problemas que Covirán Granada suele sufrir, bien en el arranque del partido o bien al borde del descanso, la victoria se decidirá en quince minutos claves. Si ambas desconexiones se dan, el equipo que logre desaparecer menos del parqué conseguirá el triunfo.

La defensa como arma para la victoria

Si algo positivo se puede sacar de los encuentros ante Manresa y Barcelona es que la actitud defensiva de los granadinos es clave para mantenerse vivo en el encuentro. Dejar a todo un Barcelona durante cuatro minutos sin ver fortuna de cara al aro solo se puede conseguir con una intensidad y fuerza a nivel defensivo excelente. Aquí estará la clave de todo en este recta final de temporada.

El Covirán Granada deberá emplearse a fondo en su actitud bajo aros, pues enfrente tendrán a todo un campeón de la NBA. Junto a él, Kameron Taylor, con unas rachas anotadoras letales y un Quino Colom que a base de veteranía y una gran lectura del juego es capaz de ser un efectivo de garantías en la dirección del juego y en la anotación.

Mejorar los porcentajes de tiro también será vital. Sin triples no hay victorias y sin tiros libres la competitividad sobre el parqué se hace demasiado cuesta arriba. Importante también el average. Girona venció en el Palacio con una ventaja de 14 puntos, una distancia demasiado holgada y difícil de salvar en este duelo de la segunda vuelta, aunque no imposible. Para este encuentro, a priori, Luke Maye será duda. El estadounidense fue baja de última hora ante el Barcelona y, según ha explicado Pablo Pin, continúa con ciertas muestras de dolor. En función de sus sensaciones en el último entrenamiento ya en Girona se evaluará su disponibilidad para el partido.







Se el primero en comentar

Deja un comentario