Los pianistas ‘virtuales’ del Conservatorio Superior de Música Victoria Eugenia

Los alumnos y los profesores se han tenido que adaptar para seguir con las clases online desde casa durante el confinamiento

foto-clases-piano
Vídeo de clases y exámenes online de piano del Conservatorio Superior de Música Victoria Eugenia de Granada con el profesor Miguel Ángel Rodríguez
María José RamírezMaría José Ramírez
0

La música dejó de sonar en el Conservatorio Superior Victoria Eugenia de Granada cuando se decretó el estado de alarma. Se pararon las clases presenciales, pero los alumnos y los profesores siguieron son sus tareas desde casa, adaptándose a una nueva forma de aprender y de impartir enseñanzas musicales nunca antes desarrollada. El profesor de piano Miguel Ángel Rodríguez cuenta a GranadaDigital que ha habido “muchos problemas”, pero que el rendimiento académico de los alumnos “ha sido muy superior al esperado”. “Han pasado de estar en un piso en Granada a estar en un entorno familiar, la mayoría estable y sin problemas de salud. Son todos adultos y se dedican exclusivamente a estudiar el grado superior y han estudiado muchísimo”, destaca.

“La docencia online tiene algunos aspectos que no se pueden cubrir”, resalta este profesor de piano. Especialmente “el aspecto físico y cuestiones posturales”. Miguel Ángel Rodríguez comenta que está habituado a “corregir la posición del brazo o del hombro del alumno” y ahora ha tenido que “ir viéndolo en vídeo y sospechando que una situación postural no era correcta”. Además, el tema acústico es el que más afecta también a una clase online. “Las ‘app’ de videoclases están orientadas a la voz. El piano tiene un primer aspecto de percusión de primer ataque y luego el decaimiento, que la app lo interpreta como ruido de fondo. En clases de piano y de violín es nefasto. Las clases online no son complicadas más que por la transmisión del sonido, que es complicado. Muchos alumnos tienen Adsl en el pueblo y no da para más y es más complicado”, apunta.

Después de cada clase online de piano, Miguel Ángel Rodríguez ha enviado a sus alumnos la tarea correspondiente. Éstos se han grabado en vídeo tocando el piano que cada uno tiene en casa y lo han subido a una plataforma de más calidad como Vimeo o Youtube para que la tarea pudiese ser evaluada por el profesor. “Me he encargado de hacer indicaciones sobre la partitura general para que el alumno pueda ver su propia interpretación en Youtube, la partitura de la obra en cuestión con las correcciones y mis manos, para ver los ejemplos al piano que le exponía”. La principal dificultad a la que se han enfrentado ha sido “el sonido”, pero en cambio ha habido “más implicación” de los alumnos, resalta Miguel Ángel.

Pepe Guillén estudia segundo de Enseñanzas Artísticas Superiores de piano en el Conservatorio Superior de Música Victoria Eugenia de Granada y ha seguido con las clases en su casa en Ogíjares. Reconoce que han estado “bastante bien, aunque no es lo mismo tener al profesor al lado, que te coja el brazo y te corrija”. “A través de Zoom y Skype se veía bien el movimiento y entendía lo que quería el profesor”, asegura.

Clase online de piano con indicaciones sobre la partitura del profesor | Foto: Miguel Ángel Rodríguez

Exámenes online de piano a través de Instagram

Además de las clases, los alumnos también realizan los exámenes de piano en casa. Algunos de ellos ya se han examinado y lo han hecho a través de los directos que ofrece Instagram. “He descubierto que Instagram transmite de manera direccional y no tiene algoritmos de suspensión de sonido. Hemos creado un entorno privado en Instagram y el alumno emitía, mientras que los compañeros y el profesor escuchaban. El sonido es muy razonable y, además, se queda grabado en la plataforma como garantía de reclamación también, tanto para el alumno como para quien lo está evaluando”, indica Miguel Ángel. “Han sentido nervios, aunque el profesor les mirara a través del móvil”, señala. Este profesor de piano ha preferido que se examinaran “a tiempo real porque el efecto directo se tiene que valorar”. “El resultado ha sido satisfactorio”, añade.

Pepe Guillén, que se ha examinado del segundo curso superior de piano, reconoce que el examen ha sido “como una audición”. “Sentí la misma presión de estar en un escenario con 200 personas mirándote. Estaba con el piano en el salón y mi padre trabajando al lado, pero lo veían los compañeros y el profesor y la presión era igual cuando entraba en directo en Instagram”, asegura. En el examen tuvo que interpretar la sonata Op.28 de Ludvig van Beethoven.

Para María del Mar Moreno, la presión ha sido mayor pues ha realizado el último examen de la carrera ya que cursaba el cuarto curso de piano en el conservatorio. El examen lo realizó en su casa en Montilla, a la que se marchó el fin de semana en el que se decretó el estado de alarma. “En casa tengo un piano vertical mecánico y tuve la suerte de venirme aquí y quedarme el confinamiento, porque en el piso de Granada tengo uno eléctrico”, comenta. María del Mar Moreno interpretó la Toccata Op.11 de Sergei Prokofiev, “considerada una de las piezas para piano más difíciles jamás compuesta”, como resalta su profesor Miguel Ángel Rodríguez. Para ella fue “una situación totalmente nueva porque no era un examen más, era el último”. “Me ha encantado hacerlo por directo en Instagram porque era como una audición, pero sin público al lado. Me ha servido porque tenía la sensación de nerviosismo igual que si estuviera en directo”, comenta.

El conservatorio no estaba preparado para ofrecer la formación online ya que “nunca se ha trabajado a nivel telemático” y toda esta situación le ha pillado “por sorpresa”, como asegura Miguel Ángel, quien destaca que “si no fuera por esta situación, no se haría así”. Los profesores se han esforzado en transmitir sus conocimientos a través de las nuevas tecnologías y los alumnos también han puesto todo de su parte. “Algunos se han tenido que quedar encerrados en sus pisos en Granada y tocar un teclado eléctrico y no un piano de cola como tienen en clase”, indica el profesor. Peor ha sido para los percusionistas del grado superior del conservatorio, “que no pueden tener en casa un juego de timbales, por ejemplo, que cuesta unos 9.000 euros”, señala. “Los pianistas y percusionistas son los más perjudicados. Un violinista, por ejemplo, siempre toca el mismo instrumento, pero los alumnos de piano en clase tocan el piano de cola del conservatorio y en casa algunos solo tienen un teclado”, agrega.

Fotomontaje de la audición online de los alumnos de piano | Foto: Miguel Ángel Rodríguez

Aunque las clases del conservatorio han seguido de manera online, hay algunas asignaturas que no se han podido impartir como música de cámara. “Se realiza en grupos de forma simultánea y a nivel online es imposible. No hay forma de poder hacer música de cámara, ni de orquesta. En música es imposible el retardo de un segundo. Es un hándicap”, asegura el profesor de piano. El alumno Pepe Guillén asegura que las clases que ha tenido de esta asignatura han sido “más difíciles”. “Estoy en un sexteto de viento madera y grabar, montar y encajar el vídeo todos era bastante difícil”, indica.

Próximo curso en el conservatorio

De cara al siguiente curso en el conservatorito todo es incierto. El siguiente reto son las pruebas de acceso. “Se han retrasado 15 días, para cuando estamos en fase 3. La Junta ha planteado que se hagan de forma presencial el 9 de junio con las medidas sanitarias”, explica Miguel Ángel. Para el comienzo del curso hay tres escenarios que se barajan. El primero, el de total normalidad, es “improbable”. El segundo, con formación virtual, es igual a la situación actual y hay asignaturas que no se pueden impartir. El tercero sería con formación presencial en grupos reducidos y alternando con formación virtual. “Soy optimista, pero si hay un rebrote en agosto, no hay más que hablar. Salvo que la situación sea muy mala, creo que empezaremos de forma normal adaptada a las nuevas circunstancias con las medidas de seguridad”, apunta el profesor.





Se el primero en comentar

Deja un comentario