Mielotxin y la Banda Municipal de Íllora triunfan en el Parapandafolk

Casi sesenta personas se suben al escenario para ofrecer un concierto espectacular que entusiasma a los asistentes

MIelotxin press (5)
Un momento de la actuación de Mielotxin y la Banda Municipal de Íllora | Foto: Gabinete
GabineteGabinete
0

Espectacular fue el concierto que el grupo navarro dio el jueves por la noche en la segunda jornada del Parapandafolk, en compañía de la Banda Municipal de Íllora. Cerca de sesenta personas se subieron al escenario para un concierto conjunto que llevaban semanas preparando, y que redimensionó completamente la música de los norteños. Mielotxin se formó con el objetivo de reactualizar y revitalizar la música popular navarra de norte a sur con canciones cantadas tanto en castellano como en euskera, otras instrumentales, de danza, populares o de autor que reflejan nuestra riqueza y variedad cultural desde una propuesta moderna en la línea de la wordmusic actual.

Así, comenzaron recordando las andanzas del musicólogo Alan Lomax por tierras navarras y granadinas, y se pudieron escuchar sus grabaciones de hace setenta años previamente a la interpretación de cada uno de ellos. El trabajo de la Banda Municipal de Íllora, dirigida por Miguel Ángel Valenzuela, dio alas al repertorio, tan emotivo como bailable de Mielotxin, con momentos deslumbrantes por su fuerza sonora. Dirigidos por su cantante y acordeonista Iñigo Aguerri, el grupo hizo gala de un alto nivel de comunicación, que hizo partícipe al público, que les ayudó vocalmente en sus Jotas de ronda, y navarras, danzas del Valle de Baztan y coplillas recogidas ya en las lindes con Aragón, muchas de ellas con dobles intenciones, pícaras e iconoclastas. También tocaron instrumentales, como el emotivamente dedicado a una niña ugandesa llamado ‘Manuela’, en los que la Banda brilló a una altura casi sinfónica. Fue un concierto de los que son raros de ver por la valentía y el trabajo que supone, pero a los que está ya acostumbrada la Banda Municipal de Íllora, que el año pasado lo hizo ya con el grupo Highlanders.

 

Turno para Anxo Lorenzo y los Jóvenes Clásicos del Son

Hoy toman el testigo otros dos artistas: Anxo Lorenzo y los Jóvenes Clásicois del Son. Lorenzo (28 de diciembre de de 1974) es un músico gaitero orginario de Moaña, que es un municipio situado en la parte meridional de la comarca del Morrazo en la provincia gallega de Pontevedra, en el noroeste de España.

Comienza a tocar la flauta con tan solo 5 años y la gaita a los seis. Con ocho años ingresa en el Conservatorio Superior de Música de Vigo donde recibe clases de solfeo, armonía, piano y flauta barroca y gaita con Carlos Núñez Muñoz, obteniendo buenas calificaciones. También asiste a cursos de gaita con Antón Corral, Patrick Molard o Fred Morrison. Durante cinco años asiste al Taller de Instrumentos Populares Gallegos de la Universidad Popular de Vigo, bajo la dirección de Antón Corral.

Desde los doce años colabora con grupos de música tradicional de Galicia como Xarabal, Duos Pontes, Semente Nova o Lembranzas Galegas, con los que realiza trabajos de investigación y recogida de música tradicional así como grabaciones, conciertos y giras por España, Francia, Estados Unidos, Inglaterra e Irlanda.

Como solista y compositor ha subido a los escenarios de los más importantes festivales del mundo celta como el Festival Intercéltico de Lorient, el Festival do Mundo Celta de Ortigueira, el Festival Intercéltico do Morrazo y el Folkherbst de Alemania o el William Kennedy Internacional Festival Piping y ha realizado giras por distintos países europeos y americanos.

Ha recibido los más preciados galardones del mundo de la gaita como el premio Macallan del Festival Intercéltico de Lorient. Este festival lo componen 4.500 artistas cantantes, bailarines, artistas plásticos, universitarios y cineastas, de Escocia, Irlanda, País de Gales, de Cornualles, Isla de Man, Galicia, Asturias, Gran Bretaña, Estados Unidos, Canadá y Australia, siendo visitado por 650.000 personas. En este evento se otorga el Premio Macallan, ahora denominado Maccrimmon, considerado como el «premio Nobel de la gaita» en artes gallegas y asturianas. También ganó el premio del prestigioso festival Folkherbst, el festival más importante de Alemania de música de raíz.

Además de su vertiente tradicional, artistas de los más variados estilos han solicitado su colaboración como Mónica Molina, Skape, Chambao, Poncho Ka, Los Feliz, Amistades Peligrosas, Kathryn Tickell o Rory Campbell, logrando una fusión natural de la gaita gallega con el pop, el rock y la música electrónica.

Foto promocional de Jóvenes Clásicos del Son

En cuanto a Jóvenes Clásicos del Son, se trata de un grupo de jóvenes y talentosos músicos cubanos que, en 1994, se reúne con un objetivo en común, rescatar el clásico y un tanto olvidado son cubano.

Así surgen, bajo la dirección de Ernesto Reyes “Palma”, los Jóvenes Clásicos del Son, con el formato y el estilo de un septeto de música tradicional, compuesto por: contrabajo, guitarra, tres, congas, bongos, percusión menor y voz.

En su repertorio aparecen los géneros más conocidos de la música cubana: el son, el changüí, el nengón, la rumba, el bolero, la guaracha, entre otros.

El éxito del grupo aparece tras grabar su primer disco: No pueden parar, con el cual reciben el premio al mejor grupo del año (1997) en Cuba. Este premio les abre las puertas a la radio y a la televisión, así como a todos los eventos musicales más importantes dentro y fuera del país.

Este grupo de jóvenes, con la fuerza interpretativa que los caracteriza en escena, le devuelve al son cubano la frescura y la autenticidad que hizo de este ritmo el preferido dentro del amplio espectro de los ritmos bailables de la Isla, por lo que son capaces de poner a bailar a más de 20 mil personas en los más renombrados festivales de Jazz del mundo.

Han compartido escenarios con renombradas figuras de la música cubana e internacional como: Oscar de León, el Canario, Rubén Blades, Luther Vandross, Harry Belafonte, Natale Cole, Compay Segundo, Buena Vista Social Club, Van Van, Chucho Valdés, Wynton Marsalis, Stephanie Mills, Babyface, Cachaito, Vocal Sampling, entre otros.

Durante su carrera, el grupo ha realizado diversas giras: en 1995 recorrió España, Francia, Suiza y Austria para presentarse en el Festival de Bilbao, Valencia, Santiago Compostela, Barcelona; el de Suristan Madrid; Antilla Cosmopolitan, Sala Apolo, en Barcelona; en los clubes New Morning y La Java, en París; en el Festival La Fiesta del Sol, en Marsella.

En la discografía de la agrupación cubana se encuentran seis fonogramas: No pueden parar (Artcolor, 1996), Fruta Bomba (Tumi Music, 1999), Tambor en el alma (Tumi Music, 2001), Menos Jóvenes, más Clásicos (Unicornio, 2005), Cantan en llano (Colibrí, 2011) y Pedacito de mi vida (Independiente, 2014).
Jóvenes Clásicos del Son ha recibido varios galardones como el premio otorgado en 1995 por la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (EGREM) como Mejor Grupo Novel del Año.

Otro importante reconocimiento fue la invitación que les hizo Leo Brouwer para participar como invitados especiales en el Festival Internacional de Guitarra de La Habana en 1998. Asimismo, el grupo obtuvo nominaciones al Cubadisco en 2001, 2007 y 2009, en la categoría de música tradicional cubana.



Se el primero en comentar

Deja un comentario