‘Sin ayudas nos arruinan’, el ‘SOS’ de la hostelería de Granada

Empresarios y trabajadores del sector claman por un plan de rescate que salve de la ruina a miles de personas

Manifestación en contra del cierre de la hostelería en Granada
Imagen de la manifestación de este jueves convocada por el sector | Fotos: Antonio L. Juárez | Vídeo: Carlos Gijón
Miguel López RiveraMiguel López Rivera
0

Miles de empresarios y trabajadores de la hostelería en Granada se han manifestado en la mañana de este jueves para reclamar un plan de rescate al sector. Bajo el lema ‘Sin ayudas nos arruinan’, la marcha ha recorrido todo el centro de la capital desde Gran Vía hasta el Palacio de Congresos. Cacerolas, silbatos y hasta petardos. La marcha convocada por la Federación de Empresas de Hostelería y Turismo de la provincia ha paralizado el centro de Granada. Los manifestantes han guardado la distancia de seguridad, al tiempo que han lanzado una señal de ‘SOS’, pues aseguran que no hay disociación posible entre el criterio sanitario y el económico: “Ambas son la misma cosa”. La movilización ha tenido un marcado acento crítico. Pero, eso sí, de manera transversal. Las protestas y los gritos de guerra han tenido como destinatarios a Ayuntamiento de Granada, Junta de Andalucía y Gobierno central por igual. Por eso, el recorrido se ha iniciado frente a la Delegación del Ejecutivo autonómico -en el edificio de La Normal-, la administración que ha aplicado las últimas restricciones, y ha avanzado unos metros para pasar por delante del Palacio de los Müller, sede de la Subdelegación. Más adelante, la Plaza del Carmen, los gritos han llegado hasta el Consistorio antes de terminar leyéndose un manifiesto en el Palacio de Congresos. Es la segunda vez que los hosteleros se concentran para exigir ayudas ante la complicada situación que atraviesa el sector. La primera tuvo lugar el 22 de septiembre, con una respuesta multitudinaria y sin precedentes. Esta, sin embargo, ha roto toda barrera antes establecida. Horeca Andalucía y Hostelería España también han convocado diferentes marchas en el resto de provincias de la comunidad y en otras de toda la geografía española.

Cifras

Y es que si los empresarios del ramo son una de las patas sobre las que se asienta la economía de todo el país, en Granada esta situación es aún más palpable habida cuenta de la tradición turística de la provincia y, particularmente, de la capital. Según datos de la Federación, Granada es la provincia de España con más bares por ciudadano y tiene registradas 5.000 empresas de hostelería y turismo. Además, posee 982 establecimientos de hospedaje, con aproximadamente 34.000 plazas de alojamiento, lo que la convierte en un referente para todo el estado. Para ponerlo en contexto, basta el hecho de que en la capital se concentran hasta seis hoteles de cinco estrellas frente a los únicamente dos de una ciudad de enorme tradición turística como Málaga, que a su oferta de playa, sol y gastronomía ha incorporado en los últimos años también el aliciente de los museos o del apartado de I+D+i. Algo parecido pasa con los ‘cuatro estrellas’ (35 a 25), según datos de las agencias públicas del sector. Y todo pese a que Granada tiene la mitad de población que la capital de la Costa del Sol, cuya Área Metropolitana supera en habitantes los de toda la provincia granadina. Otros sectores, como el de los instaladores, han mostrado su apoyo a los hosteleros en redes sociales.

Los convocantes han calificado las medidas de “irrisorias e insuficientes”, al tiempo que han recordado que “sin rescate, las empresas no sobrevivirán”. La patronal del sector en la provincia también subraya el hecho de que Granada es uno de los cinco primeros destinos de España y uno de los líderes mundiales del turismo durante todos los fines de semana del año. Además, los empresarios del ramo afirman que el sector genera de forma directa el 15% del PIB provincial, pero “puede llegar a representar de forma indirecta al 30% del PIB”. Cabe recordar que las últimas medidas adoptadas por la Junta de Andalucía, además de prohibir la movilidad entre municipios y decretar el cierre de la comunidad -con la clara afección al turismo que ello lleva aparejado-, obliga a todos los bares, cafeterías y restaurantes a cerrar durante dos semanas a partir de las 18.00 de la tarde por no considerarse establecimientos esenciales. Pero en Granada ni siquiera tienen ese margen de once horas a partir del levantamiento del toque de queda (de 22.00 a 7.00 para toda la comunidad).

Para ver la galería completa, haga clic sobre la imagen:







Se el primero en comentar

Deja un comentario