“Los que nos cuidan hoy, mañana también necesitarán cuidados”

Lola Vellido, enfermera gestora de casos del Hospital de Neurotraumatología y Rehabilitación del Virgen de las Nieves de Granada, reflexiona sobre la crisis sanitaria por el Covid-19

Lola Vellido, enfermera
Lola Vellido, enfermera gestora de casos del Hospital de Neurotraumatología y Rehabilitación del Virgen de las Nieves de Granada | Foto: Cedida
GabineteGabinete
0

“El impacto del Covid-19 será sanitario, económico y también emocional. Estamos ante una situación excepcional que requiere de actuaciones rápidas y contundentes sin espacio ni margen para el error, pero somos humanos y tenemos ese mal plus. Esta sociedad, y mi colectivo –el sanitario- en particular, está demostrando que el trabajo y el ingenio les avalan. Todos los días estamos viendo en las redes su incansable trabajo y disponibilidad, además de su implicación en pro de la sociedad. A veces, la vida nos pone a prueba para ver si somos lo suficientemente fuertes para seguir adelante”, asegura Lola Vellido, enfermera gestora de casos del Hospital de Neurotraumatología y Rehabilitación del Virgen de las Nieves de Granada.

“En estos momentos, las enfermeras y enfermeros tenemos un reto: dar respuesta a las necesidades de salud que nuestra sociedad nos está demandando. Y lo estamos haciendo con cuidados efectivos, eficientes y aceptables, usando para ello hasta la creatividad y el ingenio. Las acciones demuestran de qué está hecho el corazón de los enfermeros; un corazón lleno de bondad y de compromiso a la sociedad, a sus pacientes, a sus usuarios. Un cuerpo abatido pero con un corazón compasivo”, asegura Lola Vellido.

“La esencia de nuestra profesión es el cuidar. Como ya he dicho en varias ocasiones, la enfermería lleva implícito en sus genes, en su ADN, la humanización, ya que los pacientes son la esencia de nuestra existencia. ¡Qué importantes son las personas que en los momentos tan difíciles te animan, te aconsejan, te muestran un gesto de cariño y no te dejan caer!”.

“Así pues, hay una enorme tarea por delante para abordar con éxito cuando esta pesadilla termine y es el componente emocional de los profesionales, de todas las enfermeras y enfermeros que día a día han estado expuestos a situaciones muy dolorosas, cambiantes y estresantes que pueden tener repercusiones importantes en su quehacer diario. Seres humanos que sienten, sufren, se agotan, se emocionan, dudan, se equivocan, viven con una alta presión asistencial, tienen una familia que ha podido enfermar o que incluso ellos mismos lo han hecho y que siguen en la brecha y no podemos ni debemos olvidarlos”.

“Son momentos difíciles para todos y todos unidos conseguiremos salir de ellos. Lo que hacemos por nosotros mismos muere con nosotros; lo que hacemos por los demás y por el mundo permanece y es inmortal. Gracias compañeros”, añade Lola Vellido.

 



Se el primero en comentar

Deja un comentario