Los granadinos tendrán que levantar el pie del acelerador: las carreteras convencionales reducen su velocidad a 90km/h

La medida buscará disminuir la siniestrabilidad en estas vías, una de las cuales tiene el índice de peligrosidad más alto de toda Andalucía

n-323A carretera convencional
N-323A | Foto: Google Maps
Nacho Santana | @NachoSantana_27
0

Los granadinos tendrán que levantar el pie del acelerador desde hoy. Al menos así será en las carreteras convencionales con las que cuenta la provincia. El motivo no es otro que la entrada en vigor del Real Decreto 1514/2018, del 28 de diciembre por el que se modifica el artículo 48 del vigente Reglamento General de Circulación referido a los límites de velocidad en las carreteras convencionales.

Tras un mes de margen para que se cambiase la señalización, entra en vigor esta medida, que obligará a reducir la velocidad en estas vías hasta los 90 kilómetros por hora. De este modo, se espera reducir la cifra de catorce fallecidos que ha habido en Granada en las carreteras convencionales, lo que supone un 73% de la cifra total de la provincia. Además, se buscará combatir también las salidas de la vía por exceso de velocidad en carreteras convencionales, lo que ha supuesto un 45% de los accidentes mortales en Granada.

Dada la modernización de la red de carreteras granadinas, muchas de estas carreteras convencionales tienen un uso minoritario, si bien hay otras que cuentan aún con bastante circulación. Destacan en este caso tres en concreto: la GR-16, encargada de conectar desde la A-7 en la zona de Motril hasta Playa Granada, y las N-340 y N-340A, que acompañan la autovía del mediterráneo. Además, entre estas carreteras se encuentran otras como la N-323, que conecta Bailén con Motril; así como la N-323A, enlace desde Cubillas hasta la zona de Campotéjar.

El fin principal de esta medida no es otro que el de reducir la siniestrabilidad en este tipo de vías, que son las que más accidentes mortales acumulan. Según Automovilistas Europeos Asociados (AEA), Granada cuenta con tres puntos negros, dos de los cuales están en carreteras convencionales. El primero de ellos es el kilómetro 427 de la N-432, que acumula 51 accidentes en los que ha habido 98 víctimas, siendo el 79º punto más peligroso de todo el país. El segundo, con solo cinco accidentes y seis víctimas, es curiosamente el punto con mayor índica de peligrosidad de toda Andalucía y el 19º del país. Se trata del kilómetro 168 de la N-323 con un índice de peligrosidad media de 368,2, según indican los datos de EAE.



Se el primero en comentar

Deja un comentario