La estrategia condenó al Granada CF

Dos acciones a balón parado, una suerte dominada por los de Diego Martínez, dieron el triunfo al CD Numancia | Los rojiblancos continúan sin ganar sin Montoro

NUMANCIA-GRANADA-BALÓN-PARADO
Los jugadores del Granada CF y del Numancia esperan el lanzamiento de una falta | Foto: La Liga
Chema Ruiz EspañaChema Ruiz España
0

A diferencia de otras temporadas, la solvencia en labores defensivas, sobre todo a balón parado, ha caracterizado al Granada CF de Diego Martínez. Sin embargo, una desconexión de poco más de cinco minutos tras el descanso, acentuada por la ausencia de Germán, llevó al cuadro rojiblanco a encajar dos tantos en acciones de estrategia, casi la mitad de los que había recibido hasta entonces.

El conjunto rojiblanco se plantó en Los Pajaritos con un registro de solo cinco goles encajados en jugadas a balón parado, de los que cuatro fueron desde el punto de penalti. Restando estos, los de Diego Martínez solo habían recibido de esta manera el tanto de Álvaro Traver frente al Sporting, en una falta que nadie remató y acabó superando a Rui Silva.

Pero dos errores groseros en jugadas muy similares enturbiaron la estadística. Después de intentarlo sin suerte en el primer acto, el Numancia, y más concretamente Fran Villalba, encontró en el corazón del área rojiblanca una enorme laguna sin Germán. Ahí, el gaditano impone su ley. Atienza se encontró el esférico para anotar con el pie, casi sin oposición, cuando solo pasaba un minuto del descanso, e inmediatamente después, David Rodríguez no falló desde los once metros tras una inocente mano de Martínez, completando el castigo al aletargamiento granadino.

ATASCO SIN MONTORO

Pero la derrota ante el Numancia no solo llegó por el balón parado. Una vez más, el Granada CF evidenció la relevancia de Ángel Montoro, un jugador que aún hoy no tiene un recambio en la plantilla. Formaron Fede San Emeterio y Ramón Azeez que, si bien es cierto que no cuajaron un mal choque, no fueron capaces de paliar la ausencia del centrocampista valenciano en cuanto a la construcción del juego.

El conjunto rojiblanco anuló la capacidad creativa numantina, pero no fue capaz de proponer en ataque. Se hizo con el esférico pero, sin su director de orquesta, no supo cómo inquietar seriamente a Juan Carlos, que solo de manera aislada se vio obligado a intervenir. El cambio de sistema con la entrada de Pozo y Puertas en el segundo acto tampoco mejoró la situación, pese al gol.

La posesión no fluye cuando Montoro no está sobre el césped y jugadores determinantes, como Ojeda o Vadillo, pierden presencia sin el valenciano. El reflejo de ello se puede observar en la estadística de remates, que en Soria cayó hasta en seis disparos con respecto al duelo ante Las Palmas.

Además, el conjunto rojiblanco aún no sabe lo que es ganar sin Montoro, y casi ni marcar. De los cuatro partidos que ha disputado sin el ‘19’, el cuadro dirigido por Diego Martínez ha perdido dos -en Soria y ante Osasuna- y ha empatado a cero otros dos -frente el Numancia en la primera vuelta y contra el Extremadura-. En ninguno de ellos ha logrado superar los ocho disparos y, como consecuencia, solo ha logrado anotar un gol, el de Puertas el pasado sábado.

SEGUNDOS, PESE A TODO

En cualquier caso, el conjunto rojiblanco ha cerrado la jornada 32 del campeonato en segunda posición y, por tanto, en plazas de ascenso directo. El Albacete terminó empatando frente al Tenerife, por lo que no consiguió alcanzar a los de Diego Martínez, aunque sí recortar su distancia a un solo punto.

El Málaga, que también empató, por lo que se instala en cuarta posición, tres unidades por debajo de los nazaríes. Estos aventajan en cuatro puntos al Deportivo, que es quinto, y en seis al Cádiz. La diferencia con el Mallorca, el primer equipo fuera de playoff, es de siete puntos.



Se el primero en comentar

Deja un comentario