El jurado declara culpable al acusado de matar al marido de su ex en Fuente Vaqueros

El veredicto ha sido unánime, tomando en cuenta el reconocimiento de los hechos y las declaraciones de los testigos y los médicos forenses

Audiencia y tribunal superior de justicia de Andalucia en Granada
Real Chancillería de Granada, sede del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía en Granada | Foto: Archivo GD
Europa PressEuropa Press
0

Un jurado popular ha declarado culpable de los delitos de homicidio y tenencia ilícita de armas al hombre de 42 años juzgado esta semana por la Audiencia Provincial por la muerte del marido de su ex pareja en Fuente Vaqueros, en el área metropolitana de Granada.

En su declaración ante el tribunal de la Sección Primera, el procesado reconoció que lo mató y mostró su arrepentimiento por ello, si bien mantuvo que fue “sin querer” y bajo los efectos del alcohol y los tranquilizantes.

Fuentes del caso consultadas por Europa Press han señalado que el veredicto se ha producido por unanimidad, tomando en cuenta el reconocimiento de los hechos por parte del procesado, y las declaraciones de los testigos y los médicos forenses. El jurado se opone igualmente a la concesión de la suspensión de la condena y del indulto.

En el transcurso de una discusión que reconoció que se inició a las puertas de su casa, de la que era copropietario con su ex mujer, en la noche del 7 de abril de 2018, el procesado reconoció que salió a buscar un “rifle”, luego sacó “el arma para que se fuera”, y posteriormente la víctima le “echó mano” y ésta “se disparó”.

En la lectura de sus conclusiones definitivas, la Fiscalía, que renunció a varios de los testigos que había propuesto, modificó este pasado martes la calificación de los hechos, por los que en un principio pedía 22 años y medio de cárcel para el acusado por la presunta comisión de asesinato y tenencia ilícita de armas.

La petición de la acusación pública quedó, tras esta modificación, en once años por la presunta comisión de un delito de homicidio más nueve meses por la supuesta tenencia ilícita de armas, al entender el fiscal que no hubo alevosía por parte del procesado y que disparó al finado a larga distancia, pero no con un “bastón pistola” como se consideró inicialmente. Se sumaron a esta petición la acusación particular, en representación de la mujer del fallecido, que ejerce el letrado Félix Fernández, y la defensa.

En la mañana de este miércoles, el jurado popular recibió el objeto del veredicto y se retiró a deliberar, habiendo sido convocado a las 13:30 horas para la lectura de su veredicto en la sede de la Audiencia en la Real Chancillería.

En su declaración ante el tribunal, el acusado mantuvo que, a las puertas de su casa, se inició una “pequeña discusión”, por unos motivos que ha dicho desconocer, con su mujer y su marido en ese momento, un hombre de 40 años nacido en Marruecos, y señaló que estaba “un poco mareado”.

El “rifle” que fue a buscar era “pequeño” y no un “bastón pistola”, indicó también, reconociendo que le “enfadó” que su mujer entrara en su casa en el transcurso de la discusión. El finado le “agredió” primero, dijo, incidiendo también en que no sabía “qué tenía” en “contra” suya.

Cuando ejerció su derecho a la última palabra, el procesado, que está en prisión provisional por estos hechos y queda ahora pendiente de la sentencia condenatoria que, conforme al veredicto del jurado y las peticiones de las partes, le impondrá la Audiencia, volvió a reconocer que lo mató, adhiriéndose también a lo manifestado por los testigos, que aludieron a un disparo a distancia.

El fiscal mantenía que la mujer reprochó sobre las 1:15 h. del 7 de abril de 2018 a su ex marido la influencia que pudiera tener un amigo en permiso penitenciario que estaba residiendo en la casa, en los hijos que tienen en común, en concreto uno de 13 años que vivía con él.

La mujer se habría introducido en la casa comenzando “a lanzar a la calle la ropa y enseres”. El procesado, que se había ausentado del lugar tras el inicio de la discusión, volvió armado, “iniciándose un forcejeo en el transcurso del cual se dispara el arma sin herir a nadie”.

Cuando el matrimonio venía de la casa de otro familiar al que habían buscado para que intermediara, el procesado disparó al marido de su ex mujer “sin que éste tuviera posibilidad alguna de defensa”, expuso el fiscal.

El proyectil entró en cavidad abdominal produciéndole la muerte entre las 3:00 y las 3:30 h. de ese mismo día por hemorragia masiva. El arma, conocida como “bastón pistola” y prohibida, no ha sido encontrada.

Los forenses que declararon en el juicio señalaron que el disparo se debió de hacer desde una distancia que habría sido larga en tanto no había en el cuerpo del fallecido una marca de tipo “quemadura” o “tatuaje” que se queda cuando se dispara cerca, y que tenía lesiones derivadas de una pelea física.

Las declaraciones del acusado, los testigos y los peritos, y las lecturas de conclusiones e informes por las partes, este pasado martes, tuvieron lugar en el edificio judicial de Caleta para asegurar el cumplimiento de las medidas contra el coronavirus.

 







Se el primero en comentar

Deja un comentario