A juicio el acusado de romperle un vaso en la cabeza a otro en una pelea en un bar

El golpeado perdió un ojo y la Fiscalía pide ocho años de prisión para el presunto autor

Audiencia y tribunal superior de justicia de Andalucia en Granada
Fachada principal de la Audiencia provincial | Foto: Antonio L. Juárez
Europa PressEuropa Press
0

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Granada acoge este martes el juicio contra un hombre acusado presuntamente de romper un vaso de cristal en la cabeza de otro en el transcurso de una pelea en un bar de Granada, razón por la que el golpeado perdió un ojo y para el que la Fiscalía pide ocho años de prisión por la presunta comisión de un delito de lesiones.

Según consta en el escrito de acusación pública, al que ha tenido acceso Europa Press, este hombre, de nacionalidad ecuatoriana, con autorización de residencia y sin antecedentes penales, le propinó a la víctima “un fuerte golpe en el rostro” con el vaso que portaba en la mano durante una discusión en un bar, “con ánimo de menoscabar la integridad física de este”.

A consecuencia de dicha agresión y debido a la rotura del vaso a causa del golpe, la víctima “sufrió heridas incisas en la cara” y, entre otras lesiones, “hundimiento del globo ocular “y “perforación del ojo izquierdo”, lo que requirió una primera asistencia sanitaria “objetivamente necesaria”.

“Fueron necesarias dos intervenciones quirúrgicas los días 4 y 14 de junio de 2016 para la extracción de cuerpos extraños, la aplicación de puntos de sutura en cara y córnea, reposo durante cuatro horas como mínimo boca abajo al día y tratamiento farmacológico, invirtiendo en su curación 100 días, de los cuales 43 tuvieron un prejuicio personal básico, 41 tuvieron una pérdida temporal de la calidad de vida moderada y 16 una pérdida de calidad de vida grave”, asegura el escrito.

Según la Fiscalía, tras las atenciones sanitarias le quedaron como secuelas la pérdida de un ojo, y cicatrices en el párpado inferior y la región temporal izquierda de la cara, que le ocasionaron “un perjuicio estético importante en grado bajo”.

Por todo ello, la Fiscalía acusa a este hombre de un supuesto delito de lesiones con pérdida/inutilidad de órgano principal, y le pide por ello una pena de ocho años de prisión, la prohibición de aproximarse a una distancia inferior a 300 metros a la víctima, y la prohibición de comunicarse con el mismo por cualquier medio durante diez años.





Se el primero en comentar

Deja un comentario