Investigado un empresario acusado de estafar 480.000 euros a agricultores de Cuenca

Compró a través de una empresa de Atarfe (Granada) ajos y cebollas por valor de 480.000 euros que abonó con pagarés sin fondos

Guardia-Civil-2-1010x568
Guardia Civil detiene al presunto autor de la estafa | Foto: Archivo GD
Europa PressEuropa Press
0

La Guardia Civil ha puesto a disposición judicial en calidad de investigado a un hombre de 51 años como presunto autor de un delito de estafa y de otro de apropiación indebida por supuestamente estafar a agricultores de Cuenca a los que compró a través de una empresa de Atarfe (Granada) ajos y cebollas por valor de 480.000 euros que abonó con pagarés sin fondos.

También está investigado por haber estafado presuntamente a las empresas de transportes que contrató para transportar los ajos y las cebollas, a las que tampoco ha pagado dinero alguno y por apropiarse indebidamente de 829 palots en los que fueron transportados, valorados en más de 94.500 euros.

Este individuo, vecino de Vícar (Almería), también dejó de pagar pronto el alquiler de la nave que ha utilizado como base de operaciones y a los trabajadores que contrató.

El equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Maracena (Granada) se hizo cargo de la investigación el pasado mes de marzo, después de que el propietario de una empresa de transportes de Fuente Vaqueros denunciara el impago de los portes que había hecho para una empresa de Atarfe que se dedicaba a la compraventa al mayor de frutas y verduras.

Los agentes del equipo de Policía Judicial descubrieron que había muchas más víctimas detrás de esta empresa y pusieron en marcha esta operación.

La Guardia Civil descubrió entonces que el ahora investigado se había hecho cargo de esta empresa en el año 2018; que a través de ella compró los ajos y las cebollas a un precio superior al de mercado por valor de 480.000 euros y que los abonó con tres pagarés que vencían a los tres meses, sin fondos.

Tanto los ajos como las cebollas los vendió después por 382.000 euros y los más de 800 palots, tanto de plástico como de madera, en los que se habían transportado, por otros 94.591 euros.



Se el primero en comentar

Deja un comentario