Internamiento psiquiátrico para el acusado de intentar matar a su tío «por maricón»

La sentencia reconoce que sufrió un brote que dejó severamente afectada su capacidad cognitiva y volitiva

Real Chancillería de Granada
Audiencia provincial | Antonio L. Juárez
Europa PressEuropa Press
0

La Audiencia de Granada ha absuelto del delito de tentativa de homicidio al acusado de apalear hasta dejar en coma en Vélez de Benaudalla a su tío, del que dijo que lo tenía que «matar por maricón», al concurrir la eximente completa de alteración psíquica y le ha impuesto la medida de internamiento en un centro psiquiátrico penitenciario por un tiempo máximo de siete años.

En la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, el tribunal considera probado que sobre las 23,15 horas del 2 de abril del año pasado el procesado inició una discusión con su tío paterno, de 37 años entonces, y comenzó a golpearle «brutalmente» en diferentes partes del cuerpo con un palo de madera.

Aunque la víctima logró huir a la calle, el joven le persiguió y, tras alcanzarlo, lo tiró al suelo y continuó propinándole patadas en la zona torácica y reiterados golpes en la cabeza con una piedra, «con clara e inequívoca intención de causarle la muerte«.

Le arrastró por el suelo y le dejó tumbado en el suelo sobre un gran charco de sangre en mitad de la vía pública gravemente herido, mientras decía, entre otras cosas, «maricón de mierda, no gastéis dinero en curarlo porque tenía que matarlo».

Durante el juicio celebrado el pasado marzo, el acusado, de 21 años, declaró que le dio «un brote» psicótico y que no recuerda nada de lo que ocurrió la noche de los hechos, agregando que quiere «mucho» a su familiar y que no había tenido ningún problema con él.

En la sentencia, la Sección Segunda de la Audiencia reconoce este brote que dejó severamente afectada su capacidad cognitiva y volitiva. Y además del internamiento, acuerda someterle a libertad vigilada por un plazo de hasta siete años, así como otras medidas de seguridad.

Entre ellas, la obligación de seguir tratamiento médico o someterse a un control periódico, comunicar sus cambios de residencia y trabajo y la prohibición de comunicarse y aproximarse a menos de 500 metros de su tío durante diez años. Tampoco podrá portar armas.

La Fiscalía solicitó inicialmente para él 23 años de prisión por tentativa de homicidio con la agravante de «obrar por motivos de discriminación referente a la identidad u orientación sexual de la víctima», aunque tras la prueba del juicio rebajó su petición a nueve años de internamiento psiquiátrico.

La defensa interesó tres años de internamiento por un delito de lesiones consumadas o, subsidiariamente, cinco por tentativa de homicidio.



Se el primero en comentar

Deja un comentario