Miguel Rubio y Gonzalo Villar, de vuelta para ampliar las opciones de Alexander Medina

Los dos futbolistas trabajan con normalidad y podrán competir de nuevo este domingo, frente al Athletic de Bilbao

miguel-rubio-entenamiento-granada-cf
Miguel Rubio, durante un entrenamiento de esta semana | Foto: Granada CF
Chema Ruiz España
0

Miguel Rubio y Gonzalo Villar están de vuelta para ampliar las opciones de Alexander Medina en la composición de su once. Ambos han trabajado con normalidad durante la semana, como muestran los vídeos emitidos por el club a través de sus perfiles en redes sociales, y, si no hay contratiempos en el último ensayo, podrán competir de nuevo este domingo, frente al Athletic. El técnico rojiblanco recupera a dos jugadores llamados a ser titulares en el Granada de los que no pudo disponer en su estreno al frente del conjunto rojiblanco, contra el Real Madrid. Con el madrileño, el Cacique puede reforzar el centro de la defensa, la demarcación más frágil del cuadro nazarí. El murciano abre la posibilidad de cambiar el esquema con el que se presentó el preparador uruguayo en el Bernabéu.

La recuperación del central es probablemente lo que más urgía al conjunto rojiblanco, desprovisto de sus dos teóricos titulares para esta posición durante casi todo el curso. Rubio sufrió un esguince de grado II en el tobillo derecho durante una de las últimas acciones de la visita granadinista a El Sadar. No ha podido competir desde entonces y el equipo le ha echado en falta, con tan solo dos jugadores que tienen el centro de la defensa como demarcación natural. Ignasi Miquel y Torrente lo han jugado todo en su ausencia, al igual que sucedió tras su primera lesión del curso, en el Reale Arena, que le apartó de los terrenos de juego durante otro mes.

Los dos defensas se han asentado por obligación, sin más competencia que Víctor Díaz al permanecer Vallejo en la enfermería prácticamente desde la primera jornada. Apareció fugazmente contra el Barça, pero recayó de su rotura fibrilar en el isquiosural izquierdo. No hay visos de regreso para el maño, cuyo entorno sostiene en que la recuperación va por buen camino y confía en que pronto se sienta al cien por cien. La vuelta de Miguel Rubio oposita a romper el tándem formado por Miquel y Torrente. Cuando ha estado disponible, siempre ha sido titular junto al catalán, cuarto central del equipo sobre el papel pero titular en todos los encuentros disputados. También ofrece la posibilidad de reforzar la zaga con la introducción de un tercer pilar frente a André Ferreira, una vez confirmada la baja de Raúl Fernández.

El encaje de Gonzalo Villar

Las opciones de cambio en el esquema crecen con el regreso de Gonzalo Villar en el centro del campo. Con Paco López, se convirtió en el director del juego del Granada, pero está por ver cómo le encaja Alexander Medina en su planteamiento más defensivo. El murciano tiene un corte creativo y flaquea en labores de destrucción pese a que se esmera en la recuperación. Su falta en la última jornada se tradujo en un juego espeso, con poca profundidad y nublado. En su ausencia, entró Sergio Ruiz en el once, de perfil más protector. Una alternativa probable sería la formación con tres mediocampistas, con Gumbau como ancla, o incluso que el recién reintegrado dé un paso al frente y se mueva en la media punta.

A la terna, no obstante, se une Petrovic, recuperado para la causa por el Cacique. En el Bernabéu actuó escorado hacia el costado diestro, pero sigue siendo una opción potente para dotar de músculo el centro del campo. Sus cualidades encajan con las demandas del técnico granadinista, aunque sacrificar a Villar parece cortar el caudal ofensivo del equipo. El abanico de posibilidades es amplio y permite al entrenador trabajar algo más profundamente su idea de juego. Sus decisiones este domingo sí mostrarán el verdadero rostro de su Granada.







Se el primero en comentar

Deja un comentario