Plácido fin de fiesta (2-1)

El Granada CF se ha impuesto al Alcorcón para poner la guinda a la celebración por el regreso a Primera | Bernardo y Nico Aguirre han anotado los goles de un equipo renovado y que, pese al tanto de Galán, ha podido ser homenajeado con un triunfo

Granada CF - AD Alcorcon
Bernardo celebra el primer tanto del encuentro entre el Granada CF y el Alcorcón | Foto: Antonio L. Juárez
Chema Ruiz EspañaChema Ruiz España
0

La casa de los sueños, como ha definido la reconquistada afición rojiblanca a su templo de visita quincenal, ha echado el cierre a la temporada de la mejor manera posible. Los menos habituales de una plantilla glorificada a base de trabajo han sumado los últimos tres puntos al zurrón del Granada CF, aunque la competición era lo de menos. El duelo ante el Alcorcón no era más que una excusa para cerrar en casa una fiesta que comenzó en Mallorca. Lo resolvieron pronto Bernardo y Nico Aguirre, pese a que Borja Galán recortó distancias. El equipo de Diego Martínez recibió el homenaje al que conducía cada uno de los pasitos que ha dado durante la campaña del regreso a la élte, prudentes pero firmes, y acabó fundido en comunión con su hinchada, que ya se proclama de Primera con orgullo.

No acostumbra Los Cármenes a vivir jornadas tan plácidas como la de esta tarde, un mero trámite en lo deportivo que acabó convirtiéndose en el fin de fiesta rojiblanco. El cuadro alfarero, que también tiene su hueco en los anales nazaríes, rindió honores al recién ascendido, que fue recibido al grito de “¡somos de Primera!”. Este se presentó con una alineación casi imposible de predecir, y más aún de identificar hasta que el balón no echó a rodar. Azeez ocupó el lateral derecho, con Bernardo y Alberto Martín en el centro de la zaga y Álex Martínez en el costado opuesto. Nico Aguirre y José González formaron en la medular, donde la mejor noticia era el regreso de Fran Rico, que llevaba dos años y medio en el dique seco. Pozo y Ojeda actuaron como hombres más adelantados, junto a Adri Castellano, que se situó en el extremo.

Más de un aficionado se encontraría aún asimilando tantas novedades cuando el marcador fue inaugurado. Los de Diego Martínez, pese a la intrascendencia del encuentro, salieron con una actitud proactiva, sosegados en la construcción y, tal vez, dispuestos a demostrar de lo que son capaces después de pasar toda la temporada, en su mayoría, sumidos en el ostracismo. Pozo recordaba a aquel inexperto chaval que, con descaro, se presentó a los granadinos, allá por septiembre del año pasado, aunque su espalda ya carga con 100 partidos en Segunda y un ascenso a Primera. Ojeda, por su parte, dejaba muestras de la velocidad y el desborde que le hicieron recalar en el cuadro rojiblanco en enero. Quién sabe dónde acabará este verano.

Entre ambos se repartían todo el peso ofensivo del Granada, aunque fue el único jugador que repitió titularidad el que abrió la lata bien temprano. Álex Martínez, que reclamó su sitio en el flanco izquierdo de la retaguardia, colgó un saque de esquina al segundo palo, donde la testa de Bernardo le dio la recompensa a su trabajo durante todo el curso. La grada no rugió, como en otras ocasiones, sino que se creció en el festejo y exclamó el tanto con júbilo.

Apenas habían pasado seis minutos, pero ya se podía vislumbrar el guion del choque. El conjunto dirigido por Cristóbal Parralo ofrecía poca resistencia, más allá de alguna escapada de un rapidísimo Nono que reveló las costuras de Aarón Escandell, que también salió de inicio. Así, el ya equipo de Primera se encontraba cómodo, tanto que se permitió errar varias jugadas por buscar el lujo. No obstante, las dos centellas con las que contaba en ataque fabricaron el segundo. Pozo buscó el interior, intercambiando su posición con la de Ojeda, más centrado. El hervense la cedió a José González, que descargó precisamente al canario, caído a la derecha. Este la puso al segundo poste, donde un imperial Nico Aguirre superó a Laure en el salto para marcar con un nuevo testarazo.

Hubo que esperar a la media hora de juego para que el Alcorcón se animara, gracias a las internadas de Bellvís y Borja Galán por la banda derecha granadina, quizás la más débil por la inexperiencia de Azeez en dicha posición. En cualquier caso, sus centros se pasearon sin peligro ante la mirada de Aarón, que apenas tuvo trabajo. Se lesionó Ojeda al caer mal sobre su hombro derecho y entró Ramos, que mandó a la grada la primera que tuvo, ansioso también por marcar ante su hinchada.

La partitura apenas cambió tras el intermedio. El Granada, sin exigirse demasiado, dominaba con soltura a los alfareros, que, en cambio, se acercaban con más peligro y acabarían marcando. David Mayoral avisó al poco del comienzo del segundo acto con un disparo que fue bien detenido por el debutante Aarón. Lo mismo sucedería más tarde, en el minuto 56, cuando una internada del extremo amarillo acabó repelida por el guardameta. No obstante, el rechace en esta ocasión cayó en las botas de Borja Galán, que recortó distancias sin oposición.

Antes, la hinchada ya había podido rendir el tan esperado homenaje a Fran Rico, que hasta su salida había interpretado el juego a la perfección, como si la inactividad no le hubiera hecho mella. El de Portonovo recibió una ovación cerrada del feudo nazarí, así como el abrazo de todos sus compañeros en el centro del campo, la guinda a una temporada de ensueño.

Sin el capitán del Granada, el Alcorcón apretó más, aunque no puso en grandes apuros a la zaga nazarí. Aarón emprendió un sensacional vuelo para repeler un disparo del siempre incisivo Nono y Arribas, que acababa de entrar, estrelló en el poste un gran disparo con rosca. Pese a ello, no cundió el pánico en el césped, donde los de Diego Martínez supieron conservar la ventaja, como han hecho tantas veces durante el curso, y menos aún en la grada, donde la celebración fue constante. Los Cármenes hizo la ola, interpretó todo el repertorio de cánticos y, sobre todo, disfrutó. La próxima vez que abra sus puertas, será para volver a retomar la ‘eterna lucha’, aunque nuevamente en Primera.

Ficha técnica:

Granada CF: Aarón Escandell; Ramón Azeez, Bernardo, Alberto Martín, Álex Martínez; Nico Aguirre, José González (Fede San Emeterio 77’), Fran Rico (Carlos Neva 55′); Alejandro Pozo, Adri Castellano y Dani Ojeda (Adrián Ramos 41’).

AD Alcorcón: Raúl Lizoain; Laure, Elgezabal, David Fernández (Losada 77’), Bellvís; David Mayoral, Boateng, Relu, Borja Galán; Nono (Arribas 75’) y Fran Sandaza (Jonathan Pereira 70’).

Goles: 1-0: Bernardo, min. 6; 2-0: Nico Aguirre, min. 14; 2-1: Borja Galán, min. 56.

Árbitro: Javier Iglesias Villanueva. Amonestó al visitante Elgezabal.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la jornada 42 de La Liga 1|2|3 disputado en el estadio Nuevo Los Cármenes, ante 15.162 espectadores. Antes del encuentro, tuvo lugar una exhibición de la Patrulla Aspas.



Se el primero en comentar

Deja un comentario