Estudiantes de Selectividad y de oposiciones afrontan el cambio de fechas de los exámenes con “cierto optimismo”

Hablamos con algunos de estos jóvenes que van a tener que cambiar sus planes de estudio debido a la crisis sanitaria

estudiante-concentrado
Estudiante concentrado en sus tareas | Foto: Archivo GD
Patricia VázquezPatricia Vázquez
1

Las primeras semanas de junio de 2020 iban a ser decisivas para muchos jóvenes. Como cada año por esa fecha, los resultados de los exámenes de la Prueba de Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (PevAU), antigua Selectividad, marcarían el futuro de unos 53.000 estudiantes andaluces para los próximos 4 años. Pero es que también los opositores a Primaria y Secundaria van a tener que cambiar sus planes de estudio para los próximos meses. Todo debido a la pandemia del coronavirus y la ampliación del estado de alarma hasta el 26 de abril. Un retraso que va a poner a prueba los nervios de muchos de estos estudiantes.

Luna cumple los 18 años en unos meses. Iba a celebrar su cumpleaños por todo lo alto, una vez terminara los exámenes de Selectividad en junio, para los que lleva preparándose desde que comenzó a estudiar el Bachiller. Quiere ser profesora y, para ello, quiere realizar primero un ciclo formativo de Educación Infantil y acceder posteriormente a la carrera de Magisterio de Educación Primaria. Sin embargo, la crisis sanitaria que estamos viviendo ha hecho que se suspendan las clases en los institutos y que los exámenes de la Prueba de Acceso a la Universidad se retrasen hasta la semana del 7 al 9 de julio.

No ha cambiado de idea y continuará presentándose a los exámenes que marcarán su futuro para los próximos 4 años. Aún así, reconoce que está resultando muy difícil concentrarse y seguir con el estudio. “Me desconcierta no tener la explicación habitual de los profesores y, además, al estudiar por nuestra cuenta, no estamos siguiente el orden esperado en las materias, lo que hace que sea más costoso y difícil de llevar”, explica.

Nos habla con una madurez poco propia a su edad y asegura que muchos de sus compañeros “se sienten desorientados”, aunque “mantienen la fuerza y enfrentan la dura presión a la que están sometidos con valentía y esperanza”, sobre todo, gracias a que desde su instituto están recibiendo continuamente “ánimos para continuar y no perder la calma”.

Sara también es otra estudiante granadina afectada por este retraso en los exámenes. Aún no sabe bien a qué se dedicará, ya que le llama la atención la especialidad de Óptica y Optometría y el Grado Superior de Laboratorio Clínico y Biomédico; todo dependerá de la nota que alcance en unas pruebas a las que no sabe si se va a terminar presentando debido a este aplazamiento.

“Son momentos de mucha incertidumbre. Antes teníamos claro que solo nos quedaban un par de meses para acabar y ahora nadie sabe cuánto se retrasará todo. Los profesores nos piden paciencia y constancia, pero nos presionan con demasiadas tareas que no tendríamos si estuviéramos yendo al instituto. Estoy bastante agobiada”, lamenta.

También los opositores se encuentran en esta misma situación. De hecho, ya se ha publicado que la Mesa Sectorial de Educación de Andalucía ha acordado trasladar a 2021 las oposiciones previstas para junio de este año correspondiente a los cuerpos de Secundaria, Formación Profesional y Régimen Especial, y pospone las de Primaria a 2022, como consecuencia de la crisis sanitaria derivada de la pandemia de coronavirus. Con los exámenes retrasados son muchos los que ven una oportunidad para tener más tiempo para estudiar. Para los que ya tenían todo su esquema preparado, este aplazamiento les puede suponer desidia y frustración después del esfuerzo realizado en los últimos meses.

Es el caso de Jaime, que se está preparando las oposiciones de Secundaria en la especialidad de Educación Física. Nos cuenta que se toma este traslado “excepcional” como una “oportunidad para llegar en mejores condiciones”, aunque reconoce que “puede perjudicar el hecho de que se incorporen los alumnos que están terminando sus másteres de profesorado este año”.

“El trabajo hecho hasta ahora no tiene por qué perderse, podemos seguir repasando los temas que tenemos, perfeccionar nuestros trabajos de programación didacta, unidades didácticas… Lo importante es no quedarse parado y aprovechar la oportunidad que tenemos con esta situación”, comenta con optimismo para continuar afirmando que entre sus compañeros de estudio “hay un poco de todo”, ya que “los hay que creen que es la decisión correcta, que debe primar la salud y la seguridad antes de presentarnos a un examen, mientras que otros querían hacer el examen a toda costa. Al final todo esto depende un poco de las situaciones personales: hay personas que habían dejado un trabajo por prepararse al 100% esta oposición y ahora ven la situación más complicada”.

Por eso, los expertos recomiendan modificar el calendario de estudios para adaptarlo a la nueva fecha, lo que les permitirá “aprovechar para descansar un poco, realizar un trabajo de higiene mental y volver a socializar conversando -aunque sea de forma virtual a través de videollamadas- sobre otros temas que no sean las oposiciones o la selectividad”, según el psicólogo David Aguilar, de la Clínica RondaSalud, quien puntualiza que “el cambio de ritmo no es suspender el estudio, sino adaptarnos a una nueva realidad, y no debemos de tener sentimientos de culpabilidad por invertir menos tiempo en el estudio”.







Comentarios

Un comentario en “Estudiantes de Selectividad y de oposiciones afrontan el cambio de fechas de los exámenes con “cierto optimismo”

  1. Es un desastre. Pero solo veo noticias relatando la preocupación de los estudiantes que se presentan a Selectividad, pero ¿qué pasa con nosotros, los universitarios que ni siquiera sabemos cómo serán nuestros exámenes ni la fecha de celebración, después de haber pagado un pastizal de matrícula y habernos dejado la piel durante el curso? Nadie habla de nosotros. Pero eso sí, la preocupación de selectividad que no os la quite nadie.

Deja un comentario