El Covirán rema en Castellón y se estrella contra el silbato

Unos pasos pitados a Fall en los instantes finales condenaron las opciones del Covirán de forzar una tercera prórroga en casa de TAU Castelló

_DSC7471
El Covirán luchó a pesar de las bajas | Foto: TAU Castelló
Jero CameroJero Camero
0

El hospital del campaña en el que las últimas semanas se ha convertido el Covirán Granada llegó a Castellón con la intención de echar el freno a los malos resultados antes de que estos se convirtieran en una mala dinámica. La derrota ante Palma pesaba y el estado físico de los jugadores lo hacía aún más.

Enfrente, un TAU Castelló con una de las plantillas más completas de todo el Grupo B de LEB Oro. Desde el comienzo se vio lo que Pablo Pin esperaba durante toda la semana, un choque físico, en el que el cuadro castellonense intentaba sacar beneficio de su mayor profundidad de plantilla.

Sin embargo, el Covirán tiró de garra. A pesar de las ausencias de Murphy o Costa en el quinteto inicial y de que Manu o Bortolussi no terminaban de estar al cien por cien, los hombres de Pin consiguieron aguantar el ritmo del choque. La baja velocidad de las transiciones benefició al conjunto rojinegro, que liderado por el buen juego interior de Bamba Fall consiguió mantener la igualdad al final del primer cuarto.

Fue a partir del segundo periodo cuando se animaron los dos equipo. El ingreso en el parqué de Lluís Costa dinamitó la ofensiva del Covirán. Dos triples consecutivos del base rojinegro hicieron dudar hasta al seguidor más acérrimo de los problemas físicos que ha acarreado durante esta semana. También subió su intensidad defensiva con el regreso de Germán y los tapones de Fall.

Se notó algo más la merma física del Fundación en las transiciones rápidas que hacía TAU. Aun así, el cuadro nazarí aguantó el tirón y los seis puntos de margen que consiguió su base. El verdadero problema de los castellonenses durante el segundo cuarto fue entrar al terreno de un Covirán que comenzó a entonarse desde la línea del triple. Aunque TAU estuvo acertado desde el triple, cada bomba que entraba en la canasta granadina la respondían Murphy y Pardina sin dudar y al final fueron los francotiradores rojinegros los que marcaron la diferencia antes del descanso.

Y si en el segundo cuarto los dos equipos terminaron con la muñeca caliente, lo que subió la temperatura en el tercero fueron los silbatos de los colegiados. Cualquier contacto fue señalado con falta de forma indiscriminada contra uno u otro equipo. Dos antideportivas prácticamente consecutivas en contra de TAU incendiaron los ánimos del banquillo local y de los pocos y afortunados aficionados que se pudieron sentar en las gradas del pabellón.

Adala, Faner y Alvarado comenzaron a explotar las transiciones ofensivas con más asiduidad y consiguieron darle la vuelta al marcador. Los gritos de Pablo Pin resonaban contra las paredes pidiendo a sus jugadores más intensidad en la línea defensiva. Se reactivó el equipo en los instantes finales y volvieron ajustar el resultado para entrar en un último cuarto de infarto.

Un cuarto periodo en el que los mayores temores del Covirán comenzaron a hacerse realidad. La fatiga de tener una rotación corta hizo su aparición en los jugadores rojinegros. Todo lo contrario que le sucedió a Durán. El base del TAU dinamitó el último cuarto con una serie de triples a pesar de que la defensa granadina le atosigaba desde todos los ángulos.

Al Covirán se le apagaron las luces en ataque. Ni siquiera los tiros libres conseguían entrar en la canasta y los tiros, cada vez más forzados, eran repelidos por el aro. Pero volvió el mago de Sant Just Desvern para encenderlas de nuevo. Costa fue el protagonista de diez puntos consecutivos del Covirán con un triple, una canasta tras robo, una asistencia para el triple de Bortolussi y un alley oop con destino Bamba Fall.

Los rojinegros consiguieron ponerse por delante en el marcado cuando solo quedaba un minuto para el final del partido. Con los dos equipos con el bonus de las faltas activo todo tenía pinta de decidirse desde la línea del tiro libre. Pero un mal pase de Bropleh le dio la última posesión al TAU Castellón con los últimos quince segundos de juego por delante. Por suerte, el intento castellonense de cerrar el partido cayó en saco roto.

Los aficionados en Castellón tuvieron la fortuna de poder disfrutar de una prórroga infartante que continuó con el duelo personal de anotación que estaban manteniendo Durán y Costa. Ninguno de los equipos consiguió despegarse del otro, pero Bortolussi tuvo la oportunidad de cerrar el partido desde la personal. Volvió a igualar la contienda, aunque marró el segundo lanzamiento y el choque se fue a una segunda prórroga.

Al final, Castellón se llevó el gato al agua tras dos horas y media de partido y 50 minutazos de puro baloncesto. Un triple de Stainbrook, que aprovechó que Fall no le salió al paso, pareció sentenciar el partido. Fall empató el duelo a 102, pero la canasta no subió al marcador por unos supuestos pasos del pívot rojinegro a la hora de recibir el balón. Las protestas le costaron una técnica que a la postre finiquitó la victoria para el TAU.

Ficha técnica

TAU Castelló: Durán, García, Bas, Alvarado y Pavelka -quinteto inicial-. Cleary, Adala, Faner, Dukan, Sabate, Edward y Stainbrook.

Covirán Granada: Germán, Manu, Bropleh, Bortolussi y Fall -quinteto inicial-. Iriarte, Murphy, Costa, Pardina

Parciales: 17-17; 21-25 -descanso-; 23-20; 20-19 -fin del partido-; 8-8; 16-11 -final de las prórrogas-. Resultado final: 105-100.

Colegiados: Pere Munar, Jose Javier Marqueta y Daniel Fernández.

Incidencias: Partido disputado en el Pabellón Municipal Ciutat de Castellón con presencia de algunos aficionados.







Se el primero en comentar

Deja un comentario